FOTOS: Habitantes de Las Sábilas viven entre ruinas

Mariángel Massiah | Stiven Valecillos/ Cortesía |

Las Sábilas se convirtió en un sector en ruinas. Anteriormente más de 4.000 personas habitaban la comunidad, pero desde hace algunos años para acá, los ciudadanos comenzaron a  abandonar sus hogares atemorizados por la inseguridad que opacó a la zona.

Muchos de estos  desertores intentaron vender sus viviendas, pero la mala fama del lugar impide que puedan obtener buenas ganancias por el inmueble. Ante eso, un nuevo hecho ocurre en estos hogares, desde hace seis meses, sus propietarios se han dado a la tarea de demoler la propiedad, a manera de extraer puertas, ventanas, marcos, columnas o cualquier pieza de construcción que puedan vender en el mercado, y de esa manera obtener algún tipo de ganancia.

Es una situación que genera zozobra en quienes aún viven en esta comunidad. Alrededor de 400 familias se han tenido que habituar a vivir dentro de un pueblo en ruinas,  y los habitantes detallan que  estas demoliciones afectan notablemente sus condiciones de vida. Frente a esto, un grupo de afectados se dirigió a las instalaciones del Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih), sede que se encuentra ubicada en la avenida Venezuela con calle 32, para exigir la reubicación de sus viviendas; no obstante, ante la falta de respuesta decidieron obstaculizar el paso vehicular en la zona.

“Exigimos la presencia de Víctor Terán  y la atención del comandante Luis Reyes Reyes. Estas ruinas han llevado a que se tapen las cloacas, los camiones cisternas ya no visitan la zona porque dicen que ya no tienen dónde transitar. Estamos quedándonos solos, principalmente en la manzana, M, H, Y, K”, expresó Alexander Vásquez, vocero de la comunidad.

Vásquez aseveró que su lucha está enfocada en conseguir vivienda ya que prácticamente se encuentran damnificados. Las casas que han demolido a su alrededor ha ocasionado que algunas de las paredes en su hogar se comiencen a agrietar.  Considera alarmante que incluso el transporte público dejó de transitar por la zona, tanto por el miedo ante la soledad en el sector como por el desastre que se evidencia en las calles.

Por otro lado, existe un grupo de habitantes a los cuales los han robado dentro de sus viviendas, ya sea para llevarse piezas de valor o incluso partes de la casa. “Anoche me avisaron que irían tras mi casa, inmediatamente saqué todas las piezas de valor y las dejé donde una amiga que vive en una mejor zona”, manifestó una habitante que no se quiso identificar por miedo a represalias.

“En mi manzana queda una sola casa” fueron declaraciones que se escucharon en ese grupo de manifestantes desesperados por  conseguir una respuesta que les transmitiera esperanza de que se acabarán sus noches de zozobra.

“Nosotros queremos una casa Dios mío.  No podemos dormir en las noches, estamos cansados ya de esto y no dejaremos de luchar hasta que nos reubiquen. Para este miércoles derrumbaron más de 12 casas en mi manzana. Todos los venezolanos tenemos el derecho y el deber de una vivienda digna, según la Constitución”, detalló Adriana Boraure.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios