Planteamientos – Universidad, Responsabilidad Social y DH

Una aproximación al tema, desde la perspectiva tanto teórica como práctica, para tratar de establecer la relación entre dichos constructos, parte de la premisa que en la literatura existente, como resultado del “estado del arte”, se detecta un vacío en cuanto a su abordaje como compartimientos estancos, sin conexión alguna, lo cual dificulta su comprensión como realidad compleja. El reduccionismo metodológico y la ubicación del tema en el contexto en el cual surge, subyace como rasgo central, entre otros, en muchas investigaciones y estudios que se realizan en la Universidad.
Una década antes de finalizar el siglo pasado, constatado el fracaso de un modelo de desarrollo fundamentado en una concepción economicista, comienza a volverse la mirada sobre lo social, con base en el debilitamiento de los valores y, las consiguientes promesas de redención de la humanidad hacia el progreso inexorable, sobre los cuales se erigió la denominada época moderna, con todas sus instituciones: el Estado, las empresas y la sociedad civil.
Sostiene Sergio Fernández Riquelme, catedrático de la Universidad de Murcia, que “el desarrollo humano aparece como la nueva cuestión social del siglo XXI, trasunto de las ´fracturas sociales’ presentes en el mundo globalizado, y que impele a redefinir la Política Social en sus fundamentos teóricos y en sus medios de acción.” Advierte el citado autor, entre otras consideraciones, que el desarrollo humano integral se despliega en diversos ámbitos, lo cual habla de su multidimensionalidad, evidenciándose que el simple “crecimiento” no es suficiente; que la riqueza mundial se incrementa en términos absoluto, pero no es menos cierto que las desigualdades también. “En las zonas más pobres, algunos grupos gozan de un tipo de superdesarrollo derrochador y consumista, que contrasta con situaciones persistentes de miseria dehumanizadora, corrupción e ilegalidad”.
A partir de las propuestas contenidas en la Teoría del Desarrollo Humano, elaboradas por Mahbub Ul Haq, Amartya Sen, Paúl Streeten y Martha Nussbaum, entre otros, y la formulación del Indice de Desarrollo Humano, adoptadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, comienza a hablarse de la emergencia de un nuevo paradigma en este campo del conocimiento. Asociado a dicha propuesta, es lanzado, en el Foro Económico Mundial, en Davos (1999), el denominado Pacto Global, con el cual la Responsabilidad Social adquiere partida de nacimiento oficial.
PROhumana, una organización sin fines de lucro, creada en esa época, define la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), como “la contribución al desarrollo humano sostenible, a través del compromiso y la confianza de la empresa hacia sus empleados y las familias de éstos, hacia la sociedad en general y hacia la comunidad local, en pos de mejorar el capital social y la calidad de vida de toda la comunidad”.
A propósito del origen y razón de ser, también se señala que la Responsabilidad Corporativa viene a ser la respuesta de las grandes corporaciones y de los organismos internacionales para intentar contrarrestar la imagen negativa del sistema capitalista mundial, del cual forman parte, y de mantenerse a largo plazo en el mercado nacional e internacional, incorporando principios éticos, y una visión global, compleja y flexible al cambio que está ocurriendo en el entorno.(Néstor Romero, dixit. LUZ).
En el caso del Estado, contrariamente a quienes sostienen que la Responsabilidad Social es inherente a su propia naturaleza, la asunción del paradigma del Desarrollo Humano Sustentable plantea un nuevo reto, en tanto orientación o modelo de desarrollo. Los principios del Pacto Global no son excluyentes para las instituciones oficiales.En el caso venezolano, la CRBV, en la definición del modelo socioeconómico (Artículo 299), así lo contempla.
Particularmente, abrigamos la sospecha que muchas Universidades, continúan formando profesionales, investigando y haciendo extensión, sobre la base del viejo paradigma, es decir, del modelo de desarrollo soportado en el crecimiento económico.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios