#EspecialDivinaPastora Mi amiga la Pastora me animó

Yandribeth Medina Gutiérrez/KRD | Foto: Iván Piña |
milagros de la divina pastora. 16/12/2015. foto ivan piña

Rina Pangourelis, una joven sana, con un trabajo estable, ejercía una profesión de la que se confiesa amante: es politóloga. Trabajaba en campañas políticas, tenía un nivel de estrés muy alto, pero expresaba alegría, pues estaba ocupada trabajando por su país. En el año 2013, con apenas 36 años de edad, “en la flor de la vida” como expresa el dicho popular, comenzó a sentir mucho malestar, cansancio y otros síntomas.

Fue al médico y le diagnosticaron una “inflamación en el abdomen”, estuvo en tratamiento durante cierto tiempo pero cada vez era más fuerte y pronunciada su molestia.La tarde de un 20 de diciembre, cuando estaba de regreso a su casa, le comentó a una vecina quien es médico, lo que estaba sintiendo.

Posteriormente le hicieron unos exámenes y fue referida a un especialista. Presentaba la hemoglobina baja y otros valores alterados. El panorama se tornaba un poco difícil, le realizaron una colonoscopia de emergencia y su sorpresa fue cuando le dijeron que era necesario operarla de urgencia.

“Yo estaba confundida, no entendía lo que estaba pasando, solo me dijeron que tenía una obstrucción intestinal, pero a la vez no sé, creo que no asimilaba lo que sucedía. Fui a casa, me arrodillé ante el Sagrado Corazón de Jesús y le dije que en sus manos estaba todo el proceso, porque yo desconocía cualquier cosa pero confiaba en su poder”, comentó.

Luego de esta operación le hicieron una serie de exámenes. Esperaban los resultados. El 4 de enero del 2014 fue referida a un oncólogo. “Nunca mencionaron la palabra cáncer; solo que había células malas, pero mi diagnóstico era cáncer de colon con metástasis en hígado. Este diagnóstico te cambia la vida; no entiendes nada. Lloré mucho, pero estaba confiada. Cuando crees en Dios y la Virgen es cuando ellos se manifiestan. Al entender esta realidad paré de llorar y le dije a mis padres que si ellos creían en Dios entonces deberían estar tranquilos porque Él obraría en mí”.

Ella siempre se mostró confiada. Buscaron un especialista en Caracas, comenzó a hacerse quimioterapias, muchas sesiones, nada cambiaba. “Ver mi cuerpo me hacía sentir mal, pero sabía que los planes de Dios eran mejores que los míos; cada vez que venía a Barquisimeto visitaba a la Divina Pastora. Ella es mi mejor amiga, a quien le cuento todas mis cosas, estaba segura que me haría el milagro, solo le pedía una oportunidad de vivir”. Pasaron cuatro operaciones y los cambios no se hacían evidentes, hasta que luego de un año, otra vez en diciembre le dieron esperanzas.

Comenzó la búsqueda de los recursos y nació la Fundación Amigos con Rina, responsable de conseguir el dinero y todo lo necesario. Sus padres estaban muy preocupados porque la operación costaba 450.000 bolívares para ese momento. “Yo tenía mucha fe, sabía que Dios me pagaría esa cuenta, le dije que no tenía dinero, se hicieron rifas, vendimias, y lo más importante, estábamos unidos en una sola oración. La sanación del cáncer era imposible para la ciencia”.

El 6 de diciembre de ese año sintió la necesidad de pasar por Santa Rosa, quería ver a su amiga la Virgen, tenía que ir a Caracas pero pospuso el viaje. “La iglesia estaba llena. Milagrosamente conseguimos dos puestos en la primera fila y, para nuestra sorpresa, era misa de sanación. El padre dijo: Hoy aquí hay sanación de cáncer de colon, fue muy específico. Yo no paraba de llorar; hablé con la Divina Pastora, le dije que sabía que me daría de Navidad la plata que faltaba y una oportunidad de vivir. El 14 de enero de 2015 un amigo me llamó y me transfirió lo que hacía falta. Todo estaba ideado por Dios y la Virgen”.

El nuevo despertar

Rina ingresó al quirófano,. Comenta que estaba tranquila; siempre bendecía a todos los médicos que la trataban. La operación fue el 22 de enero de este año y “cuando desperté, mas dormida y un tanto inconsciente, solo recuerdo haber escuchado: quedaste libre de cáncer, ya estás sana Rina; fue un milagro. Te lo confieso, fue lo mejor que me ha pasado en la vida. Dios existe; la Virgen nos escuchó una vez más. Soy una nueva persona, al servicio de quienes me dieron esta oportunidad”.

El cáncer no sabe con quién se metió, era una de las frases que repetía constantemente.
“Siempre para mí había mañana, nunca lo dudé”.

Historia de una devoción

El padre Sebastián Bernal y su devoción a la Pastora

El padre Sebastián Bernal, oriundo de Maracaibo, se fue a estudiar al seminario de Caracas y allí conoció con mucha espiritualidad la devoción hacia la Divina Pastora; este joven sacerdote para el año 1736 llegó al pueblo de Santa Rosa, en la ciudad de Barquisimeto, como cura propietario, es decir, debía ejercer su ministerio sacerdotal en ese sitio hasta que muriera.

Sin embargo, cuando llegó se encontró con el templo en ruinas debido a un terremoto que ocurrió ese mismo año. Sólo que aquella escena devastadora de la iglesia, no acabó con la voluntad pastoral que transmitía Bernal. Decidido y con el apoyo económico de su familia, levantó un segundo templo, colocando en el lado lateral izquierdo, la imagen de la Divina Pastora.

Este hecho, sostiene el padre Pablo Fidel González, está descrito en el acta de una visita pastoral que hizo el presbítero doctor Carlos de Herrera a la iglesia de Santa Rosa, el día 11 de septiembre del año 1746 y enumera en su inventario, precisamente, a la Divina Pastora, con el niño en sus brazos y las promesas, lo cual indica que desde hacía varios años estaba allí. “No existe ninguna prueba o documento histórico acerca de cómo el padre Sebastián Bernal adquirió la imagen de la Pastora”, sostiene González. Finalmente, el padre marabino pero larense de corazón, falleció el 28 de agosto del año 1794; durante 56 años fomentó la devoción hacia la desposada con San José.

Lea también: #EspecialDivinaPastora #ELIMPULSO y los milagros de la Virgen

#EspecialDivinaPastora “Salvó mi vida y la de mi hijo”

#EspecialDivinaPastora Una imagen en el techo de la casa es una bendición

#EspecialDivinaPastora El privilegio de vivir madre amada

#EspecialDivinaPastora Un niño es un milagro

#EspecialDivinaPastora: Al final del túnel estaba la luz de la vida

#EspecialDivinaPastora Padre Arbey: El milagro más grande fue curarme

#EspecialDivinaPastora Caso inspirador de fe infalible

#EspecialDivinaPastora Mi amiga la Pastora me animó

#EspecialDivinaPastora María intercedió y le dio otra oportunidad

#EspecialDivinaPastora Mi gran milagro concedido fue la sanación

#EspecialDivinaPastora La Excelsa Patrona cuidó su corazón

#EspecialDivinaPastora Salvada por su fe y el amor a sus hijos

#EspecialDivinaPastora Una fuerza celestial le dio aliento

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios