El Rincón de los miércoles 09-07-14

Un estudio hecho por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello revela que entre el 2000 y 2010 han emigrado cerca de medio millón de venezolanos y para finales de 2014, la cifra podía aumentar a los 800.000 sin que se aprecie una baja en el número de personas deseosas de irse al extranjero por diferentes motivos, empujados por la inseguridad y el aumento de la pobreza. Este país que fue una vez receptor de inmigrantes es ahora exportador de talentos creándose un grave problema que se observa especialmente en el área de la salud donde miles de médicos ya se encuentran trabajando en hospitales americanos y europeos. La población venezolana que deja su país se encuentra entre los 25 y 40 años de edad, mucho de los cuales, afortunadamente para ellos, presentan un alto nivel educativo. Uno de esos médicos es una chica venezolana egresada de la Universidad Lisandro Alvarado quien trabaja en Valencia de España con un salario de casi 3.000 euros. Vive en un apartamento de interés social donde paga un arriendo de apenas 240 euros. Otra amiga se ha marchado a Nicaragua para ejercer de médico con un salario que triplica al que percibe un profesional en nuestro país. Hace pocos días conocí de primera vista a un profesor de secundaria que maneja un taxi para ayudar al pobre sueldo que ganan los educadores en Venezuela, historias que se repiten ante la indiferencia de un Estado omnipotente e ineficiente, aunque parezca esto una gran contradicción. ¿Cómo detener la fuga de talentos, el capital más preciado que pueda tener un país? El gobierno lo sabe, pero no tiene ni la voluntad ni el convencimiento de modificar estas conductas políticas responsables de nuestro fracaso como Nación.
KKKKKKK
MUNDIAL: Estamos a punto de despedir a otro Mundial de fútbol, el mayor espectáculo deportivo del planeta, por encima incluso de los Juegos Olímpicos por el interés que despierta entre la población. Creo que ha sido el mejor de los últimos tiempos por el número de países convocados y por la calidad del fútbol que se ha jugado. Una vez más nos convencemos que ya no existen equipos pequeños ni grandiosamente poderosos que no puedan ser vencidos. Tal vez sea la globalización la que ha permitido el desarrollo de las habilidades de los jugadores y el conocimiento técnico de los entrenadores para que los que antes eran simples comparsas en este carnaval se vean las caras de frente sin ningún complejo y hasta puedan ganarles la partida a los grandes. Ahí están las selecciones de Colombia y Costa Rica compartiendo mesa con Holanda y Brasil, dando la cara por el país que representan con una gran dignidad deportiva. Hace varios días el periodista Juan Vené, uno de los más brillantes escritores del béisbol, decía en su columna que en cuatro años el fútbol sería capaz de destronar al béisbol y al básquet como el deporte favorito de los estadounidense basándose en el crecimiento que tiene el balompié en el país más importante del mundo. Cualquiera que gane en Brasil es responsable también de la asombrosa multiplicación de los seguidores de esa pelota que rueda por el mundo con coquetería femenina, difícil de conquistar absolutamente.
KKKKKKK
TENIS: El domingo salvamos el día con el mejor partido que nuestros ojos hayan visto alguna vez. El duelo entre Novak Djokovic y Roger Federer ya está en la gloriosa historia de Wimbledon, ese templo donde se rinde culto al mejor tenis del mundo. Ambos, Dioses de ese Olímpico ofrecieron un recital en tono mayor durante 4 horas ante un público expectante que se limitó a aplaudir frenéticamente a los gladiadores, disfrutando de la calidad de los puntos disputados en cada uno de los cinco sets. A Federer se le escapó su novena copa y el serbio consiguió su segundo trofeo, aunque cualquiera hubiera ganado, porque deportivamente hablando no era esa copa ni los millones al ganador lo más importante, sino el grandiosos espectáculo que protagonizaron ambos… ¡BATMAN! Este 23 de julio será de fiesta en el Palacio de los Justicieros: Batman está cumpliendo la respetable edad de 75 años rodeado del aprecio de mucha gente, (Habrá jugo de lechoza)… DECRETO: El nuevo presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Rivera ha dispuesto prohibir que se coloquen fotos suyas en las oficinas del gobierno o en los lugares donde se ejecuten obras públicas, además de cuñas televisivas donde se ponga de relieve su figura. En cuanto a las llamadas “cadenas” de radio y TV solo se harán en casos de una emergencia nacional. Les recuerdo que Costa Rica es un país que goza de una democracia total. No tiene gastos militares porque no tiene ejército. Pero lo mejor del país, sin duda alguna, es su gente: sencillamente maravillosa. (Todos estábamos ligando su permanencia en el mundial de Brasil).

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios