El Rincón de los Miércoles 26-08-2015

I

Los pueblos parecen ser el reflejo exacto de sus gobernantes. Para bien o para mal. Si hablamos de países como Finlandia, Suecia o Noruega, considerados como ejemplos de buen vivir, lo relacionamos con el buen comportamiento de su gente, su estilo y su cultura, elementos que han contribuido a su grandeza reconocida por toda la comunidad internacional. Años atrás Venezuela y los venezolanos sentimos la distinción de la cual éramos objeto por todo el mundo gracias a nuestra democracia, la más duradera del continente. Habíamos superado muchos años de dictaduras militares y avanzábamos sin pausa hacia un siglo XXI prometedor. En la década del 90, con menos de 30 millones de habitantes y apoyados por la riqueza del subsuelo nos convertimos en el país del futuro, aunque también se multiplicaban las desigualdades y los políticos, casi todos, no entendieron ni atendieron las necesidades de los más vulnerables. Fue así como comenzó a desdibujarse un país al que se calificó una vez como el gran líder del continente después de Brasil. La mayoría de los venezolanos se dejó seducir por los cantos revolucionarios que prometían un cambio radical en las estructuras sociales para reivindicar los derechos de los necesitados ocultando sus verdaderos propósitos, que no eran otros que el imponer un sistema político fracasado, anacrónico y multiplicador de pobreza. Hoy los venezolanos vagamos como parias por el mundo, intentando regresar a la democracia y volver a ser lo que éramos en el pasado reciente, un país con valores humanos importantes, capaz de superar  los errores y ser nuevamente apreciado fuera de nuestras fronteras.

II

Los niveles de especulación con los productos de primera necesidad ya se tornan intolerables por donde quiera que se le mire. Ya no puede culparse al empresario de estas prácticas, como  suelen hacer los gobiernos para justificar estas anomalías que son en definitiva un delito contra las personas, de especial manera contra las más necesitadas.  Está clarísimo y fácilmente comprobable que los aumentos son controlados a partir de las compras de artículos regulados en los expendios de alimentos y bebidas; mercados populares, automercados, etc, donde el bachaqueo está convertido en uno de los negocios más lucrativos que han nacido en este país. Las ganancias por cada producto vendido fuera de los llamados precios justos en los establecimientos comerciales alcanzan porcentajes inimaginables. Un paquete de cuatro rollos de papel tualé se vendía el sábado pasado en las afueras de un centro comercial en 600 bolívares, para nombrar un solo caso de especulación. Además los venden en la propia cara de los funcionarios de seguridad pública, que ni se dan por enterados de lo que ocurre a su alrededor… FIESTA: Los amigos de Chichito Rosales se reunieron el domingo en el Museo de Barquisimeto para ofrecerle un homenaje musical de mucha calidad donde participaron un grupo de artistas que una vez compartió escenario con el músico barquisimetano. La capilla del Museo a casa llena para honrar a Chichito que, dicho sea de paso, está cumpliendo 51 años de feliz vida matrimonial con Rosario, su inseparable Chichita. Una alegría ver tantas caras familiares de la siempre recordada farándula barquisimetana: Tony Giménez, el Negro Blanco, Natalia, Ariel Barrios, Luis Rodríguez, Yajaira Gutiérrez, Alexis Meléndez, Juan Díaz, voces todavía impecables en la interpretación de la música de ayer, de hoy y de siempre.

III

Fin de semana con el comienzo de la Liga Española. Nada importante que ver en los partidos programados. Un Real Madrid pasando apuros frente a un Sporting que se aferraba al 0-0 en su debut y un Barsa ganando un partido con muchas dificultades por la mínima diferencia. Los chicos no se han quitado el polvo de las vacaciones y prometen mejorar para los próximos compromisos. En el béisbol la noticia llega desde las altas esferas del gobierno nacional: ya han entregado los dólares preferenciales para el béisbol profesional a 6.30. (suerte que tienen algunos). El otro navega ya por los 700 y pico y no se consiguen por ninguna parte, según dicen. Las reservas internacionales seguramente bajarán más para fines de año si no repuntan los precios del petróleo. Cuando Irán regrese al mercado el descenso será mayor por la sobreoferta del crudo y las competencias desleales de algunos países productores.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios