FOTOS En ruinas El Cardenalito del Oeste

Hugo J. Boscán/Fotos: Iván Piña |

Quienes se desplazan por la intercomunal Florencio Jiménez, en ambos sentidos, no pueden menos que decepcionarse ante el estado de deterioro en que se encuentra El Cardenalito del Oeste, el parque más importante de la parroquia Juan de Villegas y de la zona más habitada de Barquisimeto.

Lo que prometieron como un agradable sitio de recreación para las familias de las numerosas comunidades del oeste, debido a la falta del debido mantenimiento, está convertido en un lugar inhóspito donde no provoca estar por las condiciones negativas que presenta, prácticamente en toda su extensión.

La fuente de agua, si funcionó alguna vez, dejó de hacerlo hace mucho tiempo, y hoy está convertida simplemente en un lote de tuberías que no prestan servicio alguno.

Lo que fueron áreas verdes, con grama, están cubiertas por la maleza seca a causa del intenso verano; el sistema de riego tampoco funciona desde hace años, por falta de agua o porque los antisociales se han robado las tuberías; lo mismo ocurre con el sistema de iluminación pues los tableros corrieron la mismas suerte; las plantas ornamentales se han secado en su mayoría por falta de agua, dando lástima a quienes se atreven a ingresar a lo que aún puede llamarse parque.

En El Cardenalito del Oeste, todo fue dejado “a la buena de Dios” por parte de la alcaldía de Iribarren, e incluso el vagón del tren que allí fue colocado como atracción está convertido en una guarida de antisociales que en las noches se reúnen para consumir drogas y planificar sus acciones delictivas.

La estructura con el nombre de la ciudad ha sido víctima de los delincuentes que en algunos sitios han desprendido los bloque pequeños con los que fueron construidas cada una de las letras.

¿Será que como está en el oeste de la ciudad no le brindan el mismo mantenimiento que al del este, donde todo está verdecito y tienen de todo?”, se preguntó una mujer que lo utilizaba para cruzar la avenida.

Agregó que varias veces ha escuchado que lo van a recuperar, pero todo se queda en promesas y conforme pasa el tiempo, el parque, que es la puerta de entrada a los visitantes procedentes de los estados del occidente del país, sigue deteriorándose y dando un feo aspecto.

En realidad esa es una pregunta que se hacen los habitantes de esa porción de Barquisimeto cuando se enteran por los medios de comunicación de las inversiones que la alcaldía hace frecuentemente en El Cardenalito del Este para que se mantenga en óptimas condiciones para quienes a diario lo utilizan para caminar.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios