Hartos de la crisis, opositores reclaman más dureza a la MUD

AFP/IML | Foto: AP |

“¡Capriles, hermano, a Maduro no lo sacamos hablando!”, le gritó una mujer al líder opositor Henrique Capriles cuando éste intentaba salir en motocicleta de un tumulto durante las protestas que congregaron el miércoles a cientos de miles de venezolanos.

Bañado en sudor y con el rostro castigado por el sol, Capriles montó el vehículo conducido por un escolta y se abrió paso entre el gentío, que minutos antes había oído su discurso del que muchos esperaban anuncios más radicales.

Con su característica gorra tricolor, el dos veces candidato presidencial dio un ultimátum al presidente Nicolás Maduro: si el poder electoral no levanta la suspensión del proceso de referendo revocatorio, la oposición marchará el 3 de noviembre al palacio presidencial de Miraflores para exigírselo.

“Ustedes le permiten al pueblo expresarse o nosotros vamos el 3 de noviembre” a Miraflores, advirtió el principal promotor del referendo desde una tarima instalada en la autopista Francisco Fajardo (este de Caracas), repleta de opositores vestidos de blanco.

Pero la multitud parecía esperar más de él y del presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup. “¡Hoy es el día. Si no salimos hoy, se acaba la Unidad!”, corearon varios en referencia a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Quienes entonaban el cántico pedían avanzar este mismo miércoles hacia la casa de gobierno. “¡Vamos para Miraflores!”, exhortaron cerca de la tribuna.

Capriles intentó zanjar el reclamo explicando las razones de la MUD para esperar hasta el 3 de noviembre. “No somos unos locos”, afirmó, al señalar que para ir a la sede presidencial hay que sumar a opositores de todo el país.

Además, señaló que antes de esa fecha la mayoría opositora en el Legislativo declarará a Maduro en “abandono del cargo”.

En el recuerdo de los venezolanos está la enorme marcha del 11 de abril de 2002, que también se tomó la autopista Fajardo y en medio del fragor continuó hacia Miraflores.

En enfrentamientos aún no aclarados murieron 19 personas y el presidente Hugo Chávez sufrió un golpe de Estado que lo sacó del poder tres días.

    “No queremos chistes”

Las explicaciones de Capriles no fueron suficientes para algunos.  “¡Cobarde, bájate!”, ¡No nos movamos!”, se oyó entre la multitud. Un joven incluso echó de menos al encarcelado dirigente Leopoldo López, quien en 2014 convocó a protestas que dejaron 43 muertos.

“El que está cag…o es él que está en Miraflores”, soltó Capriles en medio del griterío.

Considerado un dirigente moderado, aunque viene endureciendo su discurso, el gobernador del estado Miranda (centro) insistió en ir paso a paso, remarcando que no es “golpista ni guerrillero”.

“Uno de los graves errores de la oposición en el pasado fue jugar al todo o nada. No podemos caer en lo que el gobierno quiere que caigamos”, lanzó el abogado de 44 años.

Las críticas cedieron cuando Capriles descartó que la oposición asista a una reunión con el gobierno, el próximo domingo en la isla Margarita, para un posible diálogo a instancias del Vaticano.

“Por lo menos algo sensato”, exclamó Lucía Russo, diseñadora gráfica de 33 años, cansada, según dijo, de la escasez y la inseguridad.

El dirigente aprovechó su anuncio para pedirle a Maduro que le envíe desde Margarita una foto de la primera dama, Cilia Flores, en bikini. “No queremos chistes”, soltó una joven molesta.

Lo que por momentos parecía un contrapunteo se interrumpió cuando un helicóptero militar sobrevoló el escenario y Capriles instó a los manifestantes a hacerle a la tripulación un gesto obsceno con la mano. Casi todos lo hicieron con el cántico: “¡Y va a caer, este gobierno va a caer!”.

Algunos como Francisco Jaimes, comerciante de 39 años, se desmarcaron de los cuestionamientos a la dirigencia opositora.

“La gente grita por el desespero, por la rabia de que nos hayan quitado el revocatorio. Pero sería una irresponsabilidad mandar a la gente a Miraflores, allá hay colectivos armados”, comentó.

Lucía no esperaba que la marcha se desviara al palacio, pero, agotada por la falta de soluciones a la escasez y la delincuencia, quería que la MUD llamara a una huelga indefinida y a seguir en la calle hasta “que se vaya el gobierno”.

“Esto de marchar sin sentido no vale la pena”, dijo antes de dar la espalda a la tarima para regresar a casa.

Lea también: Las 25 mejores fotos de #LaTomadeVenezuela #26Oct

Maduro: A Miraflores no entrará más nunca la oligarquía

FOTOS Asamblea Nacional declarará en “abandono del cargo” a Maduro #26Oct

Oposición convoca huelga general para el viernes #28Oct

Capriles: Repongan el orden constitucional o iremos el #3Nov a Miraflores

FOTOS y VIDEOS: #LaTomadeVenezuela llegó a la Francisco Fajardo #26Oct

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios