Ámbitos, un espacio para el encuentro

La Fundación para las Artes Ámbitos, abrió sus puertas al colectivo larense el pasado viernes 29 de noviembre, con la colectiva Vértice, muestra que reunió las propuestas artísticas de 19 creadores de varias regiones del país, entre estas, Lara, Caracas, Mérida, Maracaibo, Anzoátegui y Trujillo.

La exposición, en homenaje al crítico de arte Willy Aranguren, se inauguró ante una importante asistencia de creadores y público en general.

Al Vanegas, curador, expositor y representante de la fundación junto a Claudia Salmón, expresó que en Vértice convergen diferentes planteamientos estéticos.

“Nuestra intención es hacer cultura, tener más espacios para el arte, por ello le daremos cabida a las expresiones visuales, la literatura, la música y la formación, algo primordial de la institución, al igual que el intercambio y las alianzas”, destacó Vanegas.

El artista invitó a los estudiantes de la Martín Tovar y Tovar y de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, UCLA, a pasearse por el recinto a fin de interactuar con el discurso plástico de Vértice. Convocó igualmente a los creadores del país.

“Queremos que a lo largo de las exposiciones que tenemos planificadas participen artistas locales y nacionales para promover la reciprocidad. Está previsto inaugurar una individual y luego una colectiva, de forma intercalada”.

Como museógrafo, añadió, considero que la apertura de un espacio es fundamental para la ciudad y sus habitantes.

“Así como otras fundaciones, Ámbitos luchará por una ciudad más habitable y menos violenta. Mientras existan más espacios para la cultura, tendremos menos violencia, un espacio para la cultura es un espacio para el encuentro, así los venezolanos alcanzaremos la armonía y viviremos respetando las diferencias”.

Vértice es eso. Diferentes propuestas plásticas que se llevan de la mano de forma extraordinaria. Cada una ocupa su espacio, tiene un ámbito dentro del espacio expositivo.

Diversidad y calidad

Por su parte, Claudia Salmón, indicó que con Vértice se le rinde homenaje a Willy Aranguren por su cercanía con casi todos los artistas plásticos.

“Willy escribió sobre todos los artistas barquisimetanos, un gran crítico de arte, reconocido, con trabajos de investigación, libros, una persona bastante valioso que no quisiera que lo olvidaran. Quisimos arrancar con él porque se lo debíamos”.

Ámbitos, añadió Salmón, si bien es un espacio pequeño, se apoyará en la calidad de las obras expuestas, un lugar abierto para todo el mundo, para artistas consagrados y noveles.

“El único filtro será la calidad de la propuesta. Tenemos cantidad de proyectos, así como facilitar cursos, talleres, charlas, bautizos de libros”, aseguró la publicista.

Respecto a Vértice comentó que se trata de una muestra significativa de lo que será el concepto de Ámbitos. “Gente mayor, menor, artistas de trayectoria y jóvenes en un mismo espacio. Queremos mostrar que hay calidad y no hay distinciones de ningún tipo”.

Explicó que la colectiva estará abierta hasta el 22 de diciembre y para el mes de enero, la fundación promete sorprender con una interesante y diversa exposición.

La institución funcionará de martes a viernes de 9:00 de la mañana a 12:00 del día y de 3:00 a 5:00 de la tarde. Sábados y domingos de 9:00 de la mañana a 1:00 de la tarde.

Vértice

La lectura de Vértice es dual. Los concurrentes pueden empezar por la derecha o la izquierda. Tiene un ritmo sugerente y un gran cierre.

Como muestras anfitrionas están las obras de Antonio Vargas y Néstor Betancourt. Luego, yendo de derecha a izquierda, el visitante se encontrará con la obra de Vanegas, los rostros abstractos de Mariette Putterman y la intención onírica de Wilmer Lugo. Sigue, la abstracción lírica de Alejandro Feo y la interesante propuesta del joven merideño Jesús Serrano, quien con cuatros años en el oficio, denota una notoria calidad plástica.

De la abstracción pasamos a la geometría constructivista de Esteban Castillo y la abstracción-figuración de Justo Ozuna y sus impresionantes horizontes nocturnos, planteamiento que da paso a las ciudades de María Elena Rojas y el cinetismo de Rómulo Contreras. Al lado, la obra de Dayris Gómez, va más allá de los límites de la estructura y el color con su serie Cayenas. Rompe el espacio.

Cierran, Licia Salvatora con su escultura en madera y piedra, dos elementos antagónicos que se funden; Ricardo Benaím con un planteamiento a partir del reciclaje y la cotidianidad; Edixon Parra, padre del tapiz contemporáneo; Bernardo Nieves y sus estilizados caballos y Antonio Montes de Oca con un planteamiento en el que explora el collage, investigativa, donde nada es al azar.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios