#OPINIÓN Firme, no hay motivo para volver a equivocarse

José Gerardo Mendoza Durán | Foto: Archivo/Referencial |

Hasta cuando el mundo no estaba globalizado y la cibernética no había avanzado tanto, ya en nuestro país democrático estábamos enterados de cualquier elección presidencial que sucedía en el mundo por lejano que fuera; en nuestro país a poco días a las elecciones presidenciales da la impresión de no causar gran novedad o poco interés y que no hay ninguna razón para motivarse por aquello de que para cambiar si sigues haciendo lo mismo, todo quedara igual o peor, razón tienen los desmotivados de no creer en las ofertas, si en dos décadas no aprendieron y no pudieron hacerlo cuando había grandes recursos, buena producción, solvencia moral, espiritual,económica y honestidad, hoy es todo lo contrario, pensamos que va a ser más difícil e imposible.

Por otra parte quienes prometen el cambio no están claro por no ver una sincera definición, todos sabemos que no se puede tener amistad con Dios y a la vez con el Diablo y aquí no queremos seguir pecando, mucho menos hacer el papel de tontos útiles, trompo servidor o bolsas, así que en esta contienda donde se juega el destino de nuestro golpeado país ruego porque se imponga la sensatez,el amor por la recuperación de todos y no el bozal de arepa,el engaño, la falsedad, la mentira, el juego con el hambre y la miseria que es lo que abunda en nuestro desacreditado país, ante alegre,contento hoy un país triste, molesto,agotado físico y moralmente.

Cuando hablamos de un país pacifico, amoroso y querendón nos da mucho sentimiento cuando vemos muchas malas noticias de lo que somos hoy, forma pleitos, camorreros, enemigos de medio mundo, busca P y malas pagas,tramposos, groseros y taimados, tristemente esa es la cartilla que los países civilizados y solventes nos restriegan en la cara ¿por qué Dios, si estos son castigos ya está muy largo?, ¿de dónde sacaste a estos destructores?, ¿fue que los constructores se te acabarían y nos enviaste gente que no comulga con San Agustín? ¿que en el interior del hombre habita la verdad?”.

Confiemos siempre en lo que algún día dijo Jesucristo, que no hay nada oculto que no haya sido revelado, por ello ojo de no seguir haciendo el de mártir, hay que me engañaron, sabemos que a uno nadie lo engaña, se engaña uno mismo, aparte de que ya todos estamos conscientes de que la convicción se respeta, si se dice que sí, es si y si es no, es no, con vacilación no se puede hacer ofertas y con la humanidad no se juega, quienes no tienen éxito no tienen derecho a aspirar ni dar consejos, menos si ha sido participe de los errores y fracasos, en términos generales los que deseamos todas las gente de buena voluntad es un país pacifico, productivo, solvente que todos tengan por medio de su trabajo su educación, alimentos, salud, seguridad integral, respeto, que seamos admirados y no despreciados, que sea productivo y se respete la propiedad, estar consciente de que para la convivencia hay que tener más ideas que emociones.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios