Apple cambia enfoque de su proyecto automovilístico

AP/Foto: AP |
A self-driving Ford Fusion hybrid car is test driven, Thursday, Aug. 18, 2016, in Pittsburgh. Uber said that passengers in Pittsburgh will be able to summon rides in self-driving cars with the touch of a smartphone button in the next several weeks. The high-tech ride-hailing company said that an unspecified number of autonomous Ford Fusions with human backup drivers will pick up passengers just like normal Uber vehicles. Riders will be able to opt in if they want a self-driving car, and rides will be free to those willing to do it, spokesman Matt Kallman said. (AP Photo/Jared Wickerham)

Apple quizá no se convierta en un fabricante de automóviles pero aun así aun desea desarrollar su propia tecnología para vehículos autónomos. El proyecto automovilístico de la fabricante de iPhones _un secreto a voces desde hace tiempo en Silicon Valley_, ha dado un giro y se centrará en la creación de tecnología para vehículos autónomos que no necesitan un conductor humano.

El nuevo liderazgo de la compañía al parecer no prevé que Apple pueda algún día construir su propio vehículo, pero ha abierto la puerta a asociaciones con empresas automovilísticas.

El nuevo énfasis fue confirmado el viernes por una persona enterada del proyecto después de que el periódico The New York Times informara que Apple ha «replanteado» su estrategia automovilística. La persona solicitó el anonimato porque no estaba autorizada a hacer declaraciones sobre el proyecto.

Apple no hizo el viernes declaraciones oficiales y de manera sistemática ha declinado confirmar sus ambiciones en el sector automovilístico.

Sin embargo, Elon Musk, director ejecutivo del fabricante de vehículos eléctricos Tesla, informó que Apple ha contratado centenares de ingenieros, entre ellos algunos de Tesla, para que trabajen en un proyecto automovilístico.

Las autoridades locales en la zona de la bahía de San Francisco aseguran que Apple se comunicó con ellas el año pasado para utilizar una antigua base naval que fue convertida en un centro de pruebas automovilísticas.

En fecha más reciente, The New York Times y Bloomberg News han informado que los esfuerzos iniciales de Apple para diseñar su propio vehículo han sufrido un vuelco administrativo y demoras técnicas.

Los expertos de la industria señalan que la construcción de un vehículo es un desafío increíblemente complejo para cualquier compañía, incluso para una con la capacidad técnica de Apple.

Además la manufactura automovilística conlleva más aspectos regulatorios y jurídicos que la fabricación de un iPhone o una computadora.

Sin embargo, la industria tecnológica se adentra cada vez más en el sector automovilístico, en el que Apple, Google y otras firmas compiten en el desarrollo de programas informáticos que contribuyan a administrar _por lo menos_ la información y los sistemas de entretenimiento dentro de los vehículos actuales.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios