Venezuela espera medidas tras gira de Nicolás Maduro

Una Venezuela en recesión espera expectante el retorno del presidente Nicolás Maduro de una gira mundial en busca de auxilio financiero, para saber si el Gobierno adoptará nuevas medidas ante la crisis económica.

El país recibió el año 2015 esperando un ajuste en el sistema cambiario que el propio Maduro prometió el 30 de diciembre, pero que postergó hasta el final de un viaje cuya duración nunca fue anunciada.

Tras visitar desde el 5 de enero Rusia, China, Irán, Arabia Saudí, Qatar y Argelia, volvió este miércoles sorpresivamente a Rusia, donde se reunirá con su par Vladimir Putin.

La reunión será para un “intercambio de opiniones (…) sobre la situación de los mercados mundiales del petróleo”, según un comunicado del Kremlin.

De la gira hasta ahora el gobierno solamente anunció que China invertirá en el país 20.000 millones de dólares -sin dar fechas, plazos ni identificar proyectos- y que se negociaban préstamos -también sin precisar montos ni plazos- con la banca qatarí.

Maduro también intentó una cruzada en varios países petroleros para formar un bloque que enfrente el descenso del crudo.

Hasta ahora sus gestiones -de acuerdo con lo informado- solo se han traducido en manifestaciones de deseo de estabilidad del mercado desde las monarquías del golfo Pérsico.

Devaluación

 

En Venezuela, donde la escasez provoca largas filas para comprar comida o medicinas, los economistas esperan las medidas cambiarias anticipadas por Maduro antes de su viaje, aunque sin la certeza de si alcanzarán para descomprimir las tensiones del control de cambios que rige desde 2003.

La última devaluación fue en febrero de 2013 y en 2014 el gobierno estableció tres tipos de cambio oficiales: 6,3, 12 y 52 bolívares por dólar. La medida supuso asimismo una devaluación de la moneda local. El panorama financiero y económico del país con las mayores reservas petroleras mundiales no es halagüeño en el corto plazo. El martes la agencia Moody’s rebajó dos niveles, hasta Caa3, la nota de la deuda venezolana y consideró que el riesgo de default de este importante exportador de petróleo había “aumentado claramente”.

Por su parte la banca de inversión Barclays emitió el mismo martes un informe en el que advierte que “aún en el peor escenario” no se espera alguna decisión sobre los bonos venezolanos “hasta el cuarto trimestre de 2015, cuando se concentran los mayores vencimientos de deuda”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios