Reflexiones en positivo – XXXIX Feria de Carora

Me lleno profundamente de admiración y disfruto del éxito de los demás, sin importarme quiénes son ni cómo se llaman, en este momento desfruto el triple por ver quiénes están en el tapete o cumbre, que no hay tormentas que les desvíe, son personas con músculos propios, firmes, hechos a esfuerzos y rostros propios con virtudes originales, imbatibles por ser hechos con amor y con el sagrado sudor y mentes de los humanos, que sienten el trabajo como una bendición de Dios.
En estas reflexiones quiero rendirle un homenaje espontaneo a mis amigos de Carora, felicitarlos por la reciente feria agropecuaria, que no se limita a gozar de los aplausos de los torrenses y larenses, pues ya ganó prestigio y admiración internacional, La calidad de esta feria y los bovinos y equinos ahí exhibidos dan lucidez en el mundo de los más exigentes. La calidad humana, el amor, el esfuerzo y la voluntad de sus promotores es de un valor incuantificable. En este caso tengo una mención especial a mi amigo Mario José Oropeza y a su esposa Blanquita, quienes hacen una yunta que merece gran admiración como lo saben hacer las personas que quieren este país y tienen la virtud de ver el santo donde puede estar el pecador y conseguir soluciones donde otros están viendo los problemas, igual para quienes hicieron equipos para la realización de este evento Ferias de Carora 2013.
Para la gran familia ganadera concentrados en el parque Teodoro Herrera Zubillaga, de grata recordación, se exhibieron y se dieron un gustazo al ver ejemplares tan bellos y nobles en pleno apogeo, produciendo sin preguntar quién se va a tomar mi leche y apartados de politiquería, sin pensar o perder el tiempo si este gobierno es bueno o malo, convencidos que hay que trabajar más e invertir el tiempo en creatividad, que genere riquezas y puestos de trabajo, trabajar mucho y hablar poco, dejar el gamelote para las vacas. Dicen que “atraemos a nuestra vida no lo que queremos, si no quiénes somos” y esta gente de Carora se identifica muy claramente con estos o sea que, en los que les gusta se destacan y saben sortear y vencer los obstáculos, decidiendo constantemente su forma de vivir.
Pienso que para el jurado no le fue muy fácil su tarea a la hora de decidir, ahí hay que hilar muy fino, tener un vasto conocimiento y vista de relojero para distinguir entre tanta belleza, esos animales están bendecidos por Dios, pero como en toda competencia siempre gana el mejor, me hace muy feliz aplaudir y felicitar a los que en el poco tiempo que estuve ahí, vi ganar sobrados sus premios, Diego Lozada y su esposa Beatriz García e hijos, Dieguito y Claudia, esta familia dedicada orgullosamente a la noble producción de alimentos para el país, un núcleo familiar que une esfuerzos sin escatimar la buena producción, demostrando que sí se puede y en nuestro país quedan muchos valores, amamos al país y están convencidos que es aquí donde hay que invertir, dar ejemplo de hacedores a los retoños que los siguen y enseñarles que hay que trabajar más y hablar menos, ocuparse más y preocuparse menos y no invertir el tiempo en preocuparse de las preocupaciones.
Los ejemplares de la familia Lozada García, para orgullo de la Agropecuaria La Romana y la felicidad de sus dueños, fue una la vaca Primípara Nº 6148 y la campeona Nº 10273, este es un premio a la constancia y al trabajo sin horario.
A Mario José Oropeza, Blanquita de Oropeza y demás integrantes de esta familia ganadera ganadores merecedores de diferentes premios, pues cabe decir “que el cielo ayuda a quienes se ayudan así mismo”, el trabajo a tiempo completo al lado de sus retoños y su labor de hacedores sirva de ejemplo para continuar y pertenecer al mundo de los que salen a flote cualquiera que sea las circunstancias, como toda gente de buena fe, siempre consigue una salida airosa donde los demás están atrapados,
Sé que fueron muchos los ganadores, para ellos mi admiración su lucha sirva de ejemplo e invitación a producir y generar bienestar aquí y jamás en otra parte, en el país que tanto amamos y es ahora que nos necesita.
Al ganado equino al que amo con pasión por ser parte de mi deporte, me informaron que fue una muestra de lujo, aquí tengo una mención especial a mi buen amigo Nelson Campos Oropeza, joven inquieto y participativo en todo lo que es útil en los aconteceres del país y quien fue uno de los organizadores de este brillante evento, la gran cabalgata que se destaco en todos sus aspectos fue la encabezada por su linda Reina: María Daniela Oropeza, que Dios bendiga esa hermosura.
Posdata
Felicidades a todos los periodista en su día, ellos son un soporte de la información y coyuntura de la democracia.
Todos unidos por la producción nacional

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios