Extrabases 28-01-14

EL dramático cuarto juego reivindicó la final de la pelota venezolana. Cuando un equipo asimila un golpe noble y cristaliza una reacción temeraria el béisbol se engrandece y recobra sus soportes de disciplina impredecible. El jonrón de Robinson Chirinos en el décimo transformó en cementerio el parque “Chico Carrasquel” de Puerto La Cruz. Solo que minutos más tarde el obús de Eduardo Escobar a los graderíos de la derecha detonó una fiesta que disfrutaron solo los fieles de la tribu que no abandonaron el estadio… ATURDIDO, Magallanes va al quinto juego disfrutando de una ventaja apreciable y jamás descontada en nuestros torneos, con pocos antecedentes exitosos en cualquier parte para el que está detrás 1-3. Lo importante es que la honradez del espectáculo se crece y la definición del torneo se hace de un halo de imprevisión que magnifica la justa. Los indígenas no se merecían una barrida después de ganar 39 juegos en la ronda eliminatoria. Esa casta para reaccionar, la etiqueta que mostraron en la clasificatoria encontró eco en un cierre que ya tenía medio estadio desocupado y solo una fervorosa cantidad de magallaneros cantando sobre las mieles del triunfo inminente… SIEMPRE queda margen para la especulación, ingrediente infaltable en la conversación beisbolera. Los contrariados fanáticos navegantes podrán pregonar que Jean Machí, el cerrador de más talla y jerarquía en el torneo, estaba sicológica y físicamente afectado por la rolata de José Castillo que lo castigó en el antebrazo abriendo el décimo fatídico de los marinos. Pero los taponeros generalmente mueren con las botas puestas, los mánager no se atreven a quitarles la bola hasta que, como antenoche, su declive se hace evidente. ¿Porqué no le dio cuatro malas a Eduardo Escobar con la primera libre y perdiendo el juego con la de segunda, para que bateara Gustavo Molina (.143) o un emergente?. Todo eso es historia. El caso es que, arriba 3-1, Magallanes es el que debe reaccionar para lavarse los efectos de ese décimo inning inolvidable.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
EN ese partidazo que marcó un radiante 0-0 en nueve episodios, hubo jugadas defensivas de alta factura, la mayoría en una tribu que decidió vender su derrota al más caro precio, tan alto que al cabo se transformó en victoria. Y no puede ser de otra manera porque en las alineaciones de ambos equipos contamos hasta 14 jugadores con experiencia de Grandes Ligas. Con restricciones, problemas de diversa índole en el país, el béisbol criollo se las arregla para ofrecer un espectáculo de alto nivel. Que a estas alturas los conjuntos contengan tan importante cantidad de jugadores con estancias breves o prolongadas en el máximo estrato, es algo que propulsa el valor cualitativo del evento… Y es bueno decir que esa presencia abundante de bigleaguers obedece simplemente a la pasión que sienten por la pelota nacional. Tienen una efervescencia única que los induce a jugar incluso desafiando prohibiciones, solventando obstáculos, arriesgando salarios y futuro. El ejemplo mayor está en Pablo Sandoval, el más cotizado de todos, con su rótulo de MVP en una Serie Mundial. Pieza cuidada con esmero por los Gigantes… DE alguna manera hay que darles crédito a los ejecutivos de ambos finalistas porque han logrado reunir al cabo de la campaña a muchos factores determinantes. Ya ustedes saben que Caribes tiene, con excepción de los sustitutos, el mismo roster de la arrancada, algo impensable en otros planteles, mientras que Magallanes ha ido sumando individualidades que lo fortalecieron y convirtieron en favorito lógico de la contienda. En la hora de los resúmenes hay que convenir en los aciertos de los gerentes Luis Blasini y Samuel Moscatel.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
NO sabemos quién le puso lo de “Toro” a Carlos Zambrano. Lo cierto es que dio en el blanco. El hombre embiste con furia cada vez que la mayoría cree en sus promesas de redención, en sus ofertas de ser Pastor de una causa religiosa y de trabajar por objetivos meritorios. No se trata de que interviniera en una gresca, algo que forma parte del béisbol. Es como ingresó, incluso violando alguna ética entre peloteros, esa de agredir a sus oponentes por la espalda… LO primero que Zambrano debe eliminar en aras de ese trabajo que dice realizar para mejorar el comportamiento y conducir a feligreses de alguna secta, es la prepotencia que lo sacó de Grandes Ligas abruptamente. Es verdad que se disculpó públicamente tras el altercado que lo dejó como principal indiciado y único expulsado, pero tales actos de contrición han quedado reflejados en los medios desde hace años. A ver, pues, si sale un banderillero divino que le baje los humos a este Miura encendido. La Liga estudiaba ayer una sanción, posiblemente multa, para el tirador… VILLA Clara fue el campeón de la 52ª Serie Nacional de Béisbol en Cuba y por ello representará a la isla en el Clásico del Caribe. Venció a Matanzas 4-1 en la final y en la federación disciernen acerca de los refuerzos para la justa margariteña. La eliminatoria entre 16 equipos fue de 45 juegos y Villa Clara quedó séptima entre ocho clasificados a cuartos, pasando luego a semifinal y fase decisiva. Imaginamos como llegarán scouts a Nueva Esparta para chequear a los peloteros de esta potencia beisbolera que regresa después de 54 años a una competencia que dominó abiertamente en su primera etapa. Entonces Cuba era la principal vertiente de jugadores extranjeros para Grandes Ligas, mientras el aporte de otras naciones del área resultaba incipiente. No obstante, la presencia de la más grande de las Antillas se ha hecho sentir de manera permanente a través de los peloteros que han escapado por los mares y posteriormente acordaron con organizaciones estadounidenses.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
A la directiva de Cardenales le toca una encomienda ardua en el devenir cercano. Trabaja su alto mando en la designación del mánager para la 13-14, bajo el entendido que Pedro Grifol está firmado por un año más, lo que en nada obliga, a fin de cuentas, a la escuadra local. Un club que viene de cuatro tropiezos en cinco años tiene que ver la empresa inmediata con la preocupación que, sabemos, existe entre sus jerarcas… LA opinión pública no decide pero influye. No designa pero sugiere. En los pájaros rojos han preferido decantarse en los últimos años por extranjeros luego del despido de Luis Sojo. Impera la certeza de que los pilotos son lo más fácil de cambiar, aunque sea difícil conseguir estrategas que se adapten a una pelota tan complicada. Alfredo Pedrique marca una excepción. Y lo será hasta que alguna vez lo eliminen. Esa es la vida de los timoneles, muchas veces injusta porque no tienen a la mano los hombres para destacar. Pero siempre estarán sentados en un barril de pólvora. En la LVBP habrá muchas caras nuevas en la próxima campaña en cuanto a labores directrices de campo se refiere. En Bravos, Zulia, La Guaira, Caracas y Aragua hay vientos de cambio. O sea que podríamos tener seis clubes con mánager nuevo, lo que indica la volatilidad del cargo en nuestro medio peloteril… EL libro “Pelotas y Pedales” puede ser adquirido llamando al teléfono 0416-6516148.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios