Discapacitados y adultos mayores desfavorecidos en colas

Manuel Yépez / Fotografía: Héctor Andrés Segura |

Desde muy tempranas horas de la mañana el Central Madeirense de la Av. Los Leones acoge en sus adyacencias un significativo grupo de personas que, según su número de cédula, se disponen a hacer “la cola” para adquirir los productos básicos.

Hombres, mujeres, jóvenes y adultos son solo algunas de las personas que se pueden observar en el lugar, pues a ellos se suman un notable grupo de discapacitados y adultos mayores que el día de ayer, 22 de septiembre, denunciaron ser “los más desfavorecidos en la lucha por conseguir los alimentos”.

“Aquí las cosas cambian todos los días, siempre se hace una cola para aquel lado (izquierdo) y otra para este (derecho). En aquel lado hacen las colas los chamos, los que pueden y están sanos; y en este otro lado hacemos dos colas, una para los señores de la tercera edad, y otra para los discapacitados, pero hoy los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) no quisieron reconocer la cola de los discapacitados y nos juntaron a todos”, así declaró Alonso Castañeda, quien se encontraba esperando su turno para ingresar al lugar.

La hora de llegada a este reconocido supermercado, ubicado en el C.C. Los Leones, es intermitente, hay quienes llegan a las 4, 5 o 6 de la mañana, pero otros comienzan a hacer su cola desde el día antes; una vez allí los efectivos de la GNB les retiran su cédula de identidad y a punto de las 8 de la mañana, cuando abre el local comercial, ellos se encargan de llamar a las personas según el lado al que pertenezcan, así narró la señora Carmen Chávez al sostener que “eso no sirve para nada, pues la prioridad son los bachaqueros y los trabajadores del centro comercial, no los discapacitados ni los señores de la tercera edad”.

La parte de atrás de este supermercado tampoco se libra de las cotidianas colas que acompañan el paisaje regional en los últimos tiempos; aunque, al parecer, ser parte de esta otra aglomeración de personas podría resultar más provechosa si se tiene en cuenta lo dicho por Pedro Gutiérrez, un vecino del sector que señaló “allá atrás, por la Cantv, se hace una cola para los familiares de los que trabajan en el Central Madeirense y para los empleados públicos que tienen la prioridad y pasan primero” lo que aumenta la desesperación de quienes están por el frente esperando avanzar.

Así mismo, en el lado derecho, en la llamada “cola de la tercera edad y personas discapacitadas” es común observar a este sector de la sociedad portando informes médicos que prescriben patologías como diabetes, osteoporosis, hipertensión arterial e incapacidad residual al 67% como es el caso de la señora Hilda Peña, quien aseguró que “ese trajinar diario le ha desmejorado la salud” y que “la lucha por conseguir los alimentos se ha convertido en un asunto de suerte”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios