#OPINION Los hombres encuentran una mentora (2)

Ítalo Olivo | Foto: Archivo/Referencial |

“Así que, hombres, vayan a buscar a una mujer que pueda guiarte y ayudarlos a aprender cómo ser un aliado en el lugar de trabajo”, Melissa Lamson, presidenta y gerente general de Lamson Consulting.

Hombres y mujeres a menudo se comunican diferente, muchos de nosotros entendemos instintivamente, pero no siempre lo reconocemos en el momento.

Los psicólogos, hoy en día señalan que mientras muchas mujeres hablan cerca de 250 palabras al minuto en promedio, los hombres hablan alrededor de 125 palabras por minuto. Así durante el transcurso de un día, las mujeres pueden hablar hasta 25000 palabras, mientras los hombres hablan alrededor de 12000.

Cuenta Melissa Lamson que ella, enseña cinco diferencias claves en la comunicación entre los sexos. Uno de ellos es estatus y reconocimiento. La investigación mostró que los hombres buscan ante todo ser visto como el más importante y como el que tiene más poder en el sitio de reunión . En cambio las mujeres les gusta ser apreciada por sus logros, trabajo duro y bien hecho. Por ejemplo, agradecer a los hombres está bien pero no es siempre necesario, porque ellos típicamente no lo necesitan.

De hecho, algunas veces se observa como un signo de debilidad. En cambio por contraste, no brindarle agradecimiento a una mujer puede erosionar una relación de trabajo. Comprender las diferencias en los estilos de comunicación es una parte vital para convertirse en un aliado de las mujeres. Señales no verbales abundan en el lugar de trabajo. Las mujeres tienden a guardar silencio cuando se les habla, interrumpe o crítica.

Recalca Melissa Lamson, que durante una reunión, si un hombre y una mujer están hablando y la mujer repentinamente se calla; ¿Qué debe hacer el hombre? Él debe pivotar y comenzar a reencontrarla haciéndole preguntas y escuchando más. O, si el hombre está en una reunión y su colega interrumpida, él le puede preguntar a ella para que diga más cosas sobre el tópico. Y luego hay emociones. Si la colega esta molesta, el hombre puede ayudar. Abandonando la necesidad de resolver su problema por ella. Ella necesita empatía y comprensión. Inmediatamente, muestre que le importa, diciendo algo como “Pareciera que estás teniendo un momento difícil. ¿ Puedo hacer cualquier cosa para ayudar? Finalmente, solo escuche. Le garantizo después de escuchar y simplemente estar allí por ella, usted hará una gran diferencia.

Finalmente, Melissa Lamson, presenta tres tips para ayudar a las mujeres para convertirse en mentores de sus colegas.

Deben ser directas y claras. De acuerdo a las investigaciones, los hombres escuchan mejor si la información es entregada sin preparación y pedaleo, es decir muy concreta.

Sea específica, más aún si usted tiene una solicitud. Los hombres están para resolver y ellos van a las soluciones rápidamente. Tenga exactitud de qué quiere usted que ellos hagan.

No sea crítica. Tranquilice a su colega diciéndole que este es un proceso de aprendizaje y, por supuesto, va a ser incómodo. No se trata de ser un mal tipo; está aprendiendo sobre actitudes sexistas que han lastimado a las mujeres en su lugar de trabajo.

Definitivamente, las mujeres, deben intensificar y asumir la responsabilidad de ser mentores de sus colegas. Ellas pueden ser una tremenda diferencia haciendo eso.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios