FOTOS: Total abandono en el pueblo de la Divina Pastora

Mariángel Massiah | Stiven Valecillos |

Meses previos a la procesión de la Divina Pastora la alcaldía del municipio Iribarren inicia un arduo trabajo  en materia de limpieza, pintura y restauración tanto de la plaza como de la iglesia; igualmente en aquel presupuesto de preparativos es invertido en la creación de murales y hasta de vallas informativas. Es decir, todo lo necesario para que el recorrido de la procesión se observe de una manera limpia, ordenada; digna de una procesión de esa magnitud.

Sin embargo, los habitantes del pueblo de Santa Rosa, ese pequeño pero importante grupo que no solo se acuerda de la patrona espiritual del estado Lara el 14 de enero, sino todo el año, esa comunidad que expresa el honor y privilegio que significó para ellos nacer en el hogar de esta Virgen; hoy más que nunca se sienten denigrados de vivir en una comunidad “que solo es atendida una vez al año”, en la parte donde rondan los turistas, quedando por fuera de estas labores el resto de la comunidad.

En el sector Cardonal, ubicado a 300 metros de la Plaza Bolívar de Santa Rosa, hay una calle que los residentes de la zona tienen más de 10 años esperando que sea asfaltada, la carretera es totalmente una vía de tierra y piedras.

Jorge Arenas, habitante, asegura que los trabajos de restauración siempre son efectuados en la plaza y jamás continúan en el resto del pueblo. “Estamos cansados de pedir que nos atiendan. Ahora simplemente nosotros mismos nos dedicamos a reparar a nuestro pueblo, pero no es el deber ser porque tenemos una alcaldía que supuestamente nos respalda”, expresó mientras acomodaba un hueco en una acera que había ocasionado que una niña pequeña se tropezara la tarde de este sábado.

La comunidad está conformada, en aproximado, por 1.000 habitantes. Gran parte de los ciudadanos coinciden en que lo único que reciben son “maquillajes” por parte de los organismos competentes.

Periodistas de EL IMPULSO realizaron un recorrido por la zona para observar su condición. Algunas calles de la comunidad se han convertido en riachuelos, por la gran cantidad de botes de aguas limpias. Las más afectadas son una serie de casas que se encuentran al final de la avenida principal, estas al encontrarse por debajo del nivel del asfalto reciben toda el agua que corren calle abajo y la humedad ha deteriorado su fachada.  De igual manera, en algunos sectores donde el asfalto se encuentra deteriorado, el líquido vital se estanca y se produce una acumulación de insectos que atentan contra la salud de los habitantes.

“Pedimos que se apiaden de nosotros y hagan las cosas como son. Si quieren resaltar la belleza de nuestro pueblo para quedar bien ante el mundo por la procesión de la Divina Pastora deben hacerlo completo y no solo arreglar el casco central y esconderle al mundo, el resto. Frente a mi casa hay un hueco en la vía que justamente esta semana está de aniversario”, manifestó Asdrúbal Mendoza.

En tanto, para Julio Torres la falta de alumbrado público se convirtió en un problema mayor.  Más de 60 % de los postes de luz no funcionan en Santa Rosa, algunos les fueron robados los bombillos o cables, otros tantos fueron dañados y un tercer grupo simplemente no funciona.

Quienes viven cerca de la plaza se sienten seguros al saber que los cuerpos de seguridad rondan día y noche por la zona, y aunque no haya luz se sienten protegidos de que los maleantes nos los robarán mientras retornan a su casa o de que  entren a sus viviendas.

Pero la historia es otra en el sector Pueblo Abajo, que se encuentra en las adyacencias de la entrada de la Redoma Divina Pastora.  El temor de estos habitantes es grande con respecto a la falta de alumbrado público.

Torres trabaja como taxista y regresa a su hogar a altas horas de la noche. Relata que en la parte más baja de Santa Rosa no existe la ley y a diario son víctimas de un grupo de delincuentes que habitan la comunidad Altos de las Flores. De la misma manera, Torres destacó que los organismos de seguridad cuando bajan a hacer sus rondas lo que hacen es sobornar y ni siquiera se atreven a pasar por la zona que está cundida de malandros.

“Si un turista sale de la zona comercial y visita las adyacencias se dará cuenta que el abandono es total. Se acuerdan es por donde pasa el Presidente. Los miembros de la alcaldía llegan directo a hacer el trabajo que les mandaron y ni siquiera averiguan con anterioridad realmente cuáles son nuestras necesidad y lo tengo por seguro que no es pintar la plaza por tercera vez en el año porque el otro color ya no se ve bonito o pasó de moda”, recalcó Torres.

Mario Contreras cada día tiene que caminar hasta cinco cuadras desde su casa para poder llegar a la parada de transporte que está en Yacural. A mitad de camino le queda un elevado que pertenece al sector Pueblo Bajo, que le ocasiona estupor cada vez que pasa por él.  El puente en la noche es una gillotina, dijo con temor. Narró cómo ha sido víctima, más de tres veces, de robo por arma de fuego.

“Esa parada es un punto blanco de robos. Mientras en la plaza hay más de 200 funcionarios de seguridad rondando por la zona día y noche, acá abajo no hay nadie que vele por nosotros. Todas las mañanas me levanto con temor de pasar por el puente pero es la salida más cercana que hay en el pueblo. Y las veces que han detenido a estos delincuentes los liberan con un buen pago de efectivo, es una mafia que nunca acaba”.

En cuanto al servicio de aseo en Santa Rosa, en opinión de Julio Torres, es totalmente crítico. En su calle han optado por encargarse  de la limpieza o de recoger la basura de todos y colocarla en un sitio lejos de sus residencias. Según Torres, los camiones que recolectan la basura pasan una sola vez por semana.

“El servicio de gas no queda por fuera, los camioneros tan solo pasan cuando se les asegura que le pagarán las bombonas con sobreprecio (…) Las bolsas del Clap ni se digan, eso es inexistente, si llegó una vez fue mucho. A pesar de que millones de personas visitan Santa Rosa y el Gobierno invierte en proyecto millonarios, nosotros estamos completamente en el olvido”.

 

A punto del colapso

Carlos Enrique Pérez tiene más de 45 años dedicados a la pintura, es reconocido por ser uno de los tres artistas plásticos que venden sus obras en el mirador de Santa Rosa, espacio, que según este artista, fue construido en el año 2006 por Henri Falcón.

Pérez cuando apenas tenía cuatro años de edad sufrió de una infección en la garganta que lo estaba asfixiando y matando, para él sus dolores se calmaron luego de que sus familiares le hicieran una promesa a la Divina Pastora, desde allí es devoto de ella. Ha dedicado gran parte de su vida a retratar a su salvadora y patrona espiritual mediante bodegones, tallados en madera y piedra.

Al momento que fue construido el mirador fue un gran entusiasmo para Pérez, dado que contaría con un espacio digno donde presentar sus obras.  Lamentablemente aquel lugar no es restaurado desde que fue construido y con el pasar de los años en la estructura se comienza a notar el abandono. Una larga grieta atraviesa la entrada principal del mirador, según los artistas las fuertes lluvias han deteriorado por completo la estructura del lugar. Al lado izquierdo del establecimiento hay una pared a punto del colapso, que ha venido cediendo por las filtraciones y la humedad.

“Nosotros teníamos la idea de que nos construyeran una pequeña galería porque este es el espacio ideal. Pero solo se olvidaron de nosotros, quienes hacemos realmente vida en Santa Rosa. Más les invierten a los buhoneros que vienen una vez al año pero a nosotros que somos artistas del pueblo no nos toman en cuenta”.

Las hermosas pinturas y obras de arte realizadas por Carlos Pérez, Jorge Olivo y Rafael Álvarez son exhibidas en una pared sucia y deteriorada, donde cada vez que llueve se mojan sus piezas o cuando pasa una paloma se ensucian de excremento. Más de una vez los artistas han perdido horas de trabajo y dinero cuando se les deteriora un lienzo.

“Lo que pedimos no es netamente para nosotros. Queremos un legado que sirva a futuro para los demás pintores. Nosotros no nos podemos llevar la galería a nuestra tumba pero queremos dejarles un espacio a los futuros devotos de la Divina Pastora que deseen expresar su fe a través de la manifestaciones artísticas”, detalló Pérez.

Rubén Álvarez, asegura que el deterioro del mirador ha sido denunciado en reiteradas ocasiones e inclusive su proyecto para el lugar ha sido entregado en las manos del alcalde del municipio Alfredo Ramos.

“Este es el mejor sitio turístico que tiene Lara. Exigimos que inviertan en un espacio que fue construido hace 10 años antes de que colapse por completo y se quede en el abandono.  Nosotros somos los que pasamos las verdes y las maduras, en esta fecha todo el mundo quiere estar y trabajar en Santa Rosa pero el resto del año nosotros somos quienes le damos vida a este sitio”, manifestó Jorge Olivo.

En cuanto a la estructura del estacionamiento de Santa Rosa, proyecto que fue paralizado en el año 2008, Álvarez informó que en ese espacio ya iniciaron los trabajos enfocados en finalizar el estacionamiento para todos los visitantes de Santa Rosa y un teatro mirador.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios