El Rincón de los Miércoles 09-05.2012

A Medellín hay que aplicarle aquello de “quien la vio, jamás podrá nunca olvidarla”. Y es que  en  la odalisca de la montaña, “el riesgo es que te quieras quedar” para siempre, porque seduce en el primer encuentro con su frescura de  flor de primavera que abre sus pétalos para regalar sin concesión alguna el aroma de su esencia. Medellín tiene el embrujo de los ojos moros de sus bellas mujeres, canto al amor y a la entrega total y apasionada.  La ciudad no te niega nada para que puedas disfrutarla… 25 AÑOS es mucho tiempo para la distancia y el olvido, pero con la capital antioqueña siempre sucede lo mismo, parece que apenas fue ayer cuando estuvimos la última vez paseando por sus calles, admirando el valle que la rodea con brazos protectores y cubriéndola de besos. A  Medellín, como debe ser, la llenan de piropos que se agradece siempre con una sonrisa o un “con mucho gusto”: la ciudad jardín de Colombia, la de la eterna primavera y la sucursal del cielo, todos merecidos, ganados a pulso por su gente, la más queridas de esta asombrosa Colombia que día a día se transforma para bien, con ganas de convertirse en un futuro muy próximo en la envidia sana de toda Latinoamérica. ¿Qué se puede contar en la brevedad de la crónica semanal que ya no haya sido contada?. Empecemos por decir que la metamorfosis urbana de Medellín se le atribuye al deseo y a la necesidad de borrar un pasado tormentoso y violento provocado por los enemigos de la humanidad que impusieron su ley a pistoletazo limpio con saldo de miles de víctimas que nunca comprendieron el lenguaje de la tolerancia. Esa minoría, responsable del terror, fue finalmente acorralada y casi desaparecida por obra y gracia de la presión de la gente decente y honesta y de gobiernos, como el de Álvaro Uribe, empeñados en rescatar a la ciudad para la convivencia.  Más temprano que tarde, el esfuerzo colectivo y el deseo de deslastrarse de aquella improductiva violencia vieron sus frutos y abrieron paso a la modernidad del Medellín de hoy. La pobreza, madre de todos los males, fue reduciéndose progresivamente. El circuito de la marginalidad ha detenido su avance con programas sociales que son ejemplo a seguir, como el que se observa, por ejemplo, en  San Javier, en el barrio Santo Domingo, otrora abandonado a su suerte, lleno de peligros, hoy convertido en una zona donde las familias de menores recursos económicos aprenden a vivir con la dignidad que les había sido negada por muchos  años. Las modernas cabinas del llamado Metrocable transportan a miles de sus habitantes a sus centros de trabajo sin el temor con el cual habían vivido antes. Los niños ya no son de la calle ni alumnos de la delincuencia, sino simplemente niños que crecen en ambientes propicios para su desarrollo. Nadie quiere regresar al pasado, el compromiso con el futuro ya ha sido suscrito en el Valle de Aburrá.

Nueve municipios con vida propia trazan coherentemente el camino que conduce al progreso de Medellín. La industria del turismo se abre paso a las tendencias vocacionales de la región: Medellín es líder en tejidos y confecciones. La moda la imponen aquí para exportarla luego al mundo, también la parte industrial forma parte del conjunto de empresas que han apostado por el engrandecimiento de la ciudad. Los venezolanos, dice el empresario Elías Suárez Rodríguez, están ampliando las coberturas de sus negocios con bastante éxito. En el campo se cultivan millones de flores para que vayan llenando de aromas al mundo. La cultura se expone en estos momentos en el centro de la ciudad con las obras del gran Fernando Botero a quien se le celebra sus 80 años al servicio de las mejores causas. En el Museo de Antioquia se muestra su célebre Vía Crucis, una obra que relata magníficamente el camino recorrido por Jesús antes de su sacrificio. Afuera del museo, figuras de gran volumen del propio Botero asombran a propios y extraños que no se cansan de sentirse orgullosos por este Botero universal. A partir de allí se abre la posibilidad de recorrer de norte a sur a Medellín a bordo de un modernísimo Metro al que la población cuida con gran esmero y sentido de pertenencia, una de las virtudes a notar del antioqueño. Ese Metro nos lleva hasta Envigado, dinámico municipio que hace esfuerzos por conquistar un lugar importante en la vida de Medellín. Antes se detiene en El Poblado, centro financiero y de hoteles de la capital, con edificios altísimos que parecen colmenas humanas e iluminadas en el ir y venir de ejecutivos de las grandes empresas asentadas en el Valle. Y al caer la tarde, la cita obligada en el Parque Lleras para el aperitivo de una noche rumbera. La delicia visual en la Zona Rosa y el requiebro en el piropo merecido a la inigualable mujer antioqueña. Robinson Arredondo, gran amigo y anfitrión de lujo, aclara que Cali y Pereira tienen la fama, pero que en Medellín está la mejor muestra de la belleza de la mujer colombiana… MADONNA: La polémica reina del pop se presentará en Medellín el próximo mes de noviembre y me cuentan que las entradas se venden a gran velocidad. El escenario será el mítico estadio de fútbol “Atanasio Girardot”. No le decimos Adiós a Medellín, sino hasta luego. La promesa firme de regresar. El riesgo será  que nos queramos quedar, aunque ya el corazón se nos ha partido en dos.

MURO: “La vida se acaba cuando dejas de soñar, la esperanza cuando dejas de creer, el amor cuando dejas de cuidarlo y la amistad cuando entra el silencio. Nunca dejemos de decirnos te quiero, o gracias, simplemente por estar allí del otro lado, por tu tiempo y por tus palabras”… TÍTULO: Venezuela se retirará DE LA Comisión Interamericana de Derechos Humanos”. La verdad es que el gobierno nunca ha creído en esos derechos ni en los de la humanidad si nos atenemos al respaldo que les ha dado a criminales como Sadam Hussein, Muamar Khadafi y Basahar Al Saad… DIANA: Es el nombre de una chica que ha contado su aventura amorosa con los agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos durante la Cumbre de Presidentes celebrada en Cartagena. Ya los medios de comunicación han publicado la foto de Diana Suárez y la han convertido automáticamente en una persona muy famosa, tanto en Colombia como en gringolandia. Su fama ha llegado hasta la revista Play Boy que pretende entrevistarla y fotografiarla como vino al mundo porque está de muy buen ver. Todo este “affair” concluirá con varios agentes secretos despedidos de sus trabajos y una chica alegre llena de dólares.

Foto: Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios