2013 cerrará con más de 24.500 muertes violentas en el país

Al finalizar 2013, cerraremos el año con un estimado conservador de 24.763 muertes violentas en el país y una tasa igualmente conservadora de 79 fallecidos por cada cien mil habitantes, asegura el Observatorio Venezolano de Violencia, en su informe de fin de año.

Explican que el año 2013 se observó un incremento en los homicidios, los cuales continuaron con un crecimiento en las grandes ciudades que ha acompañado el cambio poblacional de las urbes y también se encontró un incremento superior en las ciudades medianas y pequeñas, zonas hacia las cuales se desplazó el delito violento.

“En este mismo año se notó también un muy leve incremento en las cifras de averiguaciones de muerte y un crecimiento importante en los casos de resistencia a la autoridad”, precisan.
Puntualizan que las muertes violentas representan en Venezuela el 12% de la mortalidad general, “de cada cien venezolanos y venezolanas que fallecieron en el año 2013, por todas las causas posibles (enfermedades del corazón, cáncer, diabetes, HIV), 12 de ellos murieron por causas violentas distintas a los accidentes o los suicidios”.

La mayoría de las víctimas de las muertes violentas, en las tres modalidades consideradas en este reporte (homicidios, averiguaciones de muerte y resistencia a la autoridad), son varones.

“Un hombre en Venezuela tiene 16,5 veces más posibilidades de ser víctima de homicidio que una mujer”, puntualiza el OVV.

Sentencian además que el exceso de mortalidad de los hombres con respecto a las mujeres, debido a la violencia, está creando una distorsión demográfica en el país.

“En Venezuela nacen un 6% más varones que hembras, pero en los años recientes están muriendo un 53% más de hombres que de mujeres; una parte importante de esa diferencia se debe a las muertes violentas. El impacto económico y social de esta situación es relevante, pues los decesos ocurren de forma mayoritaria entre los hombres jóvenes, quienes se encuentran en edad productiva, por lo cual se afecta la composición de la pirámide poblacional, las relaciones de dependencia demográfica y está disminuyendo la esperanza de vida de los hombres”.

Por otra parte, critican la falta de información por parte de las fuentes oficiales, recordando el 2003 como el último año donde fueron publicadas estadísticas con respecto a las muertes violentas.

“En diciembre del 2003 fue el último momento en el cual se pudo tener acceso libre a la estadística sobre criminalidad y delito en Venezuela; hasta esa fecha, las cifras de delitos conocidos por la policía eran públicas, se podían obtener sin trabas de las autoridades y estaban disponibles en los anuarios y en las páginas electrónicas de los organismos competentes para cualquier investigador o ciudadano. El incremento notable que se reportó en ese año 2003, en el cual ocurrieron 11.342 homicidios y que mostraba que en los cinco años anteriores se habían más que duplicado los asesinatos, fue quizá lo que motivó la decisión gubernamental de prohibir la difusión de la información”, detalla el informe.

Finalmente los investigadores de las 7 universidades nacionales que conforman el observatorio aseguran que Venezuela necesita ser pacificada.

“Los investigadores de las universidades nacionales que formamos parte del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) deseamos, y creemos, que es posible lograr con el esfuerzo y la cooperación de todos, una ciudades seguras, que sean inclusivas socialmente y prósperas económicamente”, concluye el estudio.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios