Seis muertos tras descarrilarse un tren en Filadelfia (Fotos)

Con la luz del día se hizo evidente la destrucción causada por el descarrilamiento de un tren de Amtrak en Filadelfia en el que murieron seis personas y decenas resultaron heridas.

Algunos sobrevivientes tuvieron que escapar por las ventanas de los carros volcados; uno de los siete vagones quedó completamente destrozado.

El accidente cortó la ruta ferroviaria más transitada del país, entre Nueva York y Washington, mientras los investigadores federales comenzaban a buscar la causa del siniestro entre los restos retorcidos del convoy.

El tren 188 del servicio rápido Northeast Regional viajaba de Washington, D. C. a Nueva York cuando descarriló poco después de las 9 de la noche del martes. A bordo había 238 pasajeros y cinco tripulantes, indicó la compañía ferroviaria Amtrak.

El alcalde Michael Nutter, que confirmó las muertes, dijo que la escena era horrible y todavía no se había localizado a todos los que iban en el tren.

“Es un caos absolutamente desastroso”, dijo. “Nunca he visto nada como esto en mi vida”.

Más de 140 personas fueron trasladadas a hospitales para ser atendidas o evaluadas y seis estaban heridas de gravedad.

Sobrevivientes

“Es una escena devastadora aquí”, dijo Nutter. “Caminamos toda la longitud del tren, y la locomotora se separó por completo del resto del tren, y uno de los vagones está perpendicular a los demás. Es increíble”.

La parte delantera comenzaba un giro cuando empezó a sacudirse antes de detenerse de forma repentina.

Un empleado de The Associated Press, Paul Cheung, viajaba en el convoy y dijo que estaba viendo videos cuando “el tren empezó a desacelerar, como si alguien hubiera tirado del freno”.

“Entonces, de pronto podía ver todo sacudiéndose”, dijo. “Veía las cosas de la gente volando sobre mí”.

Cheung dijo que otro pasajero le había instado a escapar por la parte trasera del vagón, cosa que hizo. Otros pasajeros trataban de salir por las ventanas de los vagones volcados, dijo.

La pasajera Gaby Rudy, de 18 años y procedente de Livingston, Nueva Jersey, volvía a casa desde la Universidad George Washington cuando se produjo el siniestro. Estaba durmiendo, señaló, cuando de pronto sintió que el tren “caía de la vía”.

Los minutos siguientes estuvieron llenos de cristales rotos y humo, dijo Rudy, que sufrió lesiones menores. “Nos dijeron que teníamos que correr lejos del tren por si viniera otro tren”, dijo.

Otro pasajero, Daniel Wetrin, estaba entre las decenas de personas trasladadas después a una escuela primaria.

“Creo que el hecho de que saliera andando lo hace aún más surrealista porque mucha gente no salió caminando, dijo. “Salí caminando como si estuviera en una película. Había gente de pie, gente con el rostro ensangrentado. Había gente, sillas, mesas rotas por el compartimento (…) cables eléctricos tirados por el suelo cuando salías del tren”.

Varios heridos, entre ellos un hombre que se quejaba de dolor en el cuello, fueron trasladados en camillas. Otros salieron tambaleándose de los vagones, y fueron subidos a autobuses municipales.

La causa del descarrilamiento era desconocida en un primer momento, aunque Amtrak dijo estar investigando, y señaló que había enviado luces portátiles para iluminar la escena durante la noche mientras los trabajadores inspeccionaban los restos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios