Con voz propia: Una LOT de Conchuncheo

 En el año inicial de actividad, la primera Asamblea Nacional instalada el 15-07-2000 ha debido aprobar una reforma de la Ley Orgánica del Trabajo (LOT). Pero han transcurrido catorce y no ha cumplido tal mandato de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en su disposición transitoria Cuarta, numeral 3.

Usurpando funciones de dicho parlamento el Comandante Presidente (CP), prevalido de la tercera Ley Habilitante que le otorgó la fraudulenta mayoría el 14-12-10 y que además distorsiona, anuncia la promulgación el próximo Primero de Mayo no de la reforma ordenada, sino una nueva LOT.

La autorización está definida en nueve ámbitos: atención sistematizada y continua a las necesidades humanas vitales y urgentes derivadas de las condiciones sociales de pobreza y de las lluvias, derrumbes, inundaciones y otros eventos producidos por la problemática ambiental; a la infraestructura, transporte y servicios públicos; vivienda y hábitat; ordenación territorial, el desarrollo integral y del uso de la tierra urbana y rural; financiero y tributario; seguridad ciudadana y jurídica; seguridad y defensa integral; cooperación internacional; y sistema socioeconómico de la Nación.

En ninguna parte figura la legislación laboral.

De acuerdo con el Artículo 203 de la CRBV, en el marco de una ley habilitante, el Presidente sólo puede dictar leyes ordinarias.

Hasta sectores afectos al oficialismo, entre ellos el Partido Comunista, que rechaza el autoritarimo, aparte de quejarse por no ser tomados en cuenta, sostienen que la LOT, considerada la más importante después de la Constitución, no debe aprobarse por la habilitante.

Con la que será la cuarta legislación laboral (la primera el 23 de julio de 1928; la segunda en 1936, reformada en 1945, 1947, 1966,1974, 1975 y 1983 y la tercera en 1997), el CP infringe abiertamente mandato constitucional, con la conchupancia. Esta palabra es registrada por Diccionario de la Real Academia Española con marca de venezolanismo, y la califica como contubernio”. Y esta aparece definida en el Diccionario de venezolanismos, tal alianza dolosa. En términos populares, dicha “conchupancia” es un sinónimo de corrupción política.

Los miembros de la Comisión Presidencial elaboradora del proyecto de LOT lo que han hecho es conchuchar, que en lenguaje cubano –lo debe saber el CP- es “Ponerse de acuerdo una persona con otra o varias para hacer algo ilícito o para perjudicar a terceros”.

Hipócritamente lacayos del régimen dicen que debatieron con 20 mil personas y miembros de la Comisión niegan conocerla. Como distracción imponen otra trampa: inflacionario salario mínimo y fondo de prestaciones para confiscación ese patrimonio de trabajadores.

Si el cáncer que el CP palia en Cuba y los venezolanos padecemos aquí, el dos de mayo estrenaremos otra situación laboral.

NOTA MARGINAL: La explosión en las instalaciones de Petrocedeño, de PDVSA, con saldo de un trabajador muerto y dos heridos elevó a 304 los accidentes ocurridos en la industria desde febrero 2003, con resultado de 78 fallecimientos y 2.807 lesionados, centenares de gravedad.

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios