FOTOS: La demanda del gas supera la oferta en Lara

Yandribeth Medina Gutiérrez/Marlyn Silva / Fotos: Juan Brito |

La falta del servicio de gas doméstico, es el malestar que aqueja diariamente a la población. Es un problema que se ha venido agravando en los últimos meses. Anteriormente se escuchaba de unas que otras manifestaciones en comunidades un poco retiradas por la falta de este servicio, hoy en día es parte de la rutina de muchas personas en diferentes sectores del estado Lara, así como el cierre de vías, protestas pacíficas, manifestaciones, quema de cauchos, solicitudes, llamados, exigencias de respuestas que le puedan de alguna manera solventar la situación que presentan por la falta del gas y que los ha puesto en una condición de atraso en cuanto a la forma y manera que deben emplear para poder preparar los alimentos en cada hogar.

En estos momentos se suman más de 15 protestas en lo que va de noviembre solamente en los municipios Iribarren y Palavecino. Hay familias que manifiestan tener hasta tres y cuatro meses sin este servicio tan necesario. Cocinar a fogón se ha hecho común en estos lugares, sin embargo es una medida que ha ocasionado daños a la salud de los habitantes de las diferentes comunidades. Adultos, adultos mayores, niños, jóvenes, no escapan de esta realidad que les afecta.

 

Cierre de vías

Es una opción que se ha convertido en la solución ante las peticiones de cada residente, ya es parte del día a día. Hay quienes expresan que es la única manera de que sean atendidas sus solicitudes, y que lo han logrado de esta manera. “Es lamentable que nos veamos en la obligación de llegar a esto, sabemos que hay quienes necesitan transitar para realizar sus labores diarias, pero no tenemos más opciones, la calle es lo que nos ha dado resultado”, expresó Daniel Pérez, habitante de Agua Viva, Palavecino.

El día de ayer nuevamente se presenció la obstaculización del tránsito vehicular en la entrada de Agua Viva en Cabudare. Las razones: tienen más de dos meses sin la llegada de los camiones que les suministran el gas. “Somos 23 consejos comunales, hay personas especiales y enfermas, nos tocó cerrar la calle para que nos tomen en cuenta porque no tenemos otra alternativa, sin  ninguna respuesta de nada, ya es nuestro tercer día en protesta, nos dicen que traerán los camiones y es una ilusión, sentimos que están jugando con nosotros”, manifestó Carlos Meléndez, representante del consejo comunal de Agua Viva centro.

 

Cilindros revendidos

“Cuando existe la escasez en un producto o servicio siempre aparecen los populares ‘revendedores’, no sabemos cómo hacen para obtenerlos, lo cierto es que llegan a los sectores y ofrecen vendernos las bombonas en Bs. 2.000 o Bs. 3.000. Hay quienes por necesidad se ven obligados a pagar ese precio tan alto en comparación con el precio real, pero la mayoría no puede, la situación está difícil y adquirirlo a ese monto es imposible para muchos, al menos en mi sector”, subrayó Meléndez.

Este es un descontento que han expresado muchas personas en cada una de las protestas donde hemos podido estar presentes.

Ayer en la tarde, por ejemplo, desde el Centro de Trabajo de PDVSA Jacinto Lara, ubicado en la Zona Industrial I,  salió un camión cargado con bombonas y cinco cuadras más  adelante el conductor vendió por lo menos 20 unidades a un grupo  de personas y cobró 1.500 bolívares por cada  cilindro de 10 kilos cuyo valor oficial es de 50 bolívares, según lo denunció  Yéssica Suárez,  habitante de Barrio Unión que acumulaba ocho días sin el producto en casa.

La misma acusación la hizo Angélica González, residente de Ruiz Pineda y con dos semanas sin gas. Desesperada porque tiene una hija enferma que no puede aspirar humo y, por lo tanto, ella no puede cocinar con leña, le ofreció  al chofer del mismo camión 300 bolívares, 250 más del costo normal,  y este se rehusó  a vendérsela porque le faltaba dinero.

Una representante de este centro de llenado al ser consultada por EL IMPULSO, dijo, que la denuncia debía formularse ante la  Defensoría del Pueblo y de comprobarse que es cierta la compañía actuaría para reprender a estos trabajadores.

 

Comunidades organizadas

Se visitaron varias sedes de empresas que se encargan del suministro de este servicio, y específicamente en PDVSA Gas se encontraba un grupo de personas que hacen vida en diferentes comunidades, expresando que son parte de una base de misiones y solicitando una respuesta ante la presentación de documentos que les han exigido para poder venderles el gas en sus sectores. “Nosotros no hemos cerrado avenidas, estamos acá haciendo los procedimientos pero con todo y esto no han dado respuesta hasta ahora, son más de cinco días seguidos viniendo y parece que no les importa los malestares que tenemos que pasar, lamentablemente tendremos que hacerlo, ya que apenas hay una tranca llega el camión, entonces si esa es la forma de encontrar una solución. No quieren atender a las comunidades organizadas y esa es la ordenanza de nuestro presidente, traemos los requisitos, somos parte de los círculos de lucha social, ya estamos cansados”, señaló Ángela Parra.

Son 800 familias que necesitan este servicio y estaban representadas por las personas que estaban frente a esta empresa. Puntualizaron que la gerente de distribución no está cumpliendo con su trabajo, recordando que la base de misiones vino para atacar la pobreza extrema y es lo que menos hacen, porque ahora no solo les falta el gas, sino la comida, la gasolina, y la situación que vive el país.

 

Sin información oficial

Se ha intentado de distintas formas obtener alguna pronunciación por parte de las autoridades o entes encargados o relacionados directamente con la distribución de este servicio y hasta este momento ha sido inviable. En las visitas a las empresas los encargados o gerentes siempre están en “reunión” o no se encuentran. Hay mucha confusión, se dice que hay problemas con las plantas de llenado, otros hablan de un posible aumento en el precio, además de fallas en el transporte, en fin, no se tiene una versión oficial de lo que realmente sucede.

Sin embargo en la visita a las empresas se pudo notar las gandolas y el trabajo “normal”.

 

Testimonios

José Segura: “Aún con fuerzas”

“He ido más de 10 veces a las diferentes oficinas y no he logrado conseguir nada de lo que requiero, hoy me mandaron para esta empresa, solo necesito comprar el gas, soy un adulto de  84 años, no es posible que estemos en medio de esta circunstancia, soy del Barrio San Jacinto, tengo más de 2 meses sin gas, dígame que más podemos hacer, me toca andar aún en la lucha, de arrastras pero aún con fuerza, y bueno buscando mi bombona para mi hogar y mi familia, me tocó”.

Yéssica Suárez: “Agotados”

“Estábamos en un punto de venta que se ubica en Barrio Unión de la calle 3 con 17, desde las 5:00 a.m., y salió la gerente a “informarnos” que la venta del gas ya no se efectuaría allí sino que debíamos venir hasta acá (la sede de PDVSA Gas) porque saldría un camión que nos suministraría las bombonas llenas, estamos esperando, y estaremos acá hasta lograr nuestro cometido, estamos agotados de esta situación, necesitamos ayuda, ya no sabemos qué hacer o que no hacer para solucionar”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios