Red de Instituciones solidaria con universidades

Rosmir Sivira/Foto: Archivo |

Ante la “guerra del Gobierno nacional, a las universidades tradicionales del país”, la Red de Instituciones Larenses se pronuncia al respecto y pide se les garanticen, al menos, las condiciones mínimas de trabajo, a fin de no perder calidad académica.

Así lo comentan representantes de la conformación, entre ellos el doctor Marco Tulio Mendoza, quien subrayó que el pronunciamiento de representantes de la Asamblea Nacional (AN) en contra de la academia, es “un comentario político  y sin sentido”.

En tal sentido, subrayó que se trata de medidas de presión que  las obligan a continuar en actividades sin garantía de recursos para su ejercicio, que por demás es un derecho: la educación de calidad.

“Es lastimosa la situación que viven las universidades nacionales… Hay una política nacional en contra de la educación universitaria: asfixia a través de los presupuestos, disminución de las posibilidades para el disfrute de programas de extensión e investigación, entre otros”.

Salario de hambre

Subrayó que “los salarios de hambre” de los docentes universitarios generan empobrecimiento del profesorado, lo que ha hecho que excelentes profesionales migren a otros países, quedando la nación sin docencia de relevo.

Indicó que un docente venezolano con grado de doctorado (14 años de estudio), a penas devenga en Venezuela $40, a diferencia de otras naciones, donde pueden disfrutar de un sueldo próximo a los $5.000.

Debido a las “míseras” condiciones de trabajo”, ha disminuido el número de aspirantes, con credenciales suficientes para la docencia universitaria, en los concursos de cargo.  Se trata de una pérdida de años de preparación, la cual condena la Red de Instituciones.

No es cantidad, sino calidad

Por su parte, Héctor Pantoja acotó que no se trata de “malas administraciones”, sino de precarios  recursos, sin garantías de calidad.

Subrayó que los modelos universitarios recientemente creados por el Gobierno nacional, sólo promueven la educación masiva, sin profundidad ni pericia, como si se tratara de “un liceo grande”.

Por su parte Mendoza recordó que administrativamente, las universidades son sometidas a una doble auditoria que, en la teoría, impide, un mal ejercicio financiero.

Ante el escenario anteriormente descrito, la Red de Instituciones: se solidariza con las autoridades universitarias y rechazar cualquier acción que pretenda desconocer  la actual situación que enfrentan las universidades del país; formula un llamado de reflexión a fin de  salvaguardar la autonomía universitaria y solicitar la asignación del presupuesto suficiente para garantizar la formación académica; condena cualquier intromisión que ponga en riesgo la autonomía universitaria; apoya la disposición al dialogo  apegado al estado de derecho, con garantías de convivencia democrática y plural; y defiende la perpetuidad de: “La voz del pensamiento libre.”

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios