Sólo hay cauchos hechos en el país

¿Cuántas veces se ha escuchado que lo más importante en la seguridad de un carro son sus cauchos? Es por eso que clientes y usuarios de los distribuidores de estos insumos, no escatiman esfuerzos y sacrifican sus ahorros en la compra de los cauchos, aunque el incremento de estos, en los últimos años, haya sido exponencial.

Un equipo del diario EL IMPULSO se trasladó hasta varios comercios distribuidores de neumáticos de la ciudad para constatar el precio en el cual se comercializa este repuesto y conocer la actualidad de este ámbito. En este sentido, se constató que existen muchas opciones que el usuario puede acceder para tratar de gastar lo menos posible, aunque si el daño es considerable y no se quiere arriesgar con la seguridad, no queda otra que hacer una fuerte inversión en este insumo.

Precios variables

Los precios de los neumáticos más convencionales y los que se usan de forma general para cualquier vehículo son aquellos que, en la medida de su rin, van desde las 13 pulgadas hasta las 16.

Conforme el tamaño, su precio va en aumento; es así como para aquellos que están calzados en un rin con menor envergadura, son comercializados con un precio ligeramente superior a los mil bolívares. Seguidamente, aquellos configurados en una medida de 14 pulgadas por rin, sus precios alcanzan los 1.500 a 2.000 bolívares y, hasta 2.700 para rines 16.

Las características de los neumáticos son variadas, y cada una de ellas, en consecuencia, modifica el precio final del producto. Especificaciones como la altura del caucho, el grosor de su huella, el tamaño del rin y el tipo de fabricación (radial o convencional) son las variables que modifican el costo del producto, además de la casa que lo fabrica.

Disponibilidad asegurada

Sobre la disponibilidad se puede decir que es normal. Usuarios acuden a cualquier comercio distribuidor de cauchos y consiguen lo que andan buscando, salvo alguna coyuntura que interrumpa momentáneamente la existencia de alguno de estos productos.

Especialistas como Javier Sequera, distribuidor y miembro de la Cámara de Importadores y Distribuidores de Repuestos Automotrices del estado Lara indicó que aquellos neumáticos fabricados en el país no desaparecen de los comercios, a diferencia de los importados que ya no se encuentran en el mercado. Marcas extranjeras de empresas establecidas en Venezuela como Firestone, Bridgestone, Pirelli y Goodyear, son fáciles de conseguir, y mantienen el mercado.

Osmerly Suárez, coordinadora de tienda de una importante distribuidora de cauchos en la ciudad, explicó que, pese a la situación económica que vive el país y el encarecimiento de los productos, la comercialización de los neumáticos para vehículos sigue siendo muy alta, sobre todo en algunos picos que se registran a lo largo del año.

“Las personas piensan mucho en su seguridad, es por ello que antes de la Semana Santa y las vacaciones del mes de agosto, los usuarios compran los cauchos para colocárselo a sus vehículos”, explicó Suárez.

Opciones alternativas

Sin embargo, hay quienes, debido a la situación económica, priorizan las necesidades básicas para satisfacer y buscan soluciones alternativas al cambio inmediato de los neumáticos. Es por esto que en el caso de carros particulares, si la goma ha sufrido un daño superficial y aún tiene vida útil por delante, usuarios deciden hacerle un arreglo al caucho antes de deshacerlo.

La reparación consiste en la instalación de un parcho o derretir parte de la goma para tapar la abertura en el caso que el daño sea peor. De cualquier forma, esta reparación puede ir desde los 50 bolívares hasta los 150.

Además, si el daño es insalvable pero no se cuenta con los recursos para adquirir uno nuevo, está la opción de comprar neumáticos de segunda mano o usados en buen estado. Dependiendo del estado actual, el precio de estos cauchos pueden variar entre los 300 a 600 bolívares la unidad, sometido a las mismas características que varían el precio en uno nuevo.

Importaciones: dolor de cabeza

Por su parte, Sequera indicó que, más allá de la inflación o la crisis económica, el problema más serio que debe hacer frente los diferentes comercios y distribuidores de cauchos, son las divisas. Al parecer, en lo que va de año, este sector sólo ha participado en una de las 4 subastas que han habido para el otorgamiento de dólares oficiales. Este déficit afecta a las empresas radicadas en el país y que fabrican los cauchos, lo que ha mermado los índices de producción. Además de esto, la permisología parece representar un problema mayor, “la importación de cauchos se acabó porque, para ello, piden un permiso que no lo otorgan con el justificativo de que aquí (en el país) se fabrican neumáticos”, dijo Sequera.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios