Benjamin Terán: Los derrames rompen la cadena de vida

Otro derrame petrolero mancha la ecología venezolana. En esta oportunidad, ocurrió en Campo Nipa, municipio Anaco, el pasado domingo 19 de agosto.
Aunado a esta situación, se encuentra el otro vertido de crudo registrado el pasado 12 de agosto en Los Olivos II, donde además fueron afectadas cinco familias que fueron trasladadas a un reconocido hotel de la localidad, ya que sus viviendas fueron afectadas por el petróleo.
Sobre esta situación, la periodista del diario El Tiempo, Danella Luces, comentó que “se rompió una tubería de petróleo de 26 centímetros. Se presume que las herramientas y estas tuberías están vencidas. Ya cumplieron su vida útil. Lo que más se teme es que el crudo llegue al embalse La Estancia, ya que allí desembocan diferentes ríos contaminados. Los niños de las familias que fueron desalojadas están intoxicados, mientras que los padres esperan una indemnización por parte de Pdvsa”.
Con este suman cuatro los derrames petroleros simultáneos en tan sólo diez días en el oriente de Venezuela.
“El hidrocarburo será siempre un elemento altamente contaminante. Una empresa como Pdvsa necesita y requiere un personal especializado y preparado para el mantenimiento continuo de estos equipos técnicos”, explicó el profesor de Estado, Política y Ambiente en la Universidad Yacambú y magíster en Impacto Ambiental, Benjamín Terán.
“Es el bioma humano el que actualmente se está viendo afectado, además de la naturaleza porque con estos derrames se rompe la cadena de vida”, agregó.
Destacó el profesor e investigador que esos impactos ambientales en Venezuela han aumentado desde el 2010, siendo el 2012 el año en el que se han causado más daños irreparables.
“Cuando uno ve estos casos, se pregunta dónde está el Ministerio Público y el del Ambiente. El Estado está transgrediendo el capítulo número 9 de la Carta Magna, el cual establece mandatos de obligatorio cumplimiento, que están siendo violados alegremente”, manifestó Terán.
“Los artículos del 127 al 129 establecen que, previo a la realización de toda actividad que pueda generar problemas ambientales, se debe hacer un estudio sobre el impacto ambiental. El Estado debe proteger y mantener la diversidad biológica y frente a esta situación, tan repetitiva como alarmante, demuestra todo lo contrario. Las políticas de mantenimiento permanente deben existir como forma de prevención”, agregó.

Foto: Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios