Observa el politólogo Horacio Zavala: Nadie puede extrapolar el futuro con resultados de una encuesta

Cuando al politólogo y profesor universitario Horacio Zavala, quien es muy acucioso en todo lo relacionado con el acontecer político, se le pregunta: ¿Se puede creer en las encuestas, cuyos resultados son publicados en páginas enteras de algunos diarios como parte de la propaganda política?, su respuesta es tajante:

-Las encuestas son fotografías de un momento y, por lo tanto, nadie puede con seguridad extrapolar al futuro los resultados que arroje un sondeo. Desde hace algunos años, las encuestas han venido siendo vendidas a la persona interesada, en especial a un candidato a cargo público por elección popular, como si fuese un avión de reconocimiento. Pero, este tipo de instrumento, no dispara, sino que esa función le corresponde al bombardero.

-¿Cómo se puede explicar esa comparación?

-Los efectos que busca ese tipo de encuesta son dos: uno, psicológico, como es darle ánimo al que está ganando y deprimir al que va perdiendo y financiero. El o los que están financiando la campaña pueden aportar más dinero pero, al revés, le recortan o niegan los recursos al que está desfavorecido.

-Entonces, ¿es un negocio?

-Desde hace cierto tiempo, hay dos tipos de encuestadoras: las que no se venden y las que sí lo hacen.

-¿Cuáles son las primeras?

-La más prestigiosa es la Gallup, que es de origen estadounidense; pero, no funciona en Venezuela. Se fue de nuestro país hace más de treinta años, porque quienes tenían la franquicia se vendieron y la empresa decidió no concederle licencia a nadie desde entonces. Otra es la Gaither, que también se retiró de Caracas porque a consecuencia de sus representantes venezolanos, en 1978, fue acusada de haberse vendido a Luis Piñerúa Ordaz, quien aspiraba a la presidencia de la República con el apoyo de Acción Democrática. Después de esa acusación quiso lavarse la cara dando una diferencia de 3 puntos, pero en definitiva entre Luis Herrera Campins, el abanderado socialcristiano, y el candidato adeco fue de 2, 76 puntos representados en 146 mil votos dados por Lara y Carabobo.

-Se ha referido a las extranjeras. ¿Y las nacionales?

-Hay tres empresas consolidadas: Datos, que es la encuestadora más antigua, porque comenzó a funcionar en 1954; Datanálisis y Mercanálisis, la cual todavía no ha dado resultados sobre las candidaturas de Hugo Chávez y Henrique Capriles Radonski. Fue la única que, en 1988, acertó con exactitud los resultados entre Carlos Andrés Pérez, candidato de AD, y Eduardo Fernández, de Copei, el primero de los cuales se impuso 52 por ciento sobre 40 por ciento del segundo, En esa ocasión, 6 puntos obtuvo Teodoro Petkoff, 3 Edmundo Chirinos y el resto quedó para Ismenia de Villalba y los otros aspirantes.

-¿Y de las que se venden?

-Son encuestadoras de maletín.. La primera fue creada por Copei en 1988 y su nombre era Issue, cuya traducción del inglés es tema. Desde el comienzo señaló un empate técnico y al final puso a ganar por cinco 5 puntos a Eduardo Fernández. En el mismo año surgió otra, denominada Aponte y Asociados, la cual contrario a la primera, dio al final como ganador a Carlos Andrés Pérez.

-¿Cuándo comenzaron las encuestadoras a dar resultados previos a las elecciones presidenciales?

-Conviene recordar que Datos no surgió con fines políticos, sino como una empresa para determinar el consumo masivo de los productos comerciales. Los sondeos políticos comenzaron en 1968, ha precisado Boris Bunimov, quien escribió el libro Sociología Electoral Venezolana. Pero, los resultados no se conocían en el transcurso de la campaña electoral sino al final de la misma. No fue sino hasta 1973 cuando comenzó la divulgación de las consultas y la primera en hacerlo fue Gaither, la cual anunció el despunte de Carlos Andrés Pérez, lo cual originó que Pedro Pablo Aguilar, secretario general de COPEI, se molestara porque el candidato de ese partido, Lorenzo Fernández, aparecía muy mal parado en los resultados. Pero, en 1978 los concesionarios se vendieron.

-Aparte de esos hechos, ¿en qué año comenzaron a perder la credi bilidad las encuestadoras?

-En 1983. Rafael Caldera puso en duda los resultados que arrojaban los sondeos de opinión hechos por las empresas que se ocuparon de determinar las simpatías de los electores. Todas coincidían en que iba a ganar Jaime Lusinchi, como en efecto ocurrió 56 a 34 pero, Caldera, entonces manifestó que la verdadera encuesta era el día de las elecciones.

Sin embargo, esa desconfianza no ha desaparecido desde entonces. En 1988, Carlos Andrés Pérez fue dado comoabsoluto punteador. En 1993, la mayoría decía que Caldera, quien era apoyado por el llamado “chiripero” (unión de diferentes organizaciones políticas minoritarias), ganaba pero, algunos dirigentes de lo que había sido el partido fundado por el propio Caldera, como Oswaldo Álvarez Paz, considerado como uno de sus delfines, dudaba de las consultas hechas a los electores. Incluso, algunas encuestas señalaban que iba a triunfar Claudio Fermín. Lo raro es que éste, en la mayoría de las encuestadoras aparecía como el cuarto y último de los competidores, y terminó llegando en el segundo lugar.

En 1998, aunque Irene Sáez, la ex alcaldesa de Chacao, comenzó punteando en las encuestas, todas, ya al fragor de la campaña, decían que todas las estimaciones proyectaban la victoria de Hugo Chávez y se esgrimía como razón que ya los partidos tradicionales ya no les impactaban y esperaban que los destinos del país fueran regidos por un militar.

Henrique Salas Römer, quien era el contendor al que Chávez dedicaba todos sus ataques, no pudo aglutinar las simpatías de Acción Democrática y Copei, partidos éstos que en un acto desesperado prescindieron violentamente de sus candidatos. El sábado, los adecos echaron por la borda a Alfaro Ucero, el caudillo de la organización blanca; y el domingo, Copei se desprendió de Irene Sáez.

-En estos momentos, ¿persiste la duda sobre los resultados de las encuestas?

-No se puede creer en lo que están diciendo las encuestadoras. El gobierno ha contratado a Grupo de Investigaciones Sociales (GIS), por ejemplo. ¿Cómo se puede creer que sean ciertos los datos aportados por una empresa de Jesse Chacón, quien fue ministro de Chávez y candidato a la alcaldía de Chacao propuesto por el propio Chávez? Tampoco en el Instituto Venezolano de Administración de Datos (IVAD), que dirige Félix Seijas, quien fue director de la Oficina Central de Estadísticas (hoy Instituto Nacional de Estadísticas, INE) durante el gobierno de Jaime Lusinchi.

Fue el mismo que en el proceso interno de Acción Democrática dijo que sus estudios demostraban que Octavio Lepage iba a ganar 75 a 25 contra Carlos Andrés Pérez y el resultado fue al revés, 60 a 40. Ahora recibe grandes contratos del gobierno nacional.

En el caso de Hinterlaces, su dueño, como lo sabe el mundo político venezolano, fue del Movimiento al Socialismo; pero, desde hace un año para acá se ha cuadrado con el gobierno. En una entrevista que le hicieron Kiko Bautista y Carla Angola dijo que Chávez iba a ganar. Pero, es una figura invitada en forma constante por quienes tienen programas de opinión en el Canal 8 y sus declaraciones, al respecto son difundidas en Correo del Orinoco y Vea.

Tampoco se puede creer en Consultores 21 y en otras encuestadoras que dan unos números muy generosos a favor del candidato del gobierno y su gestión.

Foto: Ricardo Marapa cuto

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios