Ramos Allup insiste en hablar en la OEA

M.Girón |

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) reiteró que no renunciará a su derecho de acudir a cualquier foro internacional para expresar sus ideas y su visión sobre el caso Venezuela.

A su juicio, las acusaciones del presidente Nicolás Maduro no tienen explicación alguna, porque la directiva del Parlamento no ha realizado ningún acto para ejercer las funciones del Ejecutivo.

«La Asamblea Nacional no ha nombrado canciller a Delcy Rodríguez, ni a ningún embajador. Tampoco ha suscrito ningún tratado internacional», dijo Ramos Allup durante una entrevista radial.

Sostuvo que si se le concede el derecho de palabra en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) acudirá a manifestar lo que está ocurriendo en el país.

«Todo el mundo está pendiente del caso Venezuela, porque aquí hay una crisis terrible que no se puede negar y esto no es injerencismo», enfatizó.

Agregó que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se ha convertido en una especie de bufete particular para dictar sentencias a la medida y a la conveniencia del Presidente de la República. «Las sentencias han sido recurrentes contra la AN y contra la mayoría parlamentaria, que está allí no por casualidad ni por azar, sino como resultado de las elecciones del 6 de diciembre», precisó.

En este sentido, recordó que desde el momento mismo que se conoció el resultado de los comicios, el gobierno empezó con su persecución, a través del Poder Legislativo encabezado en ese momento por Diosdado Cabello. «De manera que esta es una guerra cantada. Desde ese momento ya sabíamos lo que venía», acotó.

Para Ramos Allup es evidente la angustia por el desbalance emocional que tiene el primer mandatario nacional. «Un presidente que se monta en una tarima y comienza amenazar con demandas. Un gobierno no se puede sostener así, a punta de sentencias y a punto de amenazas», puntualizó.

Finalmente, mencionó que la culpa de lo que está pasando en el país es del gobierno, que no resuelve los problemas y se dedica a culpar al imperialismo norteamericano. «La gente ya no se traga ese cuento, porque es la que vive y padece diariamente esa situación económica y social terrible, agravada día a día por la torpeza de un presidente que está emocionalmente desequilibrado», culminó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios