Diputado Guillermo Palacios: Hay que sancionar la corrupción no los cacerolazos

Sala de Redacción / Foto: Archivo |

El diputado Elías Jaua “no tiene autoridad moral para pedir que se sancione al pueblo venezolano por protestar con cacerolas a un gobierno, a un Presidente y a sus dirigentes que han hecho de la corrupción y del narcotráfico una política de estado para enriquecerse y fomentar grandes emporios de fortuna personal”, manifestó el diputado Guillermo Palacios.

“Lo que es sancionable y debe ser castigado con toda la fuerza de la Constitución y las leyes es la corrupción, que es lo que el diputado del PSUV Elías Jaua quiere ocultar tras esas declaraciones de pretender solicitar que a quienes toquen cacerolas se les apliquen sanciones”, agregó Palacios, secretario general de UNT Lara.

Es así que el propio diputado Jaua tiene abiertas averiguaciones en la Fiscalía General de la República que no han prosperado porque han sido engavetadas, pero el país entero recuerda con indignación cómo, siendo ministro, utilizó los aviones del Gobierno para fines personales e incluso para trasladar a Brasil a la doméstica de su familia con armas en su equipaje. Estos hechos motivaron la apertura de expedientes en ese país, siendo esto silenciado por el gobierno, el PSUV y el propio parlamentario, recordó.

Así mismo, Palacios anunció que en los próximos días solicitará la comparecencia de Jaua ante la comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional para que explique lo relacionado con el otorgamiento de recursos por el orden de los 250 millones de dólares para la construcción del sistema de riego en el Valle de Quíbor, lo cual hasta el momento no se ha ejecutado. La empresa brasileña Queiroz Galvao, a cargo de la construcción de esa obra por adjudicación directa, aún no la ha concluido.

Esto último forma parte de ese affaire que es la estafa que se ha cometido con los recursos asignados para la terminación de la represa Yacambú-Quíbor. El Gobierno abandonó su terminación y dejó la obra en manos del hampa y de los delincuentes de cuello blanco que dilapidaron los recursos y dejaron a una buena parte del estado Lara, aproximadamente 62% de la población, sin que se beneficiaran del agua y de las potencialidades del Valle de Quíbor, apuntó el parlamentario.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios