Manifestaciones por gas parecen incrementarse

María Fernanda Peñalver | Karen Paradas |

En menos de una semana la Av. Libertador fue tomada nuevamente por un grupo de personas que no pudieron comprar su bombona de gas. El martes pasado se suscitó la misma situación, pues, los dos camiones que llegan la Casa del Proletariado, para surtir a los cientos de clientes, no son suficientes.

En esta oportunidad al menos 400 personas se quedaron por fuera del lote que logró comprar. El malestar de haber permanecido desde la madrugada en la cola y no poder obtener el servicio generó que un grupo de afectados se trasladara a la importante vía y la cerraran como método de protesta, mientras otros se quedaron a las afueras del lugar de venta con la esperanza de que otro camión fuera enviado para su venta.

“Las mismas personas del sindicato nos dijeron que trancáramos, que ellos solo servían como sede para la venta”, dijo Anthony Mavare, uno de los protestantes quien permanecía en el lugar desde antes de las 6:00 de la mañana.

Aparentemente al menos 900 ciudadanos se mantuvieron en la Casa del Proletariado esperando comprar su bombona de gas, pero apenas la mitad pudo hacerlo.

Personas de la tercera edad y de lugares lejanos madrugan para estar de primeros en la cola, pero este esfuerzo a veces no rinde sus frutos correspondientes y, por el contrario, genera consecuencias, como el caso de Santo Pérez, quien sufrió el intento de robo de su bombona y fue golpeado con un tubo.

“Desde el jueves he intentado comprar y nada, hoy tuve que agarrar el día de trabajo y seguro significará que me llamen la atención. Dicen que no hay gas en la planta y es irónico porque para regalar a otros países sí hay”, expresó con rechazo Javier Vásquez, quien se mantuvo en la cola.

El hecho de no contar con el servicio ha generado que las personas deban cocinar a leña, cosa que muchas veces repercute en su salud, así lo explicó María Méndez, quien a pesar de haber sufrido un ACV debe “meterse” en el fogón para poder cocinarle a sus familiares, que en gran parte son menores de edad.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios