Pido la palabra – Negociación…

Sergio Borgel |

Vistos los hechos y las posturas asumidas por la dirigencia partidista luego del contundente triunfo electoral parlamentario del pasado diciembre 2015, es obvio que debemos entender que los liderazgos partidistas deben ser objeto de un escrutinio muy severo de parte de la sociedad democrática venezolana, quien sufre y padece a plenitud las severas carencias y humillaciones de parte de un régimen que ha demostrado destreza política en el manejo tanto de la opinión pública como de la psiquis colectiva de los venezolanos.
Este gobierno y su dirigencia están trabajando para quedarse por siempre en el poder y la jungla partidista opositora se lo esta permitiendo. Andan como locos buscando candidaturas a todo carguito de elección popular que aparece en el posible calendario. Van a los medios de comunicación a esgrimir y argumentar las razones de sus legítimas aspiraciones. Fruñen el seño y engolan la voz en clara señal de intelectualidad superior y se olvidan por completo que el régimen nos ha dejado en pelotas. Nos despojaron de todo. Hasta los partidos políticos nos los han quitado. Es decir, no tienen por donde lanzarse…

Estiran la arruga buscando un 2018 que luce muy lejano frente a una crisis que avanza sin piedad arrasando todo cuanto encuentra a su paso, bajo la errada creencia de que sus números estadísticos se elevaran para colocarse como opción presidenciable. No están unidos porque son demasiado mezquinos para hacerlo. Hacen, según comentan, negocios con el régimen y permanecen apertrechados en sus cenáculos partidistas devorando las migajas que dejan rodar los jerarcas rojos. En lo personal, me resisto a creer en esto, pero estamos en la obligación histórica de reseñarlo. Esto es demasiado grave como para pasarlo por alto. La impudicia oficial trastoca los limites de la amoralidad. Los generales del queso, del huevo, de la caraota, de la cabilla, del cemento, de las medicinas, de los dólares y de otras cosas más, se han convertido en traficantes de la miseria del venezolano para su lucro personal y el de sus círculos de adláteres. Mientras tanto, el compatriota que vive la pobreza extrema por no tener nada que comer, se hunde cada día más en la miseria y se arrastra en busca de un mendrugo de pan que le asignan a cambio de su incondicionalidad política…

La escena esta lista. Francisco nos sentó a conversar y nos arrastro a la sumisión extrema. Ya no hay elecciones porque al régimen no le da la gana. La dirigencia partidista se dejo quitar los partidos. Ahora entran en juego las variables de negociación para una vergonzosa y definitiva claudicación opositora que nos condene por los siglos de los siglos a vivir del recuerdo de lo que tuvimos y nos dejamos quitar, o una retirada honorable de parte de una cúpula gubernamental seriamente comprometida con la justicia internacional que busca salvar su pellejo…

Mis comentarios:

.- En estos momentos los radicalismos extremos están fuera de lugar, porque complican más el escenario.

.- El régimen estaba acorralado luego del 6D del 2015. También estuvo acorralado el 1ro. De septiembre. Ambos escenarios propicios para sentarlos a negociar una salida decorosa para ellos…

.- Nos dejamos anular la AN. Nos dejamos apagar la calle. Nos dejamos quitar los partidos políticos. Nos dejamos nombrar las talibanas rojas del CNE.

.- Un nuevo liderazgo ya…

No hables a oídos del necio, porque menospreciará la prudencia de tus palabras… (Proverbios 23:9)

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios