Extrabases 03-03-15

“ … LA pelota va… y va… y va… se fue. Han bateado un jonrón… qué tremendo batazo, que tremenda emoción… es Miñoso señores que la bola botó…”. Así comienza el tema que interpretó a finales de los 40 la celebrada Orquesta América de Cuba en homenaje a Minnie Miñoso, uno de los más espectaculares jugadores latinos en Grandes Ligas, fallecido el fin de semana a los 89 años (Baseball Reference), aunque algunas fuentes dicen que andaba por los 92. Y es que Saturnino Orestes Armas Arrieta Miñoso, su nombre de pila, fue un auténtico ídolo en la isla. Nació en La Habana (29-11-1925), pero otras referencias lo ubican viniendo al mundo en Matanzas. Con el tiempo se distinguió por sus habilidades naturales. Era veloz, de bate dulce, guante primoroso en varias posiciones -los tres jardines, campocorto, tercera base e inicialista- y jugaba duro, a full chola… FICHÓ con Marianao, el único club de su rutilante trayectoria en Cuba. Con esa escuadra logró el Novato del Año, dos MVP, un título de bateo, la marca vigente de triples en una campaña y otros lideratos diversos antes de abandonar su tierra natal. Cuando la discriminación racial estaba en plena efervescencia y recién Jackie Robinson había roto la barrera en 1947, Miñoso debutó con Cleveland en 1.949 a los 23 años. Le cupo el honor de ser el primer negro hispano en las Mayores. Su entorno fue de humillaciones, agresiones, burlas y privaciones. Eran los tiempos en que desgraciadamente algunos negocios colocaban carteles en los cuales se leía “No se aceptan perros ni negros”.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/

MIÑOSO disputó 17 temporadas con cuatro franelas. Parecía un ciclón en las bases y algunos lo llamaban el cometa cubano. Antes de llegar Luis Aparicio era el artista de las estafas en la década de los cincuenta. Tres veces comandó la Americana con Cleveland y Chicago. En total se robó 205 cojines. Su aguerrido trajinar por los senderos lo hizo líder en triples en tres zafras. En nueve torneos conectó sobre trescientos y se ponchó una vez cada 11,2 turnos en un total de 6.579 chances oficiales. Lo convocaron a nueve Juegos de Estrellas. Retaba a los lanzadores por su cercanía al plato, lo que generó 192 pelotazos, novena cifra de todos los tiempos. Ese departamento de los bolazos lo encabezó en diez ocasiones. Dejó average global de .298 y nunca participó en una postemporada, entonces representada solo por la Serie Mundial… ALEGRE, jocoso, pimientoso, estuvo muy cerca de Aparicio (1956-57) y de Alfonso Carrasquel (1958-59) en Chicago y Cleveland respectivamente. De él se tienen anecdotarios enteros por su dinamismo, chispa e intensidad. Los Medias Blancas lo hicieron jugar por un día -5 de octubre de 1980- para que fuera el único pelotero con acción en cinco décadas diferentes (40-80). Igualmente lo promovieron sin éxito para su ingreso al salón de la fama, en el cual muchos creen merece un nicho como primer negro de la región en Grandes Ligas, sumado eso a sus guarismos resaltantes… “YO entraba a los negocios donde no aceptaban negros y le compraba comida”, nos refería en alguna ocasión el Chico Carrasquel, uno de sus grandes amigos. Ambos fueron los primeros peloteros latinos en un partido de estrellas (1951). El venezolano octavo bate y shortstop abridor. Miñoso fue emergente y se quedó en el jardín derecho. Confluyeron en las Series del Caribe 57-58 ganadas por Marianao. Representó el prototipo del inapagable horno beisbolero cubano.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/

SOBRE el nuevo formato en la pelota profesional existen crecientes polémicas en los medios y entre los aficionados. La LVBP no ha explicado abiertamente, con minuciosidad, la instauración de ese nuevo esquema de campeonato, aprobado luego de veinte años de round robin, simplemente porque no hay nada establecido rotundamente… SE trata de un vuelco en la manera de operar y por ello lo implementado es absolutamente perfectible. El otorgamiento de puntos de acuerdo a la posición ocupada en cada vuelta es uno de los temas más ardientes en la discusión. Habrá modificaciones. Por ejemplo, el ganador de una ronda no estará automáticamente clasificado. Con certeza decimos que ya no le adjudicarán ocho unidades. Eso económicamente es lo más conveniente. Incluso podrían suscitarse otros maquillajes. Lo rigurosamente definido es que clasificará una escuadra más en dos vueltas y se estrechará la ronda regular con 70 juegos en 87 fechas disponibles, algo que resulta dificultoso. La postemporada tendrá mucho desahogo -aunque las series vayan al máximo de siete juegos- y bastantes atractivos. El quid del asunto está en la primera fase, origen de los volátiles comentarios del cotarro peloteril. En México ha dado resultados óptimos, lo cual no garantiza que aquí ocurra igual, pero es una referencia importante. La LVBP sabe que debe afinar los instrumentos porque la transición no es fácil. Ni popular.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/

AYER debatíamos en “Los Cronistas”, programa de Unión Radio moderado por Carlos Valmore Rodríguez y Efraín Zavarce, junto a Fernando Arreaza y Héctor Cordido. Los exponentes coincidimos, bajo el nuevo formato, en aspectos positivos, como un cierre interesante de la eliminatoria, la cobertura televisiva total, una definición ulterior muy caliente. El torneo va a registrar alta temperatura desde la arrancada. No es lo mismo estar a medio juego del quinto a mitad de campaña con el antiguo sistema, que andar en la misma situación en una primera vuelta. Los equipos deben hacerse de sus mejores factores cuanto antes y se verán obligados a intensificar el desarrollo de sus granjas. Tendrán que apurar la llegada de jugadores fundamentales. La LVBP tiene todo el tiempo disponible y una convención en puertas durante el mes de junio para apretar tuercas y corregir entuertos. Poner los fulanos puntos sobre las íes… ¿PERAZA-Giménez? De entrada pareciera que los Tigres mordieron la carnada, pero en transacciones de peloteros nunca se sabe. El tan mentado nuevo formato implica tener piezas claves muy temprano. El veterano catcher-inicialista se reporta siempre en los inicios y llega para guardar una posición sin dueño en Cardenales: la primera base. En septiembre cumplirá los 33 y se trata de un toletero recio, competidor afanoso. Tuvo un año tremendo en la 13-14 (51CE, 15HR) decayendo a 5HR y 19CE en la recién concluida. Encaja en un club sin quinto ni sexto bate y que debe aguardar por Luis Valbuena frecuentemente… AL prospecto barinés no lo dejaron venir al país como A o doble A. Si Aragua logra que los Bravos lo cedan para la campaña próxima, eso será un batacazo. Digamos que es una transacción pragmática. Más vale pájaro en mano que cien volando.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios