VIDEO: Arzobispo de Barquisimeto: El país que queremos depende de nosotros

Lorena Quintanilla Muñoz | Fotos: Stiven Valecillos |
DESAYUNO FORO CON MONSEÑOR LOPEZ CASTILLO. 13/12/2016 FOTO: STIVEN VALECILLOS

A dos semanas para concluir el 2016 y ante un panorama incierto en lo político, económico y social para 2017, esta casa editora que pronto arribará a sus 113 años, recibió la visita de monseñor Antonio José López Castillo, quien se ha caracterizado por señalar al Ejecutivo nacional en virtud de sus actuaciones al margen de la Constitución. La ocasión no fue la excepción. Lo primero que mencionó a propósito de este Desayuno Foro es que el Gobierno no ha cumplido lo acordado. Considera que mientras la MUD se apega a lo establecido, el oficialismo suscribe acuerdos que no cumple.

Esa y otras inquietudes fueron atentamente escuchadas por los periodistas José Ángel Ocanto, jefe de Redacción; Juan D. Vílchez, coordinador-editor del periódico, y el arquitecto Juan Manuel Carmona, director de EL IMPULSO, quienes formularon diversas interrogantes al sacerdote.

Monseñor apuntó que para el Vaticano el Gobierno no ha cumplido y hasta que eso no ocurra, no es posible un diálogo efectivo. Cree que para conocer lo que pasa en Venezuela hay que estar adentro, no ver lo que ocurre desde afuera porque el Ejecutivo nacional busca confundir a la Santa Sede y a la opinión internacional.

-Este es un Gobierno socialista, comunista, marxista, ateo, fracasado, que no funciona ni funcionará jamás. Hasta que no haya un cambio de sistema, el país no funcionará. El Gobierno va contra la propiedad privada, la Iglesia, la fe, la conciencia de los pueblos. Esto es comunismo. Yo lo repito y lo repetiré siempre. Hay quienes tienen miedo de decir esto.

El arzobispo insistió en su premisa: con un Gobierno mentiroso no se puede dialogar, porque nunca cumple y así ha sido.

A propósito de la situación económica puntualizó que el mandatario nacional prefiere pagarle a los productores extranjeros que a los nacionales, aunque sea más barato, por tanto que el fin es empobrecer al país.

Acerca de las obras que desarrolla la Iglesia a través de diversas instituciones mencionó que el Gobierno aún apoya a la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC), pero con la Diócesis y el Episcopado no ocurre igual, lo cual tiene sin cuidado al padre y expone: “ni queremos que nos ayuden porque eso exige una contraparte. Procuramos el autofinanciamiento a través de las comunidades”.

Agregó que ante la crisis de alimentación que afecta a las comunidades más vulnerables, la Iglesia puso en marcha las ollas comunitarias.

“Se están preparando sancochos en casi todas las parroquias de Lara a lo largo de la semana o los fines de semanas y se le ofrece a la gente, a veces comen 200, 300 o 400 personas al día. De lo poco que tenemos y entre todos les ofrecemos una sopa”.

-¿Qué pasa con el alma de las personas que le han hecho tanto mal al país, al final de su vida pueden pedir perdón y simplemente librarse de toda culpa?

-La misericordia tiene su base en la verdad. El que hizo mal si no se arrepiente en profundidad que se olvide del perdón. Yo no soy nadie para juzgar a los otros, la bondad o maldad de conciencia solo la conoce Dios. Por los hechos los conoceréis, dice la Palabra.

-¿Cómo siente usted la Navidad cuando hay melancolía, familias divididas por el éxodo que ha habido, crisis económica?

-Tenemos que recuperar el sentido profundo de la verdadera Navidad. La Navidad no es despilfarro, no es exceso, no es alcohol, no es baño de sangre. La Navidad es Jesucristo que nace en la historia y que nos invita a imitarlo en su criterio. Para el que ama y ayuda al prójimo hay Navidad, quien no ama, aunque tenga todo, no tiene Navidad. El que busca la fraternidad vive en Navidad. Navidad es ser justos. El que no es justo no vive en Navidad, ni por muchos villancicos que cante. Navidad es amor, empezando por la familia. Navidad no es derroche ni bonche.

-Pero ¿cómo sentirse en familia en Navidad si apenas uno sale a la calle ve a gente comiendo de la basura?

-Hay que entender que hasta que este sistema comunista no cambie esto no va a mejorar. Aquí no va a haber Navidad ni Semana Santa. El Gobierno no entiende de progreso ni desarrollo.

-¿En un país como Venezuela, con 18 años en esta tragedia, hay una frase que se dice mucho “el tiempo de Dios es perfecto”, cómo interpretar esto?

-Es una forma cómoda para quitarse de encima las responsabilidades. Las cosas cambian desde Dios y desde nosotros mismos.

-¿Estos gobernantes será que no están enterados realmente de lo que pasa?

-Ellos sí saben lo que pasa, el asunto es que buscan el caos, el desorden, el fracaso de los pueblos. El comunismo es posar al pueblo sobre la miseria. Ellos (Gobierno) no sólo lo saben, si no que provocan el caos, la dependencia y la miseria. Este Gobierno ha promovido los delincuentes, lo que le ha hecho mucho daño al país.

-Por otra parte, cada año se suscitan opiniones por parte de otras religiones que critican la procesión de la Virgen, ¿qué opina?

-Eso es por envidia, porque esas religiones no logran ni de cerquita lo que logra la imagen de la Divina Pastora. Nosotros no la adoramos, la veneramos. La Biblia dice que se elaboren imágenes sobre el Arca de la Alianza. Nosotros utilizamos la imagen para venerarla, nos recuerda que esa mujer está en el cielo junto a su hijo Jesucristo y que hacia allá tenemos que ir todos. Esas son actitudes envidiosas que no encuentran cómo desvirtuar el impulso y el empuje de esta procesión tan inmensa.

-¿La fe aumenta en proporción al número de personas que asiste a la procesión?

-Eso solo lo sabe Dios pero si la gente acude es por algo. La gente sabe que la Virgen intercede por la salud, la familia, el trabajo. Es una dimensión de fe mariana muy fuerte.

-¿Por qué salió el padre Rafael Chávez del Santuario de Santa Rosa de manera repentina?

-Yo coloqué a Chávez allá porque es músico y cantante pero por razones de salud él mismo decidió irse de la parroquia. Está fuera del país. En el santuario colocamos al padre Humberto Tirado, un sacerdote joven y muy maduro que había trabajado en esa parroquia por un tiempo con el padre Pablo Fidel González. Mi deseo es que una cosa sea el santuario y otra la parroquia para que haya dos frentes y se atienda mejor a las comunidades cercanas.

-¿Cómo están estructuralmente el templo y la Catedral?

-Están bien, sí ha habido un apoyo de la Gobernación y la Alcaldía. En el caso del santuario, más allá de la pintura, hay que pensar en ampliarlo de alguna manera para abarcar a mucha más población. Espero que arquitectos y buenos ingenieros diseñen un trabajo que permita ampliar el santuario. La petición es ampliar el santuario, ese es el llamado a las autoridades regionales y municipales. También a las comunidades.

-¿Una gran deuda es el estacionamiento?

-Sé que el Gobierno nacional lo está haciendo pero no conozco los detalles de eso, no estoy enterado de nada, ni siquiera saludan.

-¿Se le pidió al Papa que no viniera?

-Bueno, hasta que la situación en Venezuela no cambie, porque si el Papa viene lo que haría sería avalar a este Gobierno que no ha funcionado. Hasta que no haya otro rumbo qué podría hacer el Santo Padre aquí. Esa es la opinión de los obispos.

-¿Cómo se preparan las parroquias para las misas de aguinaldo en vista de la inseguridad?

-Se siguen haciendo solo que algunas misas se hacen en la mañana y otras en la tarde. Se mantiene la tradición de alguna manera. Las misas de medianoche y madrugada sí desaparecieron. Los tiempos han cambiado.

-¿Qué significa para la Iglesia “Dios proveerá” a propósito de que Maduro lo ha dicho en par de oportunidades debido a la crisis económica?

-Maduro no supo ni lo que dijo, él no sabe qué es eso. Eso de que Dios provea, haga el milagro y nosotros no hacemos nada, no estoy de acuerdo. El pueblo tiene que saber que el país que queremos depende de nosotros, apoyados en Dios. El milagro tenemos que hacerlos nosotros con Dios y no cuando le dé la gana al Gobierno. Se trata de que el pueblo exija un cambio democrático.

-¿Cuál es su mensaje para el país?

-La precipitación es mala, pero el pacifismo, el conformismo, es peor. Esperar que Dios nos haga el milagro, que Dios provea, eso no está bien. Eso no es sensato.

-¿Cuál es su mensaje para la MUD?

-La MUD tiene que unirse profundamente porque no ayuda que todos los partidos quieran llegar a la presidencia. Puede pasar que la gente en su descontento se lleve por delante al Gobierno, pero también a la MUD porque el pueblo no se siente entendido por la MUD. No se trata de la presidencia, se trata del país. La gente tiene que estar consciente de que esto es una tiranía, esto no es una democracia. El Gobierno eliminó el revocatorio porque le dio la gana, por lo tanto hay que buscar caminos electorales para salir de este desastre. Hay que reaccionar, no se puede ser conformista. Hay que buscar caminos electorales para una verdadera democracia, justicia, libertad y paz.

-Se meterá preso a los que protesten por gas, ¿qué opina?

-Eso no tiene sentido. El pueblo tiene derecho a la protesta, eso es inconstitucional, lo que pasa es que para esta tiranía no hay ley.

Papel para EL IMPULSO

Respecto a la crisis de papel que afecta al periódico, el padre apuntó que le preocupa mucho esta realidad. A su juicio es una amenaza que está latente para aquellos periódicos que piensan distinto al Gobierno.

De esta manera, dijo, intentan bloquear a la oposición, lo cual es preocupante y grave, propio de las tiranías. Monseñor aprovechó la oportunidad para agradecer el espacio de la página dominical Arquidiocesana.

“La Corporación Maneiro es una herramienta del Gobierno para rechazar a los que piensan distinto. Eso no debe ser así, el papel debe ser dado a todos para que cada quien piense como crea, dentro de un espíritu democrático”.

“Siempre he defendido a EL IMPULSO y le pido a la Corporación Maneiro que mande el papel necesario a todos los impresos porque el pueblo tiene derecho a estar informado”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios