Vecinos de diez comunidades del oeste protestaron por falta de gas doméstico

Hugo J. Boscán |  Iván Piña |
PROTESTA EN LA FLORENCIO JIMENEZ. COMUNIDADES DEL OESTE SALEN A LA CALLE POR FALTA DE GAS DOMESTICO.24/11/2015. FOTO IVAN PIÑA

Habitantes de al menos diez comunidades de la parroquia Juan de Villegas, cansados de esperar los camiones encargados de llevarles el gas doméstico, salieron este martes a la intercomunal Florencio Jiménez y la mantuvieron cerrada en ambos sentidos durante más de dos horas, reclamando el servicio.

“Tenemos más de dos meses que no nos traen las bombonas con el gas que necesitamos para preparar las comidas y ya no aguantamos más esta situación”, dijo Beatriz Matheus, una de las amas de casa participantes en la manifestación.

Ella reside en Santa Rosalía, sector que, junto a Valle Dorado, Villa Torres, Doña Juana, El Trigal, Santa Rolsalía, Villas del Sol y otras, padecen el problema.

“Tenemos patria, pero no tenemos gas para hacer la comida”, dijo otra que sólo se identificó como Ofelia.

Desde las 8 de la mañana el tránsito automotor quedó obstruido en ambos sentidos, originándose extensas colas de todo tipo de vehículos, en su mayoría camiones y gandolas.

Como siempre ocurre, los pasajeros de colectivos se bajaban, cruzaban caminando las barricadas y abordaban otros vehículos para llegar a sus destinos.

Funcionarios de la Policía Nacional y de Lara acudieron al lugar, a poca distancia al oeste del puente del distribuidor San Francisco, para convencer a los manifestantes de lo irregular de la situación.

“Esta es la única manera que nos prestan atención, y no es la primera vez que tenemos que trancar la avenida para que nos traigan el gas, y tendremos que seguir haciéndolo porque la persona encargada de la distribución como que no sabe nada de eso”, expresó Ramón Lucena, mientras sostenía el cilindro vacío.

Otro habitante explicó que a pesar de que en esas comunidades viven más de dos mil familias, apenas les envían un camión con 50 bombonas que, lógicamente, resultan insuficientes.

“Antes, cuando el gas lo distribuían empresas privadas no teníamos este problema”, dijo Carla, otra vecina.

La protesta se extendió hasta las diez y media cuando llegó un camión cargado de cilindros y comenzaron a venderlos con protección de policías y guardias nacionales.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios