#OPINIÓN Caminos para encontrar la idea justa

Ítalo Olivo | Foto: Archivo/Referencial |

“Viajando por París comenté, que era fantástico ver tanta creatividad. Así tantas personas que hacen aquello por lo que nacieron evidentemente logran ganar para vivir. La computadora los ayudará a ser aún más creativos. Aquí la arquitectura tiene una firma inconfundible; es esto lo que Apple tiene que copiar”: Steve Jobs

La novena actividad tiene que ver con desarrollar algún tipo de juego. Aunque cueste creerlo así es. Los juegos autorizan a las personas a olvidarse de auto corregirse y pensar con parte del cerebro que por años ha permanecido reprimido. Hacen emerger a la superficie ideas del profundo de la propia imaginación. Por eso es que en tantas empresas americanas hoy día, los colaboradores vienen estimulados a jugar por ejemplo, con plastilina y construcciones, etc.

La décima habla del hábito de escribir. ¿No te gusta una idea? Escribe el ¿porqué? Matar una idea con palabras es muy fácil. Escribiendo las objeciones se logran muchas ventajas entre las que tenemos que, el autor asume sus propias responsabilidades, las ideas giran y el debate se enciende. Todo esto hace que la idea original, en general mejore.

La undécima se refiere a cambiar los roles. Es decir, vendedores que hacen de almacenistas, periodistas que van a la producción, administradores que trabajan detrás del escritorio como contadores. Conocer los roles de las otras personas y profundizar en aspectos diversos de la empresa, da una velocidad de más y permite reinventar el negocio en modo creativo.

Definitivamente, para rendir el cerebro más elástico basta hacer cambios pequeños como; comer cosas nuevas, aprender a usar el monopatín, manejar en lugares desconocidos, usar nuevos vestidos, por eso, más grande es el cambio mayor será la diferencia.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios