Fedecámaras: El país requiere de producción y no de días de asueto

Rosmir Sivira | Foto: Archivo |

Desacuerdo y confusión generan decretos por días de júbilo. Tras declaratoria del 1º de febrero como día de júbilo no laborable por el bicentenario del nacimiento del General Ezequiel Zamora, publicada en Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.284 de fecha 29 de enero de 2017, empresas y sectores que así lo considere el Ejecutivo Nacional quedan exceptuadas de  la  declaratoria, lo que no representa beneficio o derecho a favor de los trabajadores y trabajadoras sobre los cuales recaen sus efectos.

Banca pública, sector salud, Sistema Nacional Integral Agroalimentario y de prestación de servicio básicos como energía eléctrica, gas y agua, así como industrias de producción continua deberán continuar con sus tareas.

Así lo explicó Domingo Salgado, abogado especialista en derecho laboral quien reiteró que para los trabajadores de las empresas exceptuadas no genera recargo alguno por el servicio prestado.

Al respecto fue consultado Alberto Gámez, presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) en Lara, quien sostuvo que en momentos como el actual el país requiere de producción y no de días no laborables.

-Acatamos la medida pero no la compartimos, porque nosotros queremos producir. ¿Cómo es posible que con esta problemática tan grave que existe, demos días de asueto?”, se preguntó.

-Esa necesidad la reconocen los mismos trabajadores. Aquí todos lo que queremos  es producir.

Al comentario se sumó  Giorgio Reni Casas, presidente de la Cámara de Industriales de Lara, quien expresó que el decreto carece de sentido, por afectar los sistemas de producción nacional.

-En este momento es sumamente inconveniente. Necesitamos producción para satisfacer las necesidades de todos los venezolanos. Cuando todos nuestros problemas en materia productiva y económica estén resueltos, comprenderemos que sea así, pero en medio de tanta crisis, es inaceptable.

Explicó que no laborar representa para las industrias mayores costos de producción, los cuales son recargados a los precios y generan inflación. Al haber menos producción, la reducción se traduce en escasez dentro del mercado.

Se trata de dos de los síntomas más lamentables de la crisis actual.

En opinión de Reni, el decreto debió someterse a consulta entre los sectores productivos y de trabajadores. “Esta es una muestra más de que no piensan en el desarrollo económico y productivo del país, sino que se basan en sólo en sus deseos políticos”, dijo.

Por su parte, Rita Betancourt, presidenta de la Cámara de Comercio de Lara, señaló que el sector comercio tampoco está a favor del decreto, ya que igualmente representa un día sin ingresos para el sector que debe seguir haciendo frente a gastos continuos.

-Estamos en una situación difícil y de mucho sacrificio. No laborar representa de todas formas pérdidas que, si estimamos nuestras condiciones actuales, significan  posibles cierres en algunos casos.

Indicó que tampoco comparten la declaratoria de no laborables, más allá de que sea o no un día de júbilo, tomando en cuenta la situación tan caótica que vive el país.

Criticó que se tratase de decisiones tomadas por el Ejecutivo de manera inesperada.

-Nos han tomado, como sector,  por sorpresa. No abrir es lo más sencillo, pero cada día es más difícil mantenernos abiertos.

Recordó que se acercan otros días festivos como Carnaval y Semana Santa, que si bien para algunos sectores representan días de mucho trabajo, para gran parte de la población productiva, también se traduce en paralización     de sus actividades y por tanto del desarrollo económico de Venezuela.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios