FOTOS Entrada de Mercabar colapsa por alcabala

Mariángel Massiah / Foto: Héctor Andrés Segura |

Un mes se cumplió desde la segunda inspección del año realizada por funcionarios de la Superintendencia de Precios Justos (Sundde)  y la Guardia Nacional en las instalaciones del Mercado Mayorista de Barquisimeto (Mercabar) en un operativo dentro del marco de la Gran Misión Abastecimiento Soberano.

A pesar de que las inspecciones no continuaron dentro del establecimiento, cada domingo, desde hace aproximadamente un mes,  funcionarios de la  Guardia Nacional habilitan una  alcabala en donde revisan tanto la mercancía como los papeles de los camiones que ingresan al mercado.

El descontento de los vendedores que semana tras semana se dirigen al mercado a llevar su mercancía es específicamente por las largas colas que se forman para entrar, algunos alegan que duran incluso hasta cinco horas y se ve afectado tanto su tiempo de trabajo como el viaje de retorno.

“Yo llegué a las tres de la mañana y logre entrar a las ocho. Este mercado  supuestamente es  libre pero tuvimos que esperar que a la guardia le diera la gana de abrir, porque ellos controlan eso a su antojo e incluso dejan que gente que llega  a las siete de la mañana pase primero que quienes madrugamos. Ellos en la entrada tienen un cuello de botella y se canalizan cuatro colas en una sola entrada”, así lo expresó Argenis Rodríguez, un comerciante de Mérida que cada domingo viaja para Barquisimeto a traer su mercancía.

José Ramón Barrueta, comerciante de la zona, informó que aquella alcabala no solo juega con el tiempo de los productores y vendedores. Asevera que los comerciantes que vienen del campo no encuentran ya qué hacer, muchos de ellos por sus condiciones no tienen la posibilidad de sacar sus guías  o crear un registro y por la falta de estos, simplemente les quitan su mercancía y pierden todo su trabajo. A pesar de la presencia de los cuerpos de seguridad, la delincuencia azota el lugar.

“De qué sirve tanto movimiento de los guardias nacionales si todos los que hacemos vida aquí estamos expuestos a que nos roben mercancía de los camiones o utensilios de los galpones. Es algo que sucede eventualmente y ninguno está exento. Ya en este mes robaron más de tres galpones de este pasillo, de eso es que deberían estar pendientes, de la seguridad y no de ver qué mercancía pueden quitar”, enfatizó Isidro Ortiz Escalona, quien tiene más de 36 años con un local comercial en el establecimiento.

En otro orden de ideas, Ortiz informó que desde hace una semana incrementó el costo de los tres peajes que se encuentran dentro de Mercabar, la razón: supuestamente el dinero no les alcanza para hacer frente a los gastos operativos y de nómina dentro del establecimiento. No obstante, el costo de los mismos es incluso más elevado que las tarifas de los peajes ubicados en las autopistas principales del país (las cuales sí tienen un gasto grande de mantenimiento).

La cantidad de 100 bolívares debe cancelar un carro liviano y los camiones entre 250 y 500 (dependiendo del tamaño) por alcabala.

“Yo gasto hasta 1.500 bolívares en peajes cuando vengo para acá, incluso hay quienes entran solo a buscar una cestica de tomate y pagan 700  bolívares. Nos exigen que vendamos a precio justo pero a veces ni siquiera conseguimos ganancia”, reiteró Ortiz.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios