Sectores productivos del país esperan sinceración de precios

Rosmir Sivira Foto: Archivo |

La implementación de un Sistema de Precios de Productos de la Cesta Básica, como el recientemente planteado por el vicepresidente para el área económica, Miguel Pérez Abad, debe iniciar con la sinceración de los precios del mercado.

Tal planteamiento fue punto coincidente entre Álvaro Entralgo, vicepresidente de Fedecámaras-Lara y expresidente de la Cámara de Comercio del estado; Jesús Enrique López, presidente de la Cámara de Pequeños y Medianos Industriales de Lara (Capmil) y Giorgio Reni Casas, presidente de la Cámara de Industriales del estado, quienes también dicen estar de acuerdo con toda aquella propuesta que ataque de manera objetiva la especulación del mercado y garantice a la industria venezolana estructuras rentables para producir.

Entralgo sostiene que bajo su interpretación este planteamiento tiene como propósito el ajuste de los precios mínimos, adaptándose a la realidad, a fin de estimular la producción y llevar al mercado suficientes artículos, con la capacidad de satisfacer la demanda venezolana, sin que exista el bachaqueo.

-Incluso ajustándolos a precios que brinden garantías de producción, es posible hacer que el venezolano pague menos, porque los precios especulativos de reventa son excesivos.

El champú que entonces marca Bs. 200 y se paga hasta en Bs. 1.000, podría ajustarse a un precio como Bs. 500, lo que permitiría que el venezolano pague menos que en el mercado libre y que la industria pueda mantenerse productiva.

“La verdad es que hay una espiral inflacionaria que se tiene que reducir eliminando el bachaqueo y esto inicia con la sinceración de los precios. En lo que las empresas tengamos en la cadena de costos todo lo que necesitamos para producir y los medios para invertir, en esa medida caerá la especulación”, dijo López, quien considera esto como posible porque parte de la inflación actualmente registrada, también es ocasionada por el bachaqueo.

Subrayó que desde Capmil y la Federación de Industriales, pequeños, medianos y artesanos de Venezuela (Fedeindustrias) han exigido “precios justos con rentabilidad justa”, a fin de producir en las cantidades y bajo los esquemas de calidad que demanda el país. Afirmó que esto les permitiría también invertir en las empresas y pagar mejores salarios.

“Nosotros hemos tenido como bandera la sinceración de precios”, comentó López, quien relató que Fedeindustrias, cúpula a la cual pertenece, entregó un documento al vicepresidente del área económica para solicitarle que se aplicara una estructura de costos similar a la del Seniat y que en la estructura de costos de la Sundde se garantizara un apartado de ajustes por inflación, a fin de que los empresarios no se descapitalicen, como ocurre ahora”.

Por su parte, el representante del sector industrial larense, manifestó que para generar una economía sana, lo conveniente es no partidizar ni politizar políticamente las medidas económicas.

Acotó que no ha habido reuniones con representantes de Fedecámaras a propósito de discutir las estructuras y costos de producción.

En este sentido, indicó que si bien algunas de las medidas indicada por el ministro Pérez Abad han sido interesantes, resta aplicar otras tantas, puesto que se requiere de una “solución estructural”, además del concurso de todos los participantes de la economía venezolana y no sólo los seguidores del gobierno”.

Falta de detalles

Sobra la falta de detalles acerca de los mecanismos de este sistema y la proposición de que el mismo permitiría que se pagaran entre 40% y 50% menos que con los costos actuales, Reni Casas opinó que este anuncio “pudo haber tenido connotaciones mediáticas”, a fin de que el venezolano sienta mayor confianza en el gobierno”.

En su opinión, para lograr una propuesta como esta, se deben ajustar los precios de venta o propiciar desde el gobierno una reducción en los costos de producción. Sin embargo, esto no es posible con la falta de insumos y otras trabas que atraviesa la industria venezolana.

Garantías a la industria

Respecto a que se garantizarían los medios para una producción sostenida, reinversión en maquinarias, equipos y fortalecimiento en los sistemas de producción, a partir de una nueva fijación de precios, Entralgo recordó que el vicepresidente para el área económica, anteriormente fue gremialista e hizo vida activa como presidente de la Federación de Industriales (Fedeindustria), por lo cual podría acudir y apoyarse en empresarios del país que conocen de la industria.

Por su parte, López explicó que al no haber productos se aplica la ley de la oferta y la demanda. Por tanto, si paulatinamente se corrige la producción, con las garantías de que la industria podría adquirir oportunamente y en las cantidades necesarias las materias primas nacionales e internacionales, podría mejorar la situación a mediano largo plazo.

 

Comentarios

Comentarios