El milagro que hay en tí

 

Cuando tu vida no funciona en un área, el problema radica en el apego pasional a lo que no quieres dejar ir aunque te haga daño y la capacidad de entregar la parte de ti que no entregas por aprenhensión a lo que no dejas ir y que te impide crecer.
La conexión necesaria con el milagro que hay en ti es dejar ir lo que tenga que irse, el plan es que tenemos que dar permiso, no necesitamos manipular la gravedad para conocer sus efectos, tienes que darte el permiso para que la energía funcione en ti, para que fluya la maravilla que llevas dentro y que no has querido revelar, lleno de culpas, complejos vicios o resentimientos.
Para encontrar el milagro que hay en ti, lo vital es la conexión. El contacto con ese Dios que llevas por dentro que muchas veces ha tocado en las puertas de tu alma para que lo dejes salir, permitiendo el fluir de su energía maravillosa.
Es necesario que extiendas tus brazos y manos a esa manifestación esplendorosa y única del Creador, sintonizarte en su frecuencia a través del amor en todas sus magníficas manifestaciones.
Para establecer la conexión espiritual y fisica con el origen universal de todo cuanto vemos y sentimos, es necesario desprenderse de odios y resentimientos, de complejos y vanidades, de envidias e imprecaciones en contra de tus semejantes.
Es necesario no responder a la agresión ni a la burla, a la infamia y a la calumnia. Todas ellas son pesadas cargas que gravan las voces y espíritus que las interpretan, refiriéndolas como acciones del reptil primario que el ser humano lleva consigo pero cuya misión es vencer en su camino a la iluminación.
No hagas prisionera a tu libertad del totalitarismo de la destrucción, de la enajenación, del apropiamiento indebido, de todo aquello que te lleve a torcer el rumbo que tan claro clama tu voz interior. Esa voz que escuchas de madrugada pero que no comprendes, esa voz que esclarece las pesadas nubes en las cuales extraviaste el rumbo.
Eres capaz de retomar tu destino. Eres capaz de dar y de recibir esa sensación superior de no sentir apego sino amor, el cual es desprendido por definición, por origen, por causa. Eres capaz de sanar y de sanar a otros, si te conviertes en extensión de la palabra y acción del Creador.
Todo el amor que das, todo el afecto que siembras, retornará a ti crecido en frutos y en corazones agradecidos, quizás no en la locación donde lo generaste, pero la energía que emanaste seguirá tu huella y te alcanzará, para bien o para mal, según la hayas concebido.
Ama sin discriminación, extendidamente, para que toda la profundidad de la gracia llene tus vacíos con profuso bienestar Abrirá las puertas del tiempo y del espacio para que respire hondamente tu alma, para que navegues en tus sueños en el equilibrado universo .Vístete de fe y ve al encuentro de ti mismo bajo la guía de tu maestro insuperable. Ábrele la puerta para que pase a ti y dialogue contigo, en la más importante conversación de tu vida.
En esa conexión está el secreto, el de tu felicidad. Porque tu destino es ser feliz, haciendo el milagro que hay en ti.
[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios