“Guardias Nacionales amenazan al pueblo de Chávez”

Mariángel Massiah | Foto: Juan Brito |

La lucha  por parte de los miembros de la comunidad de Bobare para exigir sus alimentos, se extendió a un segundo día. La protesta del  jueves finalizó apróximadamente a las cuatro de la tarde. A las cinco de la mañana del viernes, se dispusieron en cerrar la  carretera Lara- Falcón, nuevamente.

José Gregorio Camejo, jefe del Circuito de  Lucha Popular de la zona, manifestó que continuarían en las calles hasta obtener una respuesta por parte de los voceros oficiales de Mercal y Pdval, por ser las instituciones que deben hacerse cargo de la distribución de comida dentro de las comunidades.

Durante la protesta pacífica era permitido el paso  a todos los camiones que transportaban alimentos, para evitar que se produjera un saqueo por terceros, y los responsabilizaran a ellos por las acciones.

No obstante, aseveró que a las 9:00 a.m. recibieron la visita de un grupo de funcionarios de la Guardia Nacional, quienes violentamente les arrebataron las tres barricadas colocadas en la avenida. Ante eso “las luchadoras de la comunidad” realizaron un cordón de seguridad, mientras imploraban las gloriosas notas del Himno Nacional.

Lesbeida Escobar, miembro de la comunidad Las Delicias, informó que al momento en que los funcionarios llegaron al lugar,  las mujeres del pueblo se colocaron frente a ellos, y los mismos las apuntaron con los fusiles. “Nosotras sólo nos quedamos juntas luchando, y esperamos que comenzaran a disparar o lanzar bombas lacrimógenas”.

Durante más de media hora se mantuvo una lucha entre los habitantes de Bobare y los Guardias Nacionales, que supuestamente los amenazaron de disparar si no despejaban la zona. “Llegaron con las escopetas como los propios malandros, apuntando y mandándonos a despejar el área”.

Escobar aseveró que ante esas amenazas le recordaron el pensamiento de Simón Bolívar: “Maldito sea el soldado que vuelva las armas contra su pueblo. Quieren desintegrar la unión cívico militar que existe”.

Henry Camejo, miembro de la UBCH, recordó que la violencia genera mayor violencia, y ante la represión de la guardia ellos se mantendrían “pacíficos y con amor”, hasta lograr su cometido. “Nosotros creemos en esta revolución, no nos hagan dudar de ella, porque los actuales dirigentes no cumplen con el mandato de Chávez; él trabajaba para el pueblo, y jamás habría permitido que pasáramos hambre, o en peores circunstancis ,  que nos amenazara la guardia que nos representa”.  En horas del mediodía recibieron una llamada por parte de la Defensoría del Pueblo. Todo el grupo de protestantes alquiló un autobús de la zona para dirigirse a dialogar con los responsables “del hambre que azota al pueblo”.

En la reunión, se acordó un encuentro con los encargados de Pdval y Mercal del estado, para este próximo martes en horas de la tarde.  Mientras están a la espera que se efectúe dicho diálogo, mantendrán la vía abierta. Camejo indicó que dependiendo de la respuesta que obtenga  podrían  retomar o no, la protesta.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios