#OPINIÓN Coletazo del Mundial

William Amaro Gutiérrez | Foto: Archivo/Referencial |
Russia's Denis Cheryshev celebrates after scoring his side's second goal during the group A match between Russia and Saudi Arabia which opens the 2018 soccer World Cup at the Luzhniki stadium in Moscow, Russia, Thursday, June 14, 2018. (AP Photo/Matthias Schrader)

A menudo, quienes sabemos que la venida de nuestro Señor Jesucristo por Segunda Vez a esta Tierra es un acontecimiento seguro e inminente, conseguimos personas que hacen “mofa” de este hecho. Y con opiniones personales y argumentos banales nos indican de cómo “debería ser” esta segunda venida. Pese a esto, les oímos por educación y decencia. Al referirse a ello, sugieren que podía hacerlo en una final de un mundial de fútbol como la que se dio en Rusia 2018, donde millones de personas estarían pendientes. “Esa sería una buena oportunidad para hacerlo”.

En el Mundial de Fútbol de 2006, por ejemplo, argumentan, fue visto por una audiencia televisiva acumulada de 26.1 billones de personas. El presidente de la FIFA para entonces dijo, que esperaba una cifra record de tele espectadores de 30.000 millones de personas. Según datos comprobados por la organización mundialista 26.300 millones de aficionados vieron por televisión ese mundial, trasmitido a 214 países a través de 376 canales. Y la final de ese torneo, en la que Italia tuvo que vencer a Francia por penaltis para levantar la copa, fue seguida por 715,1 millones de personas a través de las pantallas de televisión, hoy día, según el “imberbe”, esa audiencia triplicaría estas cifras, entonces sería la oportunidad para que Jesús viniera. O si no, el próximo mundial del 2022 donde obviamente habría muchísima más gente. Y tristemente pregunta ¿Por qué Jesús no aprovecha esto y aparece ante la humanidad de una vez? Por ello, es muy certera la afirmación de los abogados, cuando dicen, que “la ignorancia es atrevida”.

Dios es tan sabio y su justicia tan perfecta que no va a hacer una cosa así. Eso sería violentar el derecho natural de libertad de pensar y decidir del ser humano. El plan de Salvación está hecho a la medida del hombre, para darle la oportunidad de aceptarlo. Está diseñado para que obre en él su propia voluntad y no forzarle que haga algo que no quiere hacer. La libertad del hombre en Cristo, es de tal naturaleza, que está absolutamente capacitado para tomar sus propias decisiones, sin que interfieran fuerzas externas, las cuales sí son utilizadas por Satanás para apartar al hombre de Dios.

Dicho plan está expuesto, todo, en las Sagradas Escrituras y es allí donde debemos ir y buscarlo. Es allí donde el cristiano debe basar sus conocimientos y presentárselo a todos los hombres para que alcancen el perdón y la salvación; y por ello comisionó precisamente al hombre mismo, para que se encargue de difundirlo, de exponerlo a la humanidad, a través de un ministerio personal como lo hacemos por el decano de la prensa nacional, o de grupo. Y de una vida de testimonio personal. “Por tanto, id y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, “enseñándoles que guarden todo lo que os he mandado”Mat.28:19.

De verdad creer que Dios pueda aprovechar un evento deportivo como éste, para manifestarse a la humanidad y lo vean venir en gloria por segunda vez, es un atrevimiento propio de una ignorancia tremenda y una blasfemia sin precedentes. Las personas deberían leer y meditar en textos bíblicos como este “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él” Apoc.1:7. Lo triste, si no cambian, sin ninguna duda “harán lamentación”. ¡Hasta la semana que viene Dios mediante por la WEB!

Próximo ARTÍCULO “ ¿Independencia?

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios