#OPINIÓN Venezuela, cinco veces más pobre

Eduardo Iván González González | Ilustración : Victoria Peña |

Para recordar: “El pobre habla suplicando, pero el rico responde con dureza”. (Proverbios 18:23).

Para el 20 de agosto de los corrientes, el gobierno tiene la intención de darle vigencia a lo que han llamado el bolívar soberano. Pero, lo más seguro es que posterguen dicho plan. Al parecer hay mucha improvisación. Lamentablemente ahora, en lugar de tres ceros menos, serán cinco ceros menos; por eso es que decimos que Venezuela, prácticamente, ya está cinco veces mas pobre.

Según diariolasamericas.com (21/02/18) y otros, muestran en sus titulares que: “El 87% de los venezolanos están por debajo de la línea de la pobreza”. E igual citan estudios y encuestas serias donde señalan: “Solo en cuatro años la pobreza se duplicó, ‘por ello’, en 2014, 48,4% se ubicaba en situación de vulnerabilidad económica y social, mientras que en 2017 alcanzó a 87% de los venezolanos…”.

Por otro lado, suplicar es: “Pedir a alguien una cosa con humildad, sumisión y vehemencia”. (Diccionario google). Aunque en la Biblia, suplicar se inclina un poco más al acto de orar o de interceder. No obstante, el sabio Salomón, por el contexto, deja entrever que esa sumisión y/o vehemencia del pobre, lo hace cuando se enfrenta al que tiene dinero, el poder, el control, entonces dice: “El pobre habla suplicando, pero el rico responde con dureza”.

Al presidente anterior, Hugo Chávez, le aconsejaron, o decidió quitarle tres ceros a nuestro capital monetario (2007-2008); es decir, 100.000 bolívares, se convirtieron en 100 bolívares ¡Fue algo muy triste! Luego el gobernante actual (N. Maduro), en marzo de este año, mandó quitar tres cero de nuevo ¡Doble maldad! La ilusión de tener un millón (1.000.000) en el banco pasaba a ser apenas 1.000 bolívares, de los llamados “soberanos”.

Debido a la galopante e interminable inflación, no les bastó con la improvisada medida de los tres ceros, sin contar que habrá tres tipos de conos monetarios circulando en la calle, ahora hemos de quitarle a nuestro mínimo capital, en monedas, “cinco ceros”. Eso significa que el mismo millón (1.000.000) se anotara en nuestras libretas como 10 bolívares ¿Acaso será malo decir que ahora somos cinco veces mas pobres?

No conformes con esto, ya anunciaron un aumento sustancial de gasolina y como tratando de “atrapar moscas”, idearon que van a distribuir la gasolina para lo que saquen el famoso “Carnet de la Patria” y el que no lo tenga, pagará con creces dicha gasolina al negarse sacar dicho instrumento; tampoco se sabe cómo funcionará.

Definitivamente, como conocemos muy poco de economía, escuchamos a los economistas, y ellos dicen que esto no se arregla a fuerza de quitarle ceros a la moneda, sacar más billetes, sino combatiendo la corrupción, quitando el control cambiario y dejar que el dólar circule con los soberanos, es decir, a la larga: Dolarizar. Y ya es hora de ponernos a producir en Venezuela.

Los gobernantes dicen, que el carnet controlará el contrabando de extracción de la gasolina. Nos preguntamos: ¿Barquisimeto u otras ciudades no fronterizas necesita ese control?

Razón tenía el sabio Salomón cuando dijo que el “pobre habla suplicando”, porque el rico, el poderoso, el gobernante, el dictador, “habla con dureza”. (Ver texto inicial). La diferencia estribará, cuando el rico o gobernante actúen distinto con el pobre. Bien dice el Salmista en la Biblia: “Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo librará Jehová” (Salmos 41:1).

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios