El exilio venezolano

Leandro Area |

Para los venezolanos, el exilio es sinónimo de calamidad personal, familiar, social y política. Presuntamente voluntario, lo es casi siempre forzado. Su especificidad reside en que no es tan solo cuestión de economías o dineros, aunque a decir verdad aquí el gobierno tiene confiscado todo bien incluyendo las posibilidades de progreso; no obedece, en apariencia, a guerra declarada, aunque claro que lo es; tampoco pinta a exclusión o persecución por raza, religión, credo político, a pesar de ser lo que más se le antoja.
Si fuera por impericia gubernamental nada más pero es sobre todo la maldad lo que supera nuestros límites, la pestilencia de tanta descomposición macerada en el espíritu durante años la que crea esa conmoción de zozobra, de asedio, de secuestro social y de hartazgo que inducen a la desesperanza o a la rabia del que siente se ahoga en el desasosiego de los días que se repiten sin fecha de expiración previsible y requiere, desesperadamente, de una bocanada de auxilio.
Lo demencial del éxodo venezolano es la sevicia en la que se regodean y la impunidad con la que lo ejecutan sus causantes que en definitiva lo que quieren es un país sin gente, un lugar sin nadie sino de ellos propio donde hacer y deshacer, aún más, lo que les viene en gana sin importarles ni pizca ni tampoco la opinión de la comunidad internacional, siempre ella tan allá a lo lejos, zigzagueante y respingada, que les importa un bledo.
Aquí y a la vista de todos se lleva a cabo ese plan desfasado de isla que a juro se repita, de auto bloqueo, de dictadura electoral para delinquir legítimamente más aún y a sus anchas, mientras las vidas de los demás, los derechos humanos los llaman, se avasallan, encojen y marchitan dentro de un caracol proscrito de chivos expiatorios.
La particularidad de nuestra migración colectiva es que los que nos quedamos dentro padecemos de exilio interior que es la epidemia inoculada desde el poder que ha echado raíz en nuestros estrujados corazones cotidianos cuya sensibilidad se ha aguzado para la auto protección y la agresividad antes que para la construcción y la bondad.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios