Por la puerta del sol – Los novelistas y la dictadura

Amanda N. de Victoria |

Reflexión final:
¡Ojo pelao Venezuela! Los llamados al diálogo, la paz y la convivencia son burdas mentiras, trampas y cantos de sirena del tirano que se encuentra perdido en cobarde retirada.
Nada sale de las manos de los novelistas que no represente contribución de primer orden a la cultura del continente, es punto de referencia de la cultura latina contada a través de sus plumas de oro.
La ignorancia en Venezuela convirtió los inteligentes en tontos útiles. Fue débil su diálogo, les faltó coraje y visión futurista en esta lucha, sobre todo de esos que se llaman defensores de las multitudes. La oposición no ha llamado las cosas por su nombre, al pan pan, al vino vino ni al socialismo comunismo. El diálogo fue una ridiculez, allí hubo silencio cómplice de parte de la oposición; cómplices en aceptar un intérprete de la Constitución al acomodo y aspiraciones del régimen que nunca la ha respetado, se dejaron meter gato por liebre; les faltó visión para contrarrestar exigir y poner sus propios intérpretes. Se dejaron meter miedo y como en río revuelto siempre hay quién quiera sacar lo mejor de la pesca, no pasaron desapercibidos aquellos que llegaron al diálogo jugando a favor de quién da más. Chuparon el caramelo de cianuro del régimen, pasaron como los tontos útiles y más que útiles cooperantes. Desde el principio no fueron a la pelea en un solo bloque. La participación del Papa fue rechazada por la tiranía, pero después por algún acuerdo de intereses empezó a jugar a favor del régimen; ahí mismo fueron aceptados igual Zapatero, Samper y Hernández (asalariados del régimen) quienes se sentaron allí a favor del mejor postor, menos del lado del pueblo que sufre la escasez, el hambre, la inmensa inflación y el atropello del régimen que ve lo fácil que es engañar a un pueblo sin dolientes, solo…
En la economía no ganó credibilidad, solo dando migajas a unos pocos como si fueran pordioseros–porque nunca se les dio completo– y mucho menos al resto del país, siempre con la burla de la ridícula propaganda del “abastecimiento pleno” que nunca se vio. Irónicamente sí hubo y abundaron las buenas mesadas en petróleo y en efectivo de verde color para los países cómplices y camaradas del malévolo régimen. Allí se vio lo que se calló, lo que se dijo a escondidas para solo unos pocos ¿y qué pasó? Nada. Miren como estamos hoy con la represión demencial de un régimen asesino que ha convertido las calles de la nación en espantoso campo de exterminio. En todos estos años lo que se ha venido gestando en Venezuela es la imposición del comunismo al precio que sea, apoyado por las fuerzas armadas y su padrino de nombre.
Venezuela se irguió ante tantísimo abuso y persecución, el hombre se amarró los pantalones, la mujer honra las pantaletas que lleva puestas y su bizarría, los jóvenes su pecho con furia por su libertad y su Democracia luchan valientemente contra el régimen terrorista.
Ya tienen los novelistas una gran oportunidad para escribir la nueva historia de esta Venezuela que hoy se enfurecida y seguirá enfurecida hasta el final. Y ahora que el tirano se ve perdido, recurre a las artimañas de la Cuba comunista; Maduro quiere imponer la Constituyente para destruir la Constitución Vigente de Chávez, ¿será que ya se le acabó la lealtad al muerto, pretendiendo decir al pueblo que es más astuto el alumno que su maestro equivocado…?
La luz de la unidad y la voz de Venezuela son tan potentes en este momento histórico y definitivo que ya ilumina y canta libertad por todos los senderos de la patria. ¡No más tiranía!!!
[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios