Se busca un Emprendedor – Emprendedor: conócete a ti mismo (II)

Italo Olivo |

“A todo hombre le es concedido conocerse a sí mismo y meditar sabiamente” Heráclito.

Ahora iremos paso a paso, a través de una serie de preguntas, para ayudarlos a escarbar dentro de ustedes y estimular unas reflexiones sobre sus características, para llevar a feliz término una actividad emprendedora. Será un pequeño camino introspectivo para hacer que emerjan aspiraciones, actitudes, motivaciones y competencias: que quiero, a que estoy dispuesto, cuánto lo quiero y de cuantos instrumentos dispongo para lograr el objetivo.

¿Están dispuestos a sacrificar parte de su tiempo libre y de sus ahorros para llevar adelante la empresa?
Es un mito a desenmascarar aquel según el cual, el emprendedor decide sus horarios y dispone de todo el tiempo que quiera, porque en el fondo es el último en decidir. Les habrá sucedido en el pasado de tener que renunciar a unas vacaciones o a un pasatiempo para terminar un trabajo, piensen por un momento que significó eso para ustedes y cuanto les costo, pero deben considerar que estas cosas estarán a la orden del día cuando sean emprendedores.

Por otro lado no olvidar el aspecto económico ya que, en los primeros momentos sus capitales serán invertidos en la empresa, las primeras ganancias serán utilizadas para saldar las cuentas. Deberán renunciar a muchas cosas que les gusten, incluso por algunos años. ¿Se sienten dispuestos para afrontar esas situaciones?

¿Son de esas personas que, una vez tomada una decisión, harán cualquier cosa para llevarla adelante?
Cuando se ven como emprendedores, hacen el esfuerzo de imaginarse como un saltador de obstáculos que, obstáculo tras obstáculo, llega a la meta. Burocracia y papeleo, imprevistos, búsqueda de financiamiento, solo por dar algunos ejemplos, meterán a dura prueba, sus determinaciones. Si en vez de afrontar discusiones y dificultades, prefieren renunciar o encontrar compromisos del todo ventajosos que signifiquen “vivir tranquilos“, deben reflexionar muy bien antes de decidir ser emprendedores. Evitar el estrés que produce defender sus propias decisiones es un modo de vivir absolutamente legítimo y por muchas razones más saludable, pero que no concuerda con el ser el jefe de una empresa.

¿En sus trabajos les gusta proponer proyectos, fijar las etapas para realizarlos y planificar los resultados?

Existe un aspecto que deben valorizar: ¿poseen una mente racional y sintética, que está en grado de tomar siempre la visión del conjunto de cosas y la relación interna que transcurren entre ellas?

Proyectar una empresa, realmente significa tener en cuenta todas sus actividades, desde el análisis del mercado al aspecto financiero, del mercadeo a la gestión de los recursos humanos. Después es necesario estimar los costos y los resultados, estudiar los productos, las fases de producción y distribución, etc.

Un proyecto de empresa, puede contemplar tiempos de ejecución inclusive largos. Estabilidad y éxito pueden llegar en 5 ó 10 años. ¿Serán capaces de esperar tanto? Aquel que es impaciente y no desea esperar el desarrollo de un trabajo o de una situación por mucho tiempo, debe saber que esta actitud no se corresponde con el ser un buen emprendedor.

Definitivamente, para lograr el objetivo de ser emprendedor, es importante responder con absoluta sinceridad a todas las preguntas presentadas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios