Se busca un Emprendedor – Padrinos que trabajan

“Todo nuevo producto tiene un estado de pérdidas y ganancias y al principio es negativo” Robert Molenda, padrino del creador del Post-it de 3M.
Hay muchos padrinos internos, que hacen mucho más que proteger y financiar, pues también ayudan al empresario interno a pensar en su negocio y a ejecutarlo. En el caso del Post-It de 3M, Molenda tenía fe en su visión de empresario de una línea nueva de producto, pero sus superiores le habían dicho que debía trabajar en otras cosas. En lugar de matar el proyecto, lo enterró, lo cual significa que lo escondió dentro de un proyecto ya existente y aprobado. Por ejemplo, cuando dispusieron de la planta piloto durante unos días para un proyecto aprobado, continuaron trabajando durante la noche en pruebas de producción de los tacos Post-it.
Robert Molenda comenta que no  se puede permitir que el estado de pérdidas dure mucho, ni se debe dejar que los demás vean muchos fracasos. Es mejor mantenerlo escondido todo el tiempo que se pueda, enterrando los costos en presupuestos bien establecidos. Continúa diciendo, que con los tacos Post-it, necesitábamos disponer de un proceso económico antes de mostrar la idea a los demás. Sabíamos que preguntas nos harían, así que nos preparamos bien antes de empezar a hablar del proyecto.
Cuanto más trabaja un padrino en un proyecto, más se convierte en miembro del equipo empresarial interno. Por encima de los que trabajan como Molenda, hay otro nivel de padrinos que ven a aquellos como líderes del equipo y los creadores de la idea como inventores. A menos que se haya salido totalmente del sistema, siempre es más difícil asignar la paternidad de una innovación interna que de una externa. Esto en realidad no tiene importancia. Los padrinos son esencialmente empresarios internos por cuanto asumen el riesgo de hacer realidad la visión de algo nuevo dentro de la empresa.

” El padrino ideal tiene de 55 a 60 años de edad y es muy respetado por la plana mayor de la organización” dice un sagaz empresario interno. Ya sabe muy bien lo que será o no será dentro de la compañía y no aspira a ascender más, de modo que no lo motiva la ambición personal sino el deseo de servir a la empresa y la admiración por la manera como trabajan los rebeldes. Por el contrario, continúa diciendo nuestro  veterano empresario interno ” lo peor que se puede dar es un padrino que pica más alto y que de pronto descubre que usted ha mortificado a alguna persona importante a quien el necesita para ascender”. Quizás esta sea una definición demasiado estrecha de un padrino, pero en el fondo es exacta.
Definitivamente, lo mismo que al empresario interno, al padrino debe animarlo una razón más profunda que el sólo deseo de ascender, pues de lo contrario su compromiso con el proyecto no resistirá los reveses y la oposición.

www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios