SE ESTÁ CAYENDO

Joel Rodriguez Ramos |

Un gobierno que ha perdido toda la autoridad moral para gobernar, es un gobierno caído. Aunque esté allí todavía, aunque use los bienes del estado para gobernar, aunque intente tomar decisiones y publicarlas en la gaceta oficial, si nadie le cree y nadie le obedece, ya no gobierna. En un buen gobierno deben reunirse dos atributos importantes: la autoritas y la potestas. El gobierno de Maduro, como he dicho, perdió la autoritas y teme ejercer la potestas. Está inseguro, confundido, enredado, pero todavía en Miraflores y yo no lo entiendo porque si nadie le obedece, si todos se mofan de él, qué sentido tiene seguir en el cargo de presidente de la república. Es como un sainete, un mal teatro. Lo digno sería que renunciara. No perjudicaría a nadie, podría rescatar algo de credibilidad y respeto y le ahorraría a la nación horas de angustias y tristezas.

El domingo pasado Maduro estuvo en Barquisimeto, hizo su programa dominical desde el Monumento Manto de María, habrá que bendecirlo de nuevo, y cuando pretendió bajar para ir a la Flor de Venezuela en la Av. Venezuela, el pueblo no lo dejó pasar, se tuvo que ir y el acto se clausuró. El pueblo se impuso. Bravo por el bravo pueblo barquisimetano, no tuvo miedo y le demostró a Maduro quién gobierna esta Patria en este momento. Por cierto, Maduro en ese programa televisivo anunció que quería las elecciones regionales de gobernadores y alcaldes y casi le ordenó, mejor dicho, sin el casi, le ordenó al CNE que convocara a esas elecciones, como para bajar la protesta, como para hacer ver que es un gran demócrata y no le teme ir a elecciones. Seguro que las señoras del CNE salieron corriendo a preparar las elecciones y cumplir el mandado presidencial. A Maduro hay que responderle que si bien las elecciones regionales son importantes y fueron ellos quienes las pospusieron, convocarlas no es suficiente.

Venezuela, casi unánime, desea regresar a un régimen verdaderamente democrático, con instituciones sólidas e independientes. Elecciones regionales no es suficiente. Es necesario abrir las cárceles para que salgan todos los presos políticos, es necesario designar nuevos magistrados, doctos, autónomos y probos en el TSJ, nuevos rectores en el CNE, reconocerle y respetarle las atribuciones a la Asamblea Nacional, levantar la medida cautelar a los diputados de Amazonas y permitir su incorporación, rehabilitar a Capriles, acordar un cronograma electoral completo y claro, y aceptar la ayuda humanitaria para todos los venezolanos. Es todo eso o nada, no basta las elecciones regionales, mientras todo lo señalado no se logre, no cesarán las justas protestas que a lo largo y ancho de Venezuela se están dando.

Los venezolanos no estamos solos. Toda la comunidad internacional nos acompaña y tiene sus ojos puestos en Venezuela. La OEA, Mercosur, Unasur, la ONU, la UE están pendientísimos de lo que acá estamos viviendo. Los venezolanos nos estamos jugando el futuro de esta Patria destruida, no le fallemos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios