#ImpulsoMundial La venganza de Van Gaal

Louis Van Gaal, con sus decisiones tácticas, está ayudando al buen Mundial que está realizando Holanda, clasificado a cuartos de final de Brasil-2014. El técnico, polémico y a menudo criticado, está realizando su particular venganza.
Corría el año 2006 y Louis Van Gaal estaba como loco por entrenar a una selección. En una entrevista a Catalunya Radio lanzó un deseo por si alguien le quería oir: entrenar a un equipo nacional con ambiciones.

“Tengo la ambición de entrenar a Argentina o España, en general a una selección grande, porque a nivel de clubes ya lo he ganado todo y a partir de 2008 me gustaría hacerme cargo de una selección que pueda ganar el Mundial”, señaló en octubre de ese año.

Entrenar a Holanda parecía inaccesible, debido al paso anterior de Van Gaal por la selección naranja, a la que había dirigido en la fase de clasificación al Mundial-2002 y no había conseguido clasificarla.

Su país quedaba fuera de un Mundial por primera vez desde 1986. Tras aquel fracaso, Van Gaal regresó al Barcelona.
En aquella entrevista en 2006, Van Gaal también se mostraba dispuesto a entrenar “a alguna selección de África” e incluso a Brasil o Inglaterra, “que últimamente no está jugando bien”.

Pero se veía capaz de hacer a España ganar un título, en una época en que la Roja no acababa de imponerse, aunque a partir de 2008, comenzaría a sumar trofeos, como las Eurocopas de 2008 y 2012, y el Mundial de 2010.

“España puede ganar campeonatos. Otras selecciones, como Bulgaria, por ejemplo, no pueden”, añadió Van Gaal.

Tras ganar varias ligas con el Barcelona y el Ajax, con el que logró también una Liga de Campeones, una Intercontinental y una Copa de la UEFA, buscaba de nuevo una selección, para demostrar que su fracaso con Holanda en 2002 fue una anécdota.

Pero le vino una propuesta del Bayern Múnich, donde estuvo dos temporadas y ganó una liga.

Nueva oportunidad

A continuación le llegaría la oportunidad de entrenar de nuevo a Holanda en 2010, cuatro años después de haber lanzado sus ganas de dirigir a una selección. Tenía la oportunidad de tomarse la venganza de la fase de clasificación al Mundial de 2002.

Ahora, en cada rueda de prensa se toma la revancha sobre los que no creían en él, autoproclamando sus tácticas como la clave de los partidos.

“Lo hemos hecho tan bien porque somos un equipo muy compacto. Mi equipo ha ejecutado mi plan a la perfección”, presumía el entrenador holandés tras la goleada que logró su equipo en el debut de Brasil-2014 contra España (5-1).
Después de ganar a Australia en la segunda fecha por 3-2, el técnico holandés se volvió a echar flores.

“Australia nos dominó en el primer tiempo y por eso modifiqué nuestro sistema y pasamos al 4-3-3”, señaló el entrenador.

Contra Chile, a la que Holanda ganó por 2-0 en el tercer partido de la primera fase, se mostró agresivo ante todo aquel que criticase sus tácticas defensivas, incluido el seleccionador de Chile, Jorge Sampaoli.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios