Más de 100 familias estuvieron interesadas en adoptar a Ángel de Jesús

A pesar de que su llegada al mundo fue bastante accidentada por haber sido abandonado en un basurero por quien lo trajo al mundo, al bebé «Ángel de Jesús»  le sobraron familias que quisieran adoptarlo y de hecho ya se encuentra en un hogar.

Se trata de un niño nacido los últimos días de febrero en un centro asistencial de Lara, sin embargo a los pocos días de llegar a este mundo su progenitora lo lanzó a la basura, en la calle  la carrera 17 entre calles 40 y 41.

El 28 de febrero personal del aseo urbano encontró sorpresivamente a un bebe en la basura, a quien rescataron y llevaron al Servicio de Emergencia 171, donde recibió atención y fue bautizado simbólicamente con el nombre de Ángel de Jesús.

Ángel de Jesús fue hospitalizado en el Hospital Pediátrico donde recibió atención médica y estuvo internado por alrededor de 2 semanas.

La noticia del hallazgo de un recién nacido sobreviviente en la basura conmocionó  al estado Lara. Más de 100 familias se acercaron a la sede del Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos del Niño, Niña y Adolescentes en Lara, así como al  Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de Iribarren para solicitar la custodia del pequeño.   Así como, otro numeroso grupo de personas solo querían conocerlo y le llevaron ropa, pañales y artículos personales.

A pesar de la buena intención de los ciudadanos  en torno a «Ángel de Jesús», adoptar a un niño no es tarea sencilla. Es necesario cumplir una serie de requisitos ante el estado venezolano para poder ingresar al Programa Nacional de Familias Sustitutas, donde existe un registro de solicitantes.

Una de las familias registradas en ese programa fue la afortunada, y ahora brinda abrigo al bebé. Su estadía  con este grupo familiar no es definitiva, sin embargo todo apunta a que si no aparece la familia del pequeño, permanecerá en ese hogar. Aunque la decisión final la tiene el Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Niño saludable

A pesar de estar expuesto a diferentes bacterías y virus, «Ángel de Jesús» no presentó ningún problema de salud, informó la Consejera de Protección encargada del caso, Lili Torres.

«Ángel de Jesús fue un valiente. Es un niño sano que no presentó ningún problema ni tuvo ninguna secuela por lo vivido» destacó Torres.

Durante su estadía en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga de Barquisimeto,  ganó peso, se le realizaron una serie de exámenes que señalaban el buen estado de su salud.

 Casos similares

Este caso estremeció a la comunidad larense, debido al lugar donde fue abandonado, sin embargo, ocurre con frecuencia que madres dejen a sus hijos en sitios públicos como iglesias y clínicas.

Indira Suárez, directora del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de Iribarren, contó que el caso de Ángel de Jesús es único porque sobrevivió a adversas circunstancias, pero no lo es en cuanto a su abandono.

En una oportunidad fue dejado un recién nacido en unas escaleras de la Policlínica de Barquisimeto y en otra frente a la iglesia San José. Ese niño dejado en la Iglesia en el centro de la capital larense tenía a su lado una carta de su madre en la que explicaba que no tenía dinero para mantenerlo y por eso decidió dejarlo allí, dónde esperaba pudieran cuidarlo.

» Dejan a los niños en iglesias, conventos con la idea de que allí podrán crecer como en las películas pero en la vida real no es tan sencillo. El proceso de adopción de un niño es complejo» destacó.

Suárez también denunció que la mayoría de las personas que desea adoptar a un niño, quiere a un bebé, sin embargo a muchos niños de diversas edades que necesitan un hogar y se encuentran en casas de abrigo.

Lea también: Bebé de dos días de nacido es abandonado en la basura

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios