¿Se dio inicio ya a la transición?

Si de algo podemos estar seguros es que nada pasará. Después de Hugo Chávez no habrá guerra civil, ni invasión de marines, ni sacudidas sociales, ni golpe de Estado. Ni inmolaciones en masa. No habrá diluvio, ni nacerán niños deformes, ni correrán al revés las aguas de los ríos. Este país no se incendiará. Nada de eso sucederá. Más allá de algún discurso ardoroso, de cierta tímida petición de “¡al Panteón!”, y de las anémicas lumbres de fanáticos tardíos, alguna mañana gris presenciaremos una ceremonia de despedida más bien frugal. Cautelosa. Eso sí, a falta de cadenas a deshora, del corri-corri que sigue a cada amenaza, de los abundosos cuentos y delirios, cortadas las regaladeras y los insomnes descaros del poder, entraremos, de repente, como a los recodos de un insufrible vacío. Como a una especie de colectiva ingravidez emocional. Y a partir del día siguiente, sin esta psicosis a la que hemos acabado habituándonos, así nos dé pena confesarlo, correremos el riesgo de convertirnos en la comarca más aburrida sobre la faz de la Tierra.

Aunque, me apresuro a decirlo, al adivinar el ceño fruncido en el plácido lector de domingo, tampoco es que sobre los suelos de la nación se desplegará, ipso facto, a partir de esa fecha equis, un lecho de rosas. Que nadie piense que, pese a la aparente calma, la patria estará ya a salvo, vacunada contra espantos. No se puede remover una pudrición tan grande sin que afloren las ratas y el hedor persista por un tiempo largo. Será preciso estar alerta. Alerta frente a los que se van, hartos de recursos y mañas, y pretenderán volver ante el menor descuido. Alerta frente a los que llegan, para que el mal no vuelva a triunfar, con otros signos y en otras carnes. La arbitrariedad de ahora no deberá ser suplantada por la arbitrariedad de un nuevo repertorio de truhanes, por más que se trate de nuestros truhanes.

Ahora, lo cierto es que esta revolución penetra los velos del pasado de donde vino. De pasado está hecha. Nunca encaró el futuro ni validó una esperanza cierta. Su ideología la componen los desmentidos de la historia. Una historia mal leída, pésimamente interpretada, soberbiamente adulterada. Su héroe, sin épica ni gloria que consagrar, cuidó, con celo, que su obra dependiera enteramente de él, de su imagen, única y unívoca, razón por la cual no habrá de sobrevivirlo. Está a punto de lograrlo. No habrá chavismo sin Chávez y él está enfermo. Es más, está muy enfermo, eso no puede ser ocultado. No se trata de entrar en una competencia necrofílica entre periodistas por ver quién revela el último dolor sufrido, el primer estertor. Pero un destacado oncólogo con acceso a información que pudiera considerarse privilegiada, ha revelado a su íntimo círculo de colegas que, en su opinión, el Presidente tiene un sarcoma no del psoas (músculo), “sino de otro órgano de la pelvis y en ese caso de la vejiga, colon o incluso de la próstata, que tiene alta probabilidad de metástasis a la columna vertebral”. Plantea que él cojeaba seguramente “porque tenía un síndrome de compresión muscular por metástasis en la columna vertebral: la cojera se le quitó con radioterapia, pues es así como se tratan las lesiones a este nivel.” Luego de una serie de consideraciones científicas, el especialista concluye en que, “ya metastásico, se trata de un cáncer terminal y el tratamiento es paliativo. Entre otras cosas se usan esteroides, que sólo se mantienen por el tiempo que dure la radioterapia, a menos que los médicos lo mantengan por mucho tiempo, más de lo deseable, y el paciente sufre una inflamación en la cara y el abdomen que se conoce como síndrome de Cushing. Por cierto, mantener con esteroides a un paciente con cáncer tanto tiempo es contraproducente, pues lo inmunosuprime más”. Es decir, crea déficit inmunológico. Estima, además, que la radioterapia aplicada fue de mala calidad o de manera indiscriminada, lo cual podría dejar efectos adversos, que cita, y no reproducimos, por respeto a su condición humana.

Visto desde otro ángulo, Daniel Asuaje, quien ha sido consultor de marketing político y analista de entorno en Venezuela y otros países de la América Latina, además de ex gerente general del Instituto Gallup de Venezuela y ex presidente de Gauss International, al confiarnos un análisis de su equipo al lenguaje corporal del Presidente y a otras señales contenidas en su dramático discurso del 30 de abril, observa que se produjo en un Salón de los Espejos completamente reacondicionado, con un pódium grande colocado justo después de la puerta de acceso. De esta manera, advierte, los asistentes no vieron que fue llevado en silla de ruedas. “La transmisión se inició con Chávez ya detrás del pódium y finalizó antes de que lo abandonara. Todas las tomas fueron hechas desde la media distancia y de frente. La única toma close-up fue de perfil y fugaz como un relámpago”.

Indica que cuando expresó estar feliz por firmar la nueva Ley Orgánica del Trabajo, esbozó una sonrisa completa, real; pero “al momento de despedirse invocó a Cristo y mostró el crucifico que tenía el 11 de abril. Declaró su confianza en un milagro, pero sus microgestos y la emisión de la voz no fueron consistentes con esta declaración de confianza. Al momento de su despedida se le quebró la voz y fue notorio el gran esfuerzo por contener sus lágrimas. Su voz y gestos descubrían una gran desesperanza”.

No se le escapa al analista que Nicolás Maduro se mantuvo de pie, al costado derecho del Presidente. Cree que el mensaje principal que deseó enviar es que está al frente de sus responsabilidades, con las botas puestas. “No hubo mención a la campaña electoral, como si ésta no existiera. No mencionó a su contrincante. No hay cambios en el Tren Ejecutivo. No se nombra a Maduro vicepresidente. Es decir, ‘todo está normal’. La presencia de Maduro a su costado derecho y tan próximo a Chávez podría significar que es la persona más cercana en estos momentos. La ubicación en un plano distinto al de los demás no es sólo física, sino también política. (…) Chávez sabe que nombrar a su sucesor sería su muerte política. Él hará hasta lo imposible para que su muerte física y la muerte política se den juntas. Esto es más importante que ‘su’ revolución, por ejemplo”.

Asuaje aduce que al proponer el retiro de Venezuela de la CIDH, Chávez “juega cerrado con los señalados y señalables como incursos en delitos contra los derechos humanos, corrupción y narcotráfico, maniobra que difícilmente pudo haber sido hecha sin consultar a los cubanos. Ante la actual debilidad política de Chávez, por su enfermedad, este paso puede ser la exigencia de este grupo a cambio de mantener no sólo su apoyo, sino quedarse tranquilos y no insistir en una salida de toma del poder antes del 7 de octubre. Ambos están comprando tiempo para sus próximas jugadas”.

Considera una “jugada maestra de equilibrio” el anuncio de la creación del Consejo de Estado, que tiene, a su juicio, varias explicaciones interesantes. Una sería entenderlo como el inicio de la transición. “Al fortalecer a los llamados ‘narcosoles’, equilibra su poder, incorporando al Gobierno a un operador civil de primer orden, y de ‘izquierda’, como es J.V. Rangel, quien fue Canciller, Vicecanciller y Ministro de Defensa. Eso lo hace un factor con conexiones internacionales, dentro del aparato gubernamental y la Fuerza Armada. Es también un modo de poner a pensar a quienes ven a Maduro como el sucesor designado, y decirles que ‘la suerte no está echada aún’. Chávez no dejará un sucesor designado, pero dejará la distribución del poder en términos tales que el más hábil se quedará con él, no necesariamente quien tenga más cañones. Con esta jugada apacigua también a los cubanos, que ven a los ‘narcosoles’ como una amenaza potencial en dos sentidos: a) ellos, con todo el poder, significan inestabilidad en el suministro petrolero, habida cuenta de que serán duramente combatidos por la comunidad internacional y por factores locales; y b) ellos, con todo el poder, condicionarían el envío de petróleo al ingreso franco de Cuba dentro de las rutas del narcotráfico, cosa que los Castro han evitado a todo trance, porque saben que conllevaría la desaparición de su revolución: USA tolerará un régimen comunista en sus adyacencias, pero no un narcoestado”.

Por último: “Su petición de ‘un milagro’ es la confesión más contundente de que su destino está escrito. Su dramático quiebre al final opera cuando hace alusión a que pronto estará recorriendo ‘las calles queridas de la Patria’. Allí se produce el estallido emocional en una clara indicación de su convicción íntima de la imposibilidad de este evento. De hecho, antes de ese estallido su declaración de fe no está voceada en tono emotivo, sino en un tono de voz que quiere ser directivo, pero sale como una súplica”.

De manera que los riesgos y peligros de ahora podrán apagarse, es verdad, pero surgirán otros. Tendremos que sortear las correrías de nuevos demonios. Los que surgirán de las fisuras de una libertad que no hemos tenido el valor de tallar enteramente a pulso. Los de una cultura democrática que exhibió cuan vulnerable y tosca es. Los de una sociedad parcelada, vaporosa y descosida, que no ha aprendido a diferenciar entre promesa y maldición, entre amor y pasión, entre rebeldía e insolencia.

 

Repiques

El oficialismo está empecinado en sacar del juego a los gobernadores Henri Falcón (Lara) y César Pérez Vivas (Táchira). Nos informan que el 14 de mayo presentará su informe la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, que preside ese gladiador en la lucha contra la corrupción y señor de la credibilidad que es Pedro Carreño. El 14 de agostó harán en plenaria la recomendación de inhabilitarlos, y procesarlos penalmente.

Leído en Twitter:

@iFrasesGeniales: “Admiro a mis amigos… No llego a entender cómo me soportan”

@espaciopublico: “Increíble Sebin visita a Últimas Noticias por publicación de crucigrama”

@Sangarccs: “Fueron, votaron, decidieron, sin tumores, morfina, milicos, ladrones, intrusos, tibisayes, luisas estelas, apontes y fideles. ¡Qué envidia!”

@ibepacheco: “Venezuela es una muestra de cómo un país sobrevive sin un presidente”

Fernando Segnini me cuenta el siguiente viacrucis para recuperar un vehículo a la orden de Fiscalía: “Hace dos meses un pariente fue asesinado en un vehículo de la familia. Luego de que al Cicpc le diera el ánimo de mandar experticia a la Fiscalía 10, al fin me entregan oficio (lar-10-1640-2012) para ir al estacionamiento Concordia, vía a Quíbor. Allí llegué (recién operado) y la secretaria averiguó dónde carrizo estaba el vehículo, ya que allí no era. Apareció en Cabudare (Estacionamiento Judicial Country C.A). Volví a Fiscalía (11 a.m.). A las 2 p.m. salí a Cabudare (me llevé el dinero que en Fiscalía me sugirieron: Bs.F 1.000). Según recibo en mi poder (00000879) me cobraron Bs.F 1.500 en grúa, desde la Av. Vargas al Cicpc y de allí al Country. Me rebajan Bs.F 180 porque eso fue lo que logré sacar del banco, más Bs.F 25 diarios de estacionamiento (por 60 días). Cuando logré ver el vehículo tenía destrozada la tapicería (según por el olor de la sangre los perros del estacionamiento se la comieron), varias raspaduras por roces con otros vehículos, los cauchos espichados (y presumo que envejecieron dos meses), faros retrovisores rotos. Había que sacarlo de allí en otra grúa para meterlo al taller y reconstruirlo. Me fui al mismo servicio de grúas y de regreso me cobraron Bs.F 250 solamente. Pregunto: Esos mil y pico de más que me cobraron primero, ¿para quién serán? Y, ¿quién me paga los daños ocasionados en el estacionamiento? El colmo es que hoy me llamaron del taller. Sale pérdida total: dañaron piezas del motor, rompieron la barra de la dirección (¿o se la cambiaron por otra?)

“La costumbre es la ley de los tontos”. John Vanbrugh

En su última visita a Barquisimeto, le robaron la cartera a Olga Tañón. Ahora le tocó a Julio Iglesias, en Valencia. Y en Cumaná ocurrió algo peor. Se metieron personas armadas a robar y golpear a los integrantes de la Orquesta Sinfónica del estado Sucre, en el salón donde ensayaban. Se llevaron instrumentos musicales, carteras, celulares y hasta descalzos dejaron a varios de los músicos, en su mayoría menores de 15 años, pertenecientes a familias de escasos recursos. ¡Qué mala nota!

“La ventaja de tener mala memoria es que se goza muchas veces de las mismas cosas”. Federico Nietzsche

Resulta que la carta a Hugo Chávez que comentamos la semana pasada atribuida a su ex esposa Nancy Iriarte Díaz, no fue escrita por ella. El Universal la publicó, pero luego hizo la aclaratoria. Nosotros también.

“Fingimos lo que somos; seamos lo que fingimos”. Pedro Calderón de la Barca

Un beso a todas las madres en su día. La mía me ilumina desde lo alto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios