José Manuel Puente: Colapso económico exige reconstruir el país

Rosmir Sivira/Fotos: Héctor Andrés Segura |
JOSE MANUEL PUENTE ECONOMISTA PONENCIA FOTO_PRODUCCIONES _SEGURITA récit de vie, relato o retrato de vida @HASPKARATE · Barquisimeto · Agosto de 1989 to present Instagram:@segurita05 [email protected] [email protected] PRODUCCIONES EN BODAS Y EVENTOS FOTOPERIODISMO REPORTAJES DOCUMENTALISTA 04145076793• CIRCULO REPORTEROS GRAFICOS DE VENEZUELA: (C.R.G) 1.134 FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE PRENSA: (F.I.P.) VE-575 SINDICATO NACIONAL TRABAJADORES DE LA PRENSA (S. N. T. P): 5.003

El escenario venezolano ha dejado de ser de crisis económica para convertirse en colapso. Luego de cuatro años consecutivos con el índice inflacionario más alto del mundo y severas caídas del Producto Interno Bruto (PIB), no queda más que atravesar una reconstrucción macroeconómica, la cual exige transformación política en el país.

Tal planteamiento fue realizado por el PHD en economía política de la Universidad de Oxford, José Manuel Puente, durante su ponencia Desafíos de la Economía Venezolana.

Reconstrucción del País, desarrollada en la Torre David con motivo del 23º aniversario de Fundación de Pequeñas y Medianas Empresas (Fundapyme), oportunidad que fue propicia para que el analista manifestara a los presentes, en su mayoría emprendedores, que Venezuela sigue siendo uno de los países con mayor rentabilidad del continentes.

-El éxito económico de Venezuela no es una quimera, es posible, porque en otros tiempo el país salió adelante con sus empresarios, sus gremios, sus sindicatos… Fue por el trabajo de los venezolano que entre 1950 y 1970 nuestra economía se comparó con la de Chile, Estados Unidos, Alemania Occidental y otros.

En opinión de Puente se necesita “reconstruir el país como uno solo, a pesar de las diferencias”, impulsar alternativas económicas que acompañen al petróleo y así separar a Venezuela de la economía rentista.

Proyecciones económicas

El analista acotó que el futuro económico de Venezuela depende de su situación política. No obstante, al tratar sobre proyecciones, citó cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), unas de las más pesimistas entre los analistas internacionales.

La citada organización apunta que la inflación para el presente año podría ser de 700%, en 2017 del 2.200% y en 2018 de 3.200%. La recesión podría ser del 10% en 2016 y de -4.5% para 2017.

Puente sostiene que para generar la transformación económica debe darse: desmontaje del control de cambio y paso a un cambio libre; revisión de los controles de precios y ajuste a la estructura de costos, a fin de promover una mayor inversión; apoyo financiero internacional para el fortalecimiento de las reservas; e implementación de un programa social de ayuda focalizada.

Las respuestas en número

Al realizar un análisis de la situación económica criolla y desmitificar, a través de evidencias numéricas, que la caída de los precios del petróleo no es la causante exclusiva del actual colapso, Puente explicó que entre 1950 y 2015, la historia macroeconómica del país muestra dos escenarios diferentes, ya que hasta 1979 se registró un crecimiento promedio de 6,26%, ubicándose entre las mejores economías del mundo, mientras que entre 1980 y 2015 el promedio de crecimiento fue del 2%, situación que aumentó la pobreza, informalidad e inequidad, para permitir en 1999 la instauración un proyecto político radical.

A esto sumó que entre 1999 y 2014 Venezuela vivió el “boom” petrolero más importante en su historia, en volumen y divisas, al percibir más de $890.000 millones, monto supremamente superior al PID de países como Nicaragua. No obstante, luego del periodo de bonanza, entre 2002 y 2009, se registraron años recesivos con severos brotes inflacionarios, acompañados de pequeñas muestras de desabastecimiento, síntomas intensificados entre 2014 y 2016, lo que se tradujo en una caída del 20% del PIB, a niveles como Africa o de países en periodo de guerra.

El promedio inflacionario de América Latina es de entre 5% y 6%, mientras que Venezuela registra índices hasta 40 veces mayores. También destacó que otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no atraviesan recesiones como la criolla.

En tal sentido, el también profesor del IESA indicó que si bien el periodo acentuado de recesión comienza a verse desde 2014, para la fecha el precio del barril de petróleo era de $96, por lo cual fueron los múltiples desequilibrios económicos los causantes del escenario actual. Entre estos mencionó: control de tasas de interés, control de cambio, control de precios, expropiaciones y nacionalizaciones, lo cual cercó la producción privada e inspiró temores para la inversión.

Vale destacar que entre 1998 y 2015 Venezuela tuvo el peor desempeño económico de América Latina, mientras que la economía de Perú creció cinco veces. Diez años entre las inflaciones más altas del mundo, redundaron en una severa caída del salario venezolano, que actualmente se compara con el de Cuba, generando índices de pobreza aún mayores que los de 1998.

El nivel de riesgo país es elevado y el flujo de inversión extranjera ha caído. Mientras Brasil registra ingresos por $ 500.000 millones y Perú por $74.000 millones, el monto ingresado a Venezuela ha sido de $ 15.280 millones.

Petróleo y otras caídas

Puente recordó que en 2011 OPEP certificó las reservas petroleras venezolanas como las más grandes del mundo. No obstante, la petrolera estatal registra pérdida de capital humano y déficit financiero para la reinversión, por lo que países como Arabia Saudita mantienen una producción cinco veces mayor.

Declaró que la reconstrucción de la economía igualmente comprende una revisión de PDVSA, que solía aportar $96.000 de cada $100.000 ingresados.

En materia de divisas criticó el control de cambios, la multiplicidad de tasas y el amplio margen de diferencia entre el dólar preferencial y el paralelo, lo que genera corrupción y distorsiones en la asignación. Escenario al cual se suman el mermado nivel de las reservas internacional, que en montos líquidos es insuficiente incluso para cancelar la deuda con las aerolíneas internacionales.

Venezuela actualmente importa en productos y servicios $20.000 millones, mientras que en 2015 se importaron $36.000 millones. Dicha reducción, sumado al estrangulamiento productivo nacional, explica la escasez actual, de hasta 90% en algunos rubros.

Reconocimientos y declaratoria

Este día fueron reconocidas diversas empresas, ejemplo de emprendimiento en Lara, al igual que sectores económico de la región y cámaras locales.

El secretario general del Gobierno de Lara, Erick Valles, y la presidenta de Fundapyme, Amarilys D´Onghia, anunciaron también la declaratoria del 27 de septiembre como Día del Emprendedor Larense.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios