Extra Bases 04/12/2015

Alfonso Saer |

HÉCTOR Giménez asumió su culpa y quiere redimirse. No anduvo buscando rendijas, excusas o involucrar a terceros. Tampoco, como tantos otros, atribuir a un hecho fortuito la aparición de sustancias prohibidas en sus exámenes. Esa es una actitud profesional, honesta y valiente. Invita a creer en su declaración pública. “Con la verdad ni ofendo ni temo” reza un viejo adagio que contiene la pura realidad. Aceptar los errores es uno de los actos de mayor pureza que puede emitir el ser humano, porque todos estamos sujetos a cometerlos. Sus palabras sinceras hacen que la página pase y que en breve, al filo de la postemporada, el yaracuyano pueda ayudar con el bate y el mascotín a su divisa de nuevo cuño… LA sanción de 20 juegos deja a Cardenales sin uno de sus atacantes de mayor productividad, al margen de que Giménez no ha podido descollar como acostumbra, en buena parte porque una lesión en el hombro lo afecta desde hace tiempo. Por fortuna el club tiene profundidad ofensiva y puede aguantar una ausencia tan significativa. Lara es puntero en el departamento de las bengalas con .284, logrando doble dígito en imparables en la mayoría de sus compromisos. El catcher-inicialista, uno de los toleteros más oportunos y explosivos en los tres últimos lustros no anda con los numeritos que de él se aguardan. Los pájaros rojos esperan que se descuelgue de la situación actual y vuelva por sus fueros.

LA defensiva resulta un arte. Es la parte menos venerada del juego -detrás del pitcheo y el ataque- pero emociona cuando se tiene una escuadra con la capacidad de convertir casi seguros inatrapables en outs importantes. Este Cardenales de Lara tan compacto muestra peloteros que pueden modelar una pizarra con sus guantes. Detrás de un pitcheo férreo siempre habrá una muralla defensiva. Ese es un requerimiento ineludible… LOS pájaros rojos presentan una línea central de calidad extrema. Dicen que esa columna vertebral es básica, imprescindible, para ganar juegos de pelota. Si tomamos como ejemplo el choque de antenoche contra La Guaira tendremos a la mano una interesante realidad. El engarce de feria de Paulo Orlando en el octavo inning fue circense, propio de un pelotero que en el terreno no se guarda ni un ápice de energía. De espaldas, de prisa, con un salto vertiginoso al final y en las profundidades de sus predios. Un deleite lo que brinda Gabriel Noriega en su fortín del campocorto. El lance desde el hueco en el sexto fue un símil de lo que hacen los mejores en Grandes Ligas. El brazo de Rubi Silva nos viene acostumbrando a tiros formidables, insospechados para los rivales, ya en vías de respetar su fuerza diestra. Gabriel Lino y Anderson de la Rosa, por igual, son catchers de potencia en sus disparos y excelente trabajo detrás del plato, sin sustraernos de las faenas efectivas de Rangel Ravelo en la inicial y de Carlos Rivero en la antesala… CONVENIMOS, entonces, en que este es un Cardenales bien apertrechado en sus confines. Los tablazos y el pitcheo certero son emoción y dinámica. La defensiva brillante divierte y genera admiración, amén de su efectividad.

HABLAR de medio siglo cardenal es pasearse sobre una historia enriquecida por hechos y protagonistas de excepción. Ante un público ansioso y numeroso se realizó el conversatorio planificado con motivo de los 50 años de Lara en la LVBP. Nos tocó disertar, sin un guión preconcebido -cabalgando encima de una agradable improvisación- junto a Humberto Oropeza, en quien recaen más de cuarenta años de organización y avatares, antes como Gerente General y ahora en funciones máximas desde la presidencia… FUE inevitable un vuelo rasante sobre los hechos y sus principales individualidades, concertando conceptos acerca de figuras como Luis Sojo y Robert Pérez. La intensidad de Domingo Carrasquel, la vitalidad de Vernon Benson y la conducción de Omar Malavé, bicampeón en las riendas del club. Oropeza transitó por las dificultades financieras de antaño, las bondades de hogaño y algunas anécdotas que generaron hilaridad. Nos tocó la retrospectiva en los medios radiales e impresos, desempolvando nombres radiantes del acontecer periodístico, con quienes hemos tenido la suerte de compartir en esa media centuria que nos engalana y conmueve… SI Cardenales forma parte del quehacer larense, no menos emocionante es vibrar con la Pequeña Mavare, sorpresa que nos ofrecieron desde la UCLA para darle el toque exquisito a la reunión. Ángel Eduardo Montesinos y 21 músicos nos transportaron a la ciudad de siempre. Y con la sensibilidad al tope escuchamos la voz eterna de Cheíta Quintana cautivar al auditorio con Endrina, Como llora una estrella y Barquisimeto, tres máximas composiciones de Napoleón Lucena, Antonio Carrillo y Rafael Miguel López, hasta la despedida con la siempre grata y muy venezolana Alma Llanera. Momentos irrepetibles.

SE fue Vidal Nuño (Aragua). Ya no está Patrick Johnson (Caribes). Regresó James Hoyt (Lara). Noticias como esas son frecuentes en estos aires decembrinos. Aquellos torneos de importados a tiempo completo son fugaces recuerdos. Miradas frecuentes a Dominicana, reducto particular de hoy en día para los elencos criollos. Pero llegan los criollos de fuste para darle un toque de alta calidad al certamen… APRETADOS. Difícil eso de hacer un Juego de Estrellas -sin las estrellas- y tener que viajar al día siguiente los peloteros al otro extremo del país con todas las dificultades que ello implica. También complicado un doble juego sabatino en Maracaibo para Lara y luego regresar a votar -con par de trasnochos a cuestas- en diversos sitios de la república, si es que pueden hacerlo. Dos pifias que no deben repetirse al elaborar el calendario… HACE falta el que vendrá. Peter Tago sustituye a James Hoyt en la suerte máxima de cerrar los encuentros para la banda guara. Se le vio un inning antenoche y de inmediato nos dimos cuenta de su status como bombero de la hora clave. Es joven (23) y su máxima escala fue en doble A de los Medias Blancas, donde dejó 1.89 de efectividad en 19 tramos… LUIS Piña se ha convertido en el zurdo situacional de emergencia para Luis Dorante. Lleva once intervenciones, siete innings y ninguna carrera tolerada. El barcelonés cumplirá 22 años este domingo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios